07 ago 2020

Ir a contenido

al contado

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, en rueda de prensa, el pasado 13 de julio.

EFE / TONI ALBIR

La incompetencia carece de ideología

Agustí Sala

Tras reclamar insistentemente competencias, la gestión del Govern resulta manifiestamente mejorable

Uno escupe al cielo y el líquido elemento le cae en toda la cara. Un empresario lo recordaba el otro día al analizar la actuación del Govern ante los brotes de coronavirus en Barcelona, el área metropolitanaLleida y la comarca del Segrià, entre otras zonas. Tanto que criticaron al Ejecutivo de Pedro Sánchez, tantos consejos que daban... Y les ha caído el salivazo en plena cara.

No seré yo quien se ponga al frente de las críticas ante una situación compleja y que, después de un duro confinamiento que ha afectado moralmente a la sociedad y económicamente a los negocios, hay que manejar con precisión quirúrgica (nunca mejor dicho). La verdad es que siempre atesoran las mejores fórmulas aquellos que no han de gestionar

El Govern de Quim Torra, inmerso en una batalla entre socios y defendiendo principios legítimos pero, poco prácticos, ha caído en su propia trampa: Exigía competencias y ahora que las ejerce lo hace forma manifiestamente mejorable. Querías competencias, pues ahí las tienes, deben pensar en La Moncloa.

Nadie debe frotarse las manos ante los errores ajenos que afectan a todos. Ni siquiera la oposición. Todos navegamos en el mismo barco. El acuerdo que el Govern selló esta semana con los agentes sociales podría ir en la necesaria dirección de la unidad. Aunque con un aroma ambiental de elecciones autonómicas, no está de más adquirir compromisos y tejer consensos. Aunque con retraso, bienvenidos sean. 

Ahora toca gestionar con la máxima eficacia, no solo para frenar la propagación del covid-19, algo esencial, sino para evitar una hecatombe económica a causa de decisiones confusas y erráticas. En pleno verano, las cajas de los negocios están más llenas de telerañas que de dinero y vuelve el pesimismo.

Tras semanas de silencio, el Cercle d'Economia ha salido a la palestra para reclamar que se aprovechen los fondos europeos para modernizar y a la vez descentralizar el poder económico. Y al Govern que salga de las urnas  (dando al actual por finiquitado), le exige que gestione y deje de actuar de manera que hace perder "tiempo y ambición" a Catalunya.     

La señales de alerta regresan. Foment del Treball advierte de que otro confinamiento sería letal. Por ahora, se pueden abrir los negocios, pero se pide a la población que se enclaustre. Hay que gestionar con más precisión. Hay errores que no se pueden repetir teniendo en cuenta los precedentes de la pandemia hasta junio.

Está muy bien tener competencias, cuantas más mejor, pero al igual que hacerlo bien no siempre tiene que ver con ser de izquierdas o de derechas, hacerlo mal o ser incompetente tampoco está ligado a una u otra ideología.