Ir a contenido

MIRADOR

Exposición de Antoni Fabrés en el MNAC

FERRAN NADEU

Más madera, más cultura

Josep Maria Pou

Más madera. Esto es, alto y claro, lo que reclama la plataforma Actua Cultura que se ha presentado esta semana. Más madera, mucha más madera, para avivar el fuego de la cultura que el Govern de la Generalitat está dejando apagar lentamente desde hace años con ese vergonzoso 0,65% de su presupuesto. Músicos, cineastas, galeristas, gentes del teatro, libreros, editores y otros profesionales de la cultura llevan años soplando a dos carrillos para que las pocas brasas de ese fuego no se apaguen del todo.  Pero llega un momento en que la llama apenas sube, los pulmones no dan más de sí, el bufido se queda corto y el aliento desfallece. Sobre todo cuando llevas años pidiendo, rogando, suplicando, de buenas maneras y con paciencia infinita, la ayuda de un buen chorro de aire, de un potente ventilador radial, y lo que recibes es un antiguo y remendado fuelle de fragua o un simple soplillo de esparto.

El trato es humillante, indigno, indecente. De vergüenza. Aunque, en un laudatorio ejercicio de autocrítica,la plataforma reconoce su “complicidad” cuando no su “desidia” al permitir (aguante, se le llama a eso) que lo que ya era un escaso 1% en EL 2008 bajara hasta el 0,65 de hoy en día. (Creo recordar, si la memoria no me traiciona, que siendo Santi Vila 'conseller' de Cultura propuso un ligero aumento, de hasta el 0,8% en los presupuestos del 2017 que, a la vista está, o no se consiguió o, de conseguirlo,volvió a caer en los años siguientes).

Catalunya dedica a la cultura 30 euros por habitante. Inglaterra y Francia más de 200. Suecia 600 y Dinamarca 880. ¿Se imaginan lo que podríamos hacer si en lugar de esa paga de los 30 nos tocara a 880 por cabeza? ¿Cuánto teatro podríamos ver (y hacer)? ¿Cuántos conciertos y exposiciones a los que acudir (y programar)? ¿Cuánto cine, cuántos libros que disfrutar (y rodar y editar)? ¿Y cuánto mayor el nivel de conocimiento? ¿Cuánto mejor la convivencia? ¿Hasta qué grado la felicidad?

¡Actua Cultura! Sin contemplaciones. Y sin más dilaciones.