ANÁLISIS

El gol de Asensio

Se lee en minutos
Marco Asensio celebra su gol al Liverpool.

Marco Asensio celebra su gol al Liverpool. / Gabriel Bouys / Afp

Asensio marcó ante el Liverpool y seguro que quiere repetir ante el clásico. Pero por más goles que haga de aquí a final de temporada, ninguno será más importante ni dará más sentido a los valores deportivos de su profesión que el que ha marcado en las redes sociales.

El mallorquín colgó la fotografía de su celebración ante los ingleses y una similar de su compañera de club, Misa Rodríguez, la portera del equipo femenino. Misma pasión, la tituló. Es el mensaje que había escrito, horas antes, ella misma en su perfil. Él añadió una frase: “Que nada ni nadie te impida decir lo que piensas”. El mensaje de ella ya no estaba, lo había retirado ante la cantidad de comentarios sexistas y ofensivos que había recibido. Pensó que habían ganado los energúmenos, pero no.

Asensio simplemente la apoyó ante la imbecilidad que habitualmente campa por las redes sociales. Su gesto se viralizó y arrastró consigo a múltiples cuentas de clubs deportivos. Se visibiliza así una situación que, de no ser por Asensio, hubiera pasado desapercibida. Una de tantas.

Composición de varios tuits de apoyo a la portera madridista Misa Rodríguez.

/ Twitter

Te puede interesar

El anonimato de las redes también sirvió de escudo para racistas que se cebaron con Trent Alexander-Arnold y Naby Keita. Es intolerable cualquier tipo de insulto, es abominable si se basa en su sexo o en su color de su piel. El Liverpool, como Asensio, lo denunció y fue un paso más allá, reclamando que se tomen medidas por parte de las plataformas, además de una legislación necesaria que lo respalde. En la misma línea, hace unos días Thierry Henry eliminó todas sus redes sociales en señal de protesta hacia el poco control que ejercen los propietarios de estas organizaciones.

Las redes sociales son una oportunidad para que los deportistas conecten con sus aficionados, pero se han convertido en una selva sin ley, y no solo en el mundo del deporte. Como si la vida virtual no se rigiera por las mismas normas básicas de educación, como si fuera un vertedero. Gestos como el de Asensio ponen el foco en ese estercolero. Hacía falta, buen gol.