Cospedal afirma que el PP es "contundente" con la corrupción

La secretaria general descarta cambios en el partido tras los últimos escándalos políticos

Rajoy apuesta por las "reformas" para mantener la calidad de las instituciones

Juárez, ayer, tras anunciar que deja la alcaldía de Collado Villalba por estar implicado en la operación Púnica.

Juárez, ayer, tras anunciar que deja la alcaldía de Collado Villalba por estar implicado en la operación Púnica. / EFE / SERGIO BARRENECHEA

3
Se lee en minutos
PILAR SANTOS / IOLANDA MÁRMOL / MADRID

La secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, optó ayer por negar la mayor y asegurar que su partido ha sido "contundente" con la corrupción y ha actuado "con mucha claridad" en los escándalos que le han afectado en los últimos años. Tras estas llamativas declaraciones, dejó varias preguntas sin responder de la prensa, que se interesó por saber por qué el partido expulsa a los implicados en las tarjetas negras de Caja Madrid, pero no a la alcaldesa de Alicante, Sonia Castedo, imputada en dos causas por presunta corrupción urbanística, por citar solo un ejemplo de incongruencia. Precisamente, este mediodía, Mariano Rajoy acude a un acto económico en Alicante y coincidirá con Castedo, una incómoda compañía en estos momentos de hartazgo ciudadano con la corrupción.

Cospedal descartó que el partido esté preparando cambios en su estructura interna y tampoco en la dirección nacional ante los últimos escándalos que han afectado a sus filas. "El PP ha hecho todo lo que podía hacer (...). Ha reaccionado como tenía que reaccionar", respondió ante las numerosas preguntas sobre este asunto. "Nosotros no podemos meter a un militante en la cárcel", se escudó en otro momento.

La secretaria general se quejó de que la prensa se haga eco de voces "anónimas" de dentro del PP que reclaman supuestamente cambios en el partido y pidió a esos políticos que den "la cara".

CASTEDO SE RESISTE

La dirigente conservadora aseguró que Castedo, que sigue de alcaldesa, no repetirá como candidata en las próximas elecciones, y lo justificó en el anuncio que el presidente de la Comunitat Valenciana, Alberto Fabra, hizo la semana pasada. Fabra aseguró que no incluirá a imputados en las listas electorales. "Las personas que están inmersas en procesos judiciales deben estar en un segundo plano", declaró.

Pero Cospedal justificó que el PP nacional no haya expulsado a Castedo, porque «no se puede comparar un caso en el que hay una detención con una imputación», en referencia a los alcaldes arrestados por la operación Púnica. "Hay situaciones y situaciones, hay situaciones de una mayor certeza e inmediatez y las cosas hay que diferenciarlas", añadió la número dos del PP.

DOS ALCALDES EN SUS PUESTOS

Las consecuencias políticas de esa operación, sobre comisiones ilegales en varios ayuntamientos de España, continúan. Una semana después de conocerse la trama, que supuestamente encabezaban Francisco Granados y el empresario David Marjaliza, han presentado su dimisión cuatro regidores, dos de ellos ayer mismo. El alcalde de Collado VillalbaAgustín Juárez (PP), y el de Serranillos del ValleAntonio Sánchez, del partido independiente Unión Democrática Madrileña, han dejado su bastón de mando. Los que aún no han abandonado el cargo son los alcaldes de Valdemoro Casarrubuelos, ambos del PP.

En León, el partido conservador tiene un problema añadido al hecho de que el presidente de la Diputación, Marcos Martínez, esté arrestado por esta investigación. Martínez no quiere dimitir ni de su puesto en la Diputación (de la que el PP ha anunciado que le echará con una moción de censura) ni de alcalde de Cuadros, donde ha encontrado el apoyo rotundo de seis concejales que se niegan a colaborar para su expulsión. La fuerza conservadora ya ha decidido echar a los ediles.

EL PRESIDENTE Y EL BUEN GOBIERNO

Noticias relacionadas

Por su parte, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, estuvo ayer volcado en atender al presidente de la República de Colombia, Juan Manuel Santos, de visita oficial en España. El jefe del Ejecutivo actuó de padrino en la ceremonia en la que Santos fue investido doctor honoris causa por la Universidad Camilo José Cela.

En la laudatio que le tocó leer, Rajoy apostó por que los partidos tradicionales se impliquen en "reformas" profundas del sistema para mantener la calidad de las instituciones. "El concepto de buen gobierno se basa en la aplicación de unos principios fundamentales: la transparencia, la eficacia, la eficiencia y la rendición de cuentas", declaró.