El 'no' a la secesión se impone al 'sí' en el sondeo del Govern

CiU remonta después de la consulta pero se mantiene en empate técnico con ERC

El independentismo pierde fuelle tras el 9-N y la opción federal es la que más crece

Mas y Junqueras,en el Parlament,al término de su reunión de ayer.

Mas y Junqueras,en el Parlament,al término de su reunión de ayer. / FERRAN NADEU

3
Se lee en minutos
JOSE RICO / BARCELONA

En forma de sondeo, el Centre d'Estudis d'Opinió de la Generalitat (CEO), es decir, el Govern de CiU, dio ayer un argumento de peso a los partidarios de no convocar elecciones anticipadas. Por vez primera desde que el buque independentista partió hacia Ítaca, hace más de dos años, una encuesta oficial del Ejecutivo otorga mayoría al no a la secesión, aunque por un margen muy estrecho: ocho décimas. Este vuelco en la tendencia al alza del independentismo se produce justo después del sucedáneo de consulta del 9-N, que fue un éxito de movilización pero que también evidenció que los secesionistas no tendrían asegurada la victoria en un referéndum oficial.

Una tesis que el CEO refuerza ahora con un sondeo «sobre el contexto político en Catalunya» que no forma parte de los barómetros semestrales de intención de voto, sino que se ha realizado este año para tomar el pulso electoral después del 9-N. Lo cierto es que el momento escogido para su difusión coincide en pleno toma y daca entre Artur Mas y Oriol Junqueras sobre la posible lista unitaria independentista, que el presidente de la Generalitat propuso en una conferencia el pasado 25 de noviembre. Y con este trasfondo, la encuesta sostiene que el 45,3% de los catalanes rechazan hoy que Catalunya sea Estado independiente, mientras que el 44,5% apoya esta opción.

Hace solo dos meses, con anterioridad al 9-N, el CEO formuló la doble pregunta de la consulta. El resultado fue que el 49,4% de los ciudadanos votarían  a la secesión frente al 42,5% que votaría no. La comparación entre ambos estudios debe tomarse con precaución porque en el sondeo de ayer se preguntaba directamente si Catalunya debe ser un Estado independiente. Para el director del CEO, Jordi Argelaguet, no se da una distancia suficientemente amplia entre el  y el no para asegurar con claridad qué opción triunfaría en un referéndum, y alertó de que, con estos datos, tampoco puede vaticinarse cómo se traducirían estos resultados en unas elecciones anticipadas de corte plebiscitario.

DE LA ABSTENCIÓN AL 'NO' / Lo que sí se desprende del sondeo es una mayor movilización del voto contrario a la independencia, así como la inclinación de buena parte de los que hasta ahora se declaraban abstencionistas hacia el no. Algo que Argelaguet justificó en el hecho de que «la eventualidad de un Estado independiente es más real hoy que hace unas semanas», lo que produciría un efecto de «aversión al riesgo».

El revés independentista se confirma en una de las preguntas habituales del CEO: el modelo territorial preferido por los catalanes. El 36,2% se decanta por un Estado independiente, lo que representa nueve puntos menos que hace dos meses, antes del 9-N. En cambio, los partidarios de que Catalunya sea un Estado dentro de una España federal experimentan el mayor crecimiento y pasan del 22,2% al 28,9%. Por su parte, los autonomistas también han perdido fuelle y pasan del 23,4% de octubre al 21,8% actual. Fuentes de la Moncloa señalaron que el sondeo va en la línea de la postura del Gobierno acerca de que en Catalunya no hay una mayoría independentista, informa Patricia Martín.

Noticias relacionadas

El CEO también certifica que CiU ha conseguido revertir su caída libre con el éxito del 9-N. Mas ha remontado la ventaja que le sacaba ERC en octubre y se sitúa ahora un punto por encima de los republicanos. No obstante, ambos siguen en situación de empate técnico y se mueven en una horquilla de 34 a 36 escaños. Así, CiU y Esquerra salvarían por los pelos su ajustada mayoría absoluta si, como defiende Junqueras, se presentasen por separado. Porque sobre la lista unitaria el CEO no ha preguntado.

Ciutadans sería la tercera fuerza, con entre 14 y 16 escaños (hoy tiene 9), seguido del PSC, con entre 13 y 14 (ahora tiene 20). El PPC caería de 19 a 11 o 12; Podemos conseguiría entre 9 y 11, mientras que la CUP empataría con ICV-EUiA a 7 u 8.