Cómic Barcelona

El universo del cómic como no lo hemos visto

El puente de la imaginación se abre ante nuestros ojos para que recorramos la vida en sus distintas etapas y complicaciones y la propuesta del mundo del cómic está ahí, a nuestro alcance

3
Se lee en minutos
El universo del cómic como no lo hemos visto

Ferran Nadeu

Mucho ha llovido desde aquello del "leer cómics no es leer" y "niño, deja el tebeo y estudia". Los 40 años que celebra la edición del Salón del Cómic de Barcelona dan vértigo y a la vez contexto a toda esa evolución, y por eso pasarse por sus exposiciones y actividades estos días condensa, como en una viñeta perfecta, lo arraigado que está este fenómeno cultural.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Hay cómics para niños y adultos, para los adolescentes mainstream seducidos por el manga, también para los activistas de todas las edades, mujeres que dibujan y son dibujadas, cosificadas pero también transgresoras y desafiantes.

 Rezuman imaginación a raudales y ante todo, una voluntad manifiesta de explicarnos como sociedad lo variopintos que podemos llegar a ser y a la vez caber en un trazo encuadrado en una viñeta con un mínimo apunte. La narrativa de la ilustración no parece tener techo, y las nuevas tecnologías se abren paso en las propuestas de autores que comparten espacio con otros tradicionales, bienvenidos al comicverso.

 Que una de las propuestas de la programación sea la proyección de una película como 'Ninjababy' da fe de esta transformación: la comedia noruega galardonada en los Premios del Cine europeo conecta cómics, jóvenes y nuestras inquietudes como un espejo algo irreverente pero honesto. Es una mirada de mujer, la de la directora Yngvild Sve Flikke, la que da movimiento y una nueva expresión a las viñetas de la autora del cómic 'El arte de caerse' de Inga H. Saetre, otra mujer, y eso no es una mera coincidencia.

La irrupción masiva de niñas y mujeres en la cultura comiquera del manga  tiene eco en los proyectos que llevan tiempo empujando e ideando autoras, tanto guionistas como ilustradoras, en otras variantes más consolidadas del género que no tienen tanta proyección social ni merchandising detrás. 

El cine y las series son un trampolín perfecto para redondear la experiencia cultural y trazar el círculo que incluye inquietudes vitales, preocupaciones, reivindicaciones y todo un mundo que quiere ser compartido a través de la lectura.

Solo hace falta echar un ojo a los frutos de la semilla que una tienda ya mítica como Norma Comics, en el vértice del Fort Pienc de Barcelona, propone. No solo ha crecido en espacio y negocio con el paso de los años: ha generado a su alrededor un floreciente cosmo de consumo cultural, apuntalado por la no menos legendaria librería del género fantástico Gigamesh, tiendas de comida asiática y de manga, merchandising y espacios de conversación entre estilos y generaciones conectados pero hasta hace poco, no revueltos. 

El salto del Salón del Cómic

De igual forma, el Salón del Cómic ha dado ese salto para conectar con los nuevos tiempos y las nuevas generaciones que den continuidad al fenómeno cultural pero también comercial. Más espacio al manga, a las proyecciones de cine, y también a la temática de fantasía y juegos de rol en sus variantes no comiqueras son un pasarela para captar públicos nuevos, para renovar la savia que corre por el proyecto. También tiempo reservado para contar el proceso de creación de una animación de una película a partir de un cómic, o para que los más pequeños se familiaricen con esta forma de contar, de la mano de los adultos. 

Noticias relacionadas

Un dibujante consagrado como Tom Gauld, que esta semana ha publicado en Salamandra Graphic Kids el cuento 'El pequeño robot de madera y la princesa tronco', ha logrado con sus geniales ilustraciones recrear el entorno y preocupaciones del mundo científico y también del sector literario, con sus agentes, lectores, bibliotecarios y escritores.

El puente de la imaginación se abre ante nuestros ojos para que recorramos la vida en sus distintas etapas y complicaciones y la propuesta del mundo del cómic está ahí, a nuestro alcance.