Apunte

La batalla del Eixample

Hay quien promueve que se declare el distrito barcelonés patrimonio de la humanidad con la idea de frenar las 'superilles' de Colau

1
Se lee en minutos
Vista aérea del Eixample.

Vista aérea del Eixample.

El Eixample, el plan de reforma y ensanche de Barcelona capitaneado por Ildefons Cerdà en siglo XIX, es hoy materia de pugna. Tanto es así que ha surgido una asociación, Salvem Barcelona, que promueve que el distrito sea declarado patrimonio de la humanidad por la Unesco.

La vía judicial contra las 'superilles' promovidas por la alcaldesa Ada Colau se prevé larga y compleja, a pesar que hay quien asegura que, para llevarlas a cabo habría que reformar o revisar el plan general metropolitano de 1976. En los tribunales no se ve igual ni tan urgente. Un juez acaba de rechazar la paralización de las obras de los ejes verdes que ha iniciado el consistorio, tal como reclamaba la Cámara de la Propiedad y como ya sucedió con la Via Laietana.

Aseguran los contrarios, liderados por el abogado Jacint Solé Padró y el economista Francesc Granell, que el proyecto municipal es "urbanismo ideológico" y que truncará el rol de tracción y centralidad para toda el área metropolitana previsto por Cerdà para el Eixample. "No se trata de ir contra la alcaldesa, sino de preservar la imagen urbanística de Barcelona y su patrimonio histórico", proclama Solé Padró. De ahí lo de ensayar la vía de la Unesco.

Noticias relacionadas

Hay otros grandes críticos como el presidente de Foment del Treball, Josep Sánchez Llibre, a quien muchos ven hoy por hoy como la verdadera oposición a Colau. La actuación municipal, aseguran, ha llevado a ver locales en traspaso, "comercios de subsistencia"... y está provocando "la decadencia" del distrito ¿Y eso por querer limitar la circulación de coches y poner más espacios verdes? ¿No es compatible ser eje tractor y hacer más agradable la vida de los habitantes?

Habría una forma de determinar mejor lo esencial, el impacto económico, si de verdad hay o no declive. Datos ¿Por qué el Instituto d'Estadística de Catalunya (Idescat), para que no sea el propio Ayuntamiento, no analiza el PIB por distritos para que haya un debate más sólido entre las partes y para una batalla, si es que es necesaria, basada en datos y cifras no en apreciaciones?