Ir a contenido

Los planes del líder socialista

Zapatero promociona a Chacón con vistas a su futura sucesión

El presidente prepara a la ministra del PSC por si decide no presentarse para un tercer mandato

La apuesta por la titular de Defensa cobrará fuerza si el PP presenta a una candidata el 2012

M. SCHWARTZ / M. MANCHÓN
MADRID

Hace una semana, José Luis Rodríguez Zapatero asestó un golpe de efecto de dimensiones históricas al anunciar el primer Gobierno de mayoría femenina en España. La sorpresa se acentuó con el nombramiento de Carme Chacón --mujer, 37 años, embarazada de siete meses y defensora del catalanismo-- al frente de Defensa. Al margen de su espectacularidad, la designación de Chacón encierra un objetivo de mucha más envergadura: allanarle el camino hacia mayores designios. En el horizonte estaría el propio palacio de la Moncloa, aunque no se descarta un aterrizaje en Catalunya si las circunstancias políticas lo exigen.

Varios dirigentes socialistas coinciden en señalar que Zapatero está preparando a Chacón para "lo que sea". El expresidente extremeño Juan Carlos Rodríguez Ibarra fue más directo cuando declaró en RNE: "Zapatero ha intentado decir que si acaso, el día de mañana, una mujer catalana va a ser presidenta, mejor que vaya dando la imagen de que representa a toda España a través de un ministerio como el de Defensa".

ANUNCIO A diferencia de José María Aznar, que en su día se comprometió a no permanecer más de dos mandatos en la Moncloa, Zapatero ha eludido pronunciarse al respecto. Sabe que un anuncio de ese tipo puede desatar una guerra soterrada de sucesión, como ocurrió en el PP.

La decisión de Zapatero de aspirar o no a un tercer mandato dependerá de varios factores. Uno vendrá dado por la gestión del Gobierno y las encuestas de opinión. Pero existe otro elemento de peso. Zapatero ha escenificado con el actual Gabinete su apuesta por la igualdad, y no hay corolario mejor para esa ofensiva que aupar a una mujer a la Moncloa.

ESTRATEGIA POPULAR En este escenario sucesorio jugará un papel la estrategia del PP. Si los conservadores presentan a una mujer a la Moncloa, por ejemplo Esperanza Aguirre, Zapatero deberá plantearse la conveniencia de medirse con ella o dar paso a una batalla femenina por la presidencia, opción más acorde con quien pretende abanderar la emancipación de la mujer.

Con Chacón se puede dar el equilibrio perfecto, o casi. La actual dirección del PSC se identifica con la ministra en la defensa de un catalanismo compatible con un proyecto colectivo para el conjunto de España. Chacón es, y se siente, del PSC, pero también del PSOE, aunque en más de una ocasión haya protagonizado desencuentros con los "compañeros socialistas". Su carrera, pese a todo, se ha fraguado en Madrid, desde que, como pieza fundamental de Nueva Vía, defendió la candidatura de Zapatero en el 35° Congreso del PSOE, hace casi ocho años.

RESPETO En el PSC la figura de Chacón es respetada. En determinados instantes, su información sobre "cómo respiraba Madrid" ha sido vital. Desde sus sucesivos cargos en la ejecutiva del PSOE, en la vicepresidencia del Congreso y en el Ministerio de Vivienda, Chacón ha actuado como un enlace eficaz entre el Ejecutivo central y la Generalitat.

Aunque la ministra vive para la política española, los dirigentes del PSC no descartan que a medio plazo sea recuperable en Catalunya. En los mítines de la pasada campaña, Chacón demostró que conecta con el electorado. Las circunstancias políticas determinarán si su carrera pasa por la Generalitat, pero, por ahora, su futuro está en Madrid. "Hay que tener los pies siempre en el suelo, y no pensar a medio plazo. En política todo puede suceder", dice un dirigente del PSC.