08 jul 2020

Ir a contenido

Tribuna

Preparativos para la reapertura tras el covid-19 del Celler de Can Roca.

DAVID APARICIO

Repensar la comida que comemos

Joan, Josep y Jordi Roca

La agricultura debe ser cada vez más resiliente al cambio climático, la seguridad alimentaria y la gastronomía

La comida nos da alegría. La comida nos da vida. La comida sostiene y da trabajo a miles de millones de personas. Pero con nuestro mundo en caos, es hora de que adoptemos una nueva visión para una agricultura resiliente al cambio climático, la seguridad alimentaria y la gastronomía que coloque a las personas y al planeta en el centro de nuestra actividad.

Esta será una piedra angular de los esfuerzos mundiales para reconstruir de manera más ecológica la pandemia del covid-19 y abordar las crisis de hambruna, cambio climático, migración, destrucción del hábitat y degradación del medio ambiente que están convergiendo rápidamente y que están empujando a millones de personas al hambre y la pobreza en todo el mundo.

Según el Programa Mundial de Alimentos (PMA), esta es una 'tormenta perfecta'. Más de 135 millones de personas enfrentan niveles de hambre de crisis, mientras que otros 130 millones están al borde de la inanición como resultado del covid-19 y el encierro global. Eso es más que la población total de Alemania, España y el Reino Unido juntas.

Imagínese si cada hombre, mujer y niño en su nación de repente no tuviera suficiente para comer. Imagine lo que esto significaría para la paz. Lo que significaría para la seguridad. Lo que significaría para el futuro.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Ahora tome esos riesgos y multiplíquelos por aproximadamente un millón para ver qué sucederá si nosotros, como comunidad global, no podemos enfrentar el desafío existencial de abordar el cambio climático.

La agricultura y la alimentación son la columna vertebral de nuestra sociedad. Como Embajadores de Buena Voluntad para el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), creemos firmemente en el poder de los alimentos para alcanzar todos y cada uno de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU.

Creemos en el poder de los alimentos para dar trabajo a las personas y suficiente comida para comer. Creemos en el poder de los alimentos para unir a las naciones del mundo. Creemos en el poder de los alimentos para proteger nuestro planeta. Y creemos en el poder de los alimentos para difundir la esperanza y la compasión en un mundo enloquecido.

Eche un vistazo al impacto de la agricultura en la economía y el medio ambiente. Este es el pilar principal del comercio mundial. Se estima que 2.500 millones de personas en todo el mundo trabajan en la agricultura y los paisajes rurales, es decir, aproximadamente 1 de cada 3 personas.

La agricultura también contribuye con aproximadamente una quinta parte de las emisiones totales de efecto invernadero y es uno de los principales escenarios donde enfrentar la pérdida de biodiversidad en todo el mundo.

El medio ambiente

La degradación ambiental, y los efectos adversos del cambio climático en los sistemas alimentarios y agrícolas, a través de las pérdidas por la intensificación de las sequías y la variabilidad de las precipitaciones, el aumento del nivel del mar y otros impactos relacionados con el cambio climático, a su vez exacerban el riesgo de nuevas pandemias mundiales aún más virulentas. Hace que las personas migren, interrumpe las economías y desvía los esfuerzos para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Tomados estos aspectos en conjunto, resulta claro ver que necesitamos repensar la forma en que vemos los alimentos y unirnos para fomentar y apoyar  una nueva visión de una agricultura y seguridad alimentaria resilientes al clima.

El trabajo ya está en marcha. En Zambia, por ejemplo, el PNUD, la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) y el PMA están apoyando a 3 millones de pequeños agricultores para construir vidas resistentes al clima. Con la financiación del Fondo Verde para el Clima (GCF), la tecnología moderna, las técnicas de crecimiento sostenible y una mejor comprensión de los riesgos climáticos se están utilizando para transformar la agricultura en un país donde cerca de la mitad de la población no puede cumplir con los requisitos nutricionales diarios y más de un tercio de los niños menores de cinco años tienen retraso en el crecimiento.

Soluciones sostenibles

En Sudán, se han introducido bombas de agua con energía solar para ayudar a los pequeños agricultores a producir más alimentos de manera más eficiente. En Camboya, los proyectos de resiliencia climática en curso se combinan con la respuesta al covid-19 para proteger a las comunidades vulnerables.

Es necesario transformar toda la cadena de valor de los alimentos, desde la granja hasta la mesa. Esto significa que debemos repensar el almacenamiento, la refrigeración, las sinergias rural-urbanas, el tránsito, las políticas, los mercados y los hábitos de consumo. Necesitamos repensar lo que comemos y cómo disfrutamos la comida.

Los consumidores pueden hacer su parte haciendo un cambio gradual hacia dietas más basadas en los productos de la huerta sostenible y apoyando a los productores locales de alimentos orgánicos. Las empresas pueden hacerlo mediante la cartografía de nuevos territorios locales y prácticas de negocio que promuevan un sistema alimentario y una economía alimentaria sostenible en el futuro. Los gobiernos pueden hacerlo adoptando nuevas visiones del medio ambiente, el clima y la energía que prioricen tanto a las personas como al planeta.

La comida es un componente esencial de nuestra existencia humana. Debería ser compartido por todos. Únete a nosotros para impulsar una transformación global hacia una agricultura resiliente al clima y para apoyar a las naciones de todo el mundo a alimentar a nuestra gente en estos tiempos difíciles.

*Los hermanos Roca, Joan, Josep y Jordi, fueron nombrados Embajadores de Buena Voluntad del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) el 18 de enero de 2016. Como Embajadores de Buena Voluntad, continúan abogando por una mejor nutrición y seguridad alimentaria para promover el desarrollo sostenible y sensibilizar sobre cómo las opciones alimentarias, o la falta de opciones, impactan en la salud y el medio ambiente.