07 jun 2020

Ir a contenido

EDITORIAL

El aliento de los supervivientes

Aunque el sufrimiento que está causando el coronavirus en todo el mundo es mucho, es importante buscar el refugio de la esperanza

El personal sanitario del hospital de campaña de Ifema aplaude a una joven que acaba de recibir el alta, el martes.

El personal sanitario del hospital de campaña de Ifema aplaude a una joven que acaba de recibir el alta, el martes. / EFE

Congoja, angustia, incertidumbre… diferentes palabras para describir esa capa de inquietud que parece cubrirlo todo. Presente y futuro. Pero hay rendijas, fisuras por donde se cuela la esperanza. Las buenas noticias, aunque a cuentagotas, van llegando. Bien merece la pena resaltarlas. Las necesitamos para que el pesimismo no se apodere del ánimo. Este domingo, EL PERIÓDICO recoge algunos testimonios de personas de todas las edades que han superado el coronavirus.

Son historias como la de Otilia, la más veterana de las luchadoras. Con 94 años, asma y bronquitis crónica, ya puede afirmar que ha vencido al maldito virus. "Nunca pierdan el ánimo, por favor. Es duro, muere gente, pero también se sale con fe y tranquilidad", este es su mensaje. De mantener el ánimo también sabe Vicky, de 69 años, en tratamiento por un cáncer de mama y que nos contagia el optimismo de su supervivencia. Igual que Tere (53 años), Salvi (54 años) y la pareja Maria Àngels (61 años) y Josep (62), ambos internados y dados de alta el mismo día.

Dos elementos en común

Todos los testimonios, de muy diferente procedencia y distinta situación personal, tienen dos elementos en común. El recuerdo aún fresco de los malos días pasados, cuando la enfermedad golpeaba su cuerpo y el temor se pegaba al malestar. Y las palabras de agradecimiento hacia el personal sanitario. Sin duda, los héroes y las heroínas de esta historia. No hay enfermo que no haya quedado impresionado por la profesionalidad y el cariño recibido, la mayoría de las veces transmitido en situaciones muy difíciles. 

Más de 8.600 catalanes ya se han curado, oficialmente, del covid-19. En España, más de 34.200. Aunque el sufrimiento que está causando esta pandemia es mucho, es importante buscar el refugio de la esperanza. Sin duda, la elevada tasa de recuperaciones ayuda a levantar el ánimo. Son miles los que han logrado superarlo. Los últimos datos confirman la tendencia a la baja, tanto en positivos como en fallecimientos. En algunas comunidades autónomas incluso están disminuyendo los casos hospitalizados. 

Felicitación de la OMS

El confinamiento y el sobreesfuerzo de los hospitales está resultando clave para vencer al virus. Al respecto, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha felicitado al Hospital Universitario Vall d’Hebron por el gran trabajo realizado para convertirse en un centro covid-19. Una felicitación que debe extenderse a la mayoría de los centros sanitarios catalanes que han reformulado espacios y preparado a todos sus profesionales para avanzarse al virus. También la llegada de más material sanitario y la homologación de los respiradores automáticos de emergencias elaborados por Seat y un conglomerado de empresas es una gran noticia. Se prevé producir entre 150 y 300 unidades diarias.

Sería ingenuo caer en el triunfalismo, pero es importante no caer en el abatimiento. A la crisis sanitaria se une la inquietud económica, un revés impensable hace tan solo unas semanas. Pedro Sánchez ha anunciado una nueva prórroga del estado de alarma. Por ahora, hasta el 26 de abril. Será pesado, será preocupante, pero hay motivos para la esperanza.