Apuntes Opinión Basado en interpretaciones y juicios del autor sobre hechos, datos y eventos

Eutanasia, presupuestos y amén

La Iglesia francesa acuerda vender parte de su patrimonio para reparar e indemnizar a las víctimas de los delitos sexuales perpetrados por clérigos. En España no se investiga y aquí paz y después 'Sic transit gloria mundi'

1
Se lee en minutos
El ’president’ de la Generalitat, Pere Aragonès, saluda a la dirigente de la CUP, Dolors Sabater, en presencia de la presidenta del Parlament, Laura Borràs.

El ’president’ de la Generalitat, Pere Aragonès, saluda a la dirigente de la CUP, Dolors Sabater, en presencia de la presidenta del Parlament, Laura Borràs. / David Zorrakino / Europa Press

EUTANASIA. Una mujer se suicida en Zaragoza al no conseguir que se tramitara su petición de eutanasia. Se tiró por la ventana. Ni su médica de cabecera ni su centro de salud tramitaron su solicitud en julio. Emilia, de 83 años, decidió poner fin su vida arrojándose por la ventana de su piso en el barrio de Las Fuentes. La mujer padecía una luxación de cadera congénita a la que, con los años, se había sumado un grave deterioro que la tenía esclavizada en la cama. 

Emilia era miembro de la asociación Derecho a Morir Dignamente y decidió formular su petición. Por facherío o por susto (que es lo mismo), ni caso. La mujer murió indignamente.

PRESUPUESTOS. Dependen los presupuestos de Aragonès de las asambleas abiertas de la CUP. Alícia Romero, portavoz socialista en el Parlament, se ha ofrecido a negociar los presupuestos “a cambio de nada” como alternativa a la “inestabilidad que genera la CUP”. Jéssica Albiach , de En Comú Podem, ha reclamado altura de miras y “diálogo y negociación” para sacar adelante una cuentas expansivas. Ingenuos. Aragonès solo tiene ojos para la CUP. Más que salvar los presupuestos, por lo visto hay que salvar las asentaderas. La conferencia episcopal 'indepe' no perdona la más mínima ambigüedad. Ni 'sociatas' ni 'comuns' tienen la pureza de sangre requerida. 

Noticias relacionadas

IGLESIA Y DELITO SEXUAL. Tras una semana de reuniones en Lourdes, la Conferencia Episcopal francesa acuerda vender parte de su patrimonio para reparar e indemnizar a las víctimas de los delitos sexuales perpetrados por clérigos. El informe Sauvé concluye que, entre 1950 y 2020, un mínimo de 216.000 personas, mayoritariamente hombres, habían sido víctimas de agresiones sexuales cometidos por curas, diáconos, religiosos y religiosas, cuando eran niños. La cifra se eleva a 330.000, si se cuenta al personal laico como docentes en escuelas católicas o monitores de Boy Scouts. ¿Dónde estaba Dios?

En España no se investiga y aquí paz y después 'Sic transit gloria mundi'. Con dos testículos. Como los que se afanan en tocar. Y encima, Arnaldo al TC.