02 jun 2020

Ir a contenido

Dos miradas

Todo irá bien

EFE

Todo irá bien

Josep Maria Fonalleras

El 'todo irá bien' expresa entusiasmo y tormento a la vez. El deseo de otro escenario desde el tormento de esta losa que solo nos deja escribir infantiles y coloreadas letras

Cerca de casa, en un balcón, hay una pancarta que dice "Todo irá bien". Está escrita con letras mayúsculas, enormes, coloreadas, infantiles. Es probable que sea el resultado de una de las propuestas que EL PERIODICO publica cada día, "En tu salón”. Hacer cosas con los niños, distraerlos. En este caso, pintar y, al mismo tiempo, provocar una reacción optimista. Es la reproducción de un lema que se ha extendido por toda Italia: 'Tutto andrà bene'. Sobre las letras, al lado, en un rincón, un arcoíris, también ingenuo, naíf. Es a la vez un mensaje motivador y triste. Transmite el deseo de un mañana posible, libre de inquietud, y a la vez es una voz tímida, casi inaudible, desde un turbio presente.

Lo peor de todo es la falta de perspectiva, la inexistencia clara de un final. Si supiéramos la fecha en que se termina la condena, podríamos hacer planes, porque no es del todo cierto que el 'carpe diem' sea la mejor solución, sobre todo si este presente es pastoso y rutinario en el gris y el miedo. Por ello, el "todo irá bien" expresa entusiasmo y tormento a la vez. El deseo de otro escenario desde el tormento de esta losa que solo nos deja escribir infantiles y coloreadas letras.