Ir a contenido

CIENCIA

Es necesario tomarse muy en serio los cambios en el clima

MONRA

Es necesario tomarse muy en serio los cambios en el clima

Pere Puigdomènech

Hay decisiones a nivel personal y a nivel global que habría que planificar de forma inteligente y con antelación

Hay que reconocer que es fácil hablar de calentamiento global en pleno mes de julio. Hacerlo cuando hay una ola de frío es más complicado, pero tanto en un caso como otro la cuestión no pierde actualidad. Hemos ido tomando conciencia de los efectos de la actividad humana sobre el clima y de sus consecuencias de forma progresiva. Y al mismo tiempo ha ido apareciendo la necesidad de actuar para que estas consecuencias no sean excesivamente dolorosas para la humanidad. Pero las acciones que parecen necesarias tienen efectos sobre la manera de vivir de la gente y gobiernos e individuos vacilan a la hora de tomar decisiones. Cuanto antes lo hagamos, mejor será para todos.

Llegar a disponer de datos convincentes sobre los cambios que se están produciendo en el clima, sus causas y los posibles escenarios de futuro no ha sido fácil. Basta consultar las conclusiones de los informes del Panel Internacional sobre Cambio Climático que se formó en 1988 en las Naciones Unidas. Se trata de un gran esfuerzo científico internacional para tratar de recoger los mejores datos posibles sobre la evolución global del clima y lo que está pasando en los diferentes ecosistemas. Contienen una descripción de los indicadores climáticos más interesantes como temperatura y composición de la atmósfera, composición de los océanos, fenómenos atmosféricos... Pero también trata de concluir cuáles son las causas de estos cambios y de manera progresiva ha ido certificando qué es la actividad humana, sobre todo la combustión de recursos fósiles que usamos para el transporte, la calefacción o la industria. Desde el primer informe de 1990 cada versión, hasta el que se espera en el 2021, ha ido haciendo predicciones más precisas si el nivel de emisiones se mantiene.

Los posibles efectos sobre la salud

En estos informes se predice un aumento sistemático de la temperatura global del planeta, lo que no quiere decir en todas partes y que siempre haga más calor. Se predice un aumento de los fenómenos atmosféricos violentos como tormentas o inundaciones y un aumento del nivel de los océanos como consecuencia de la fusión de masas de hielo en los continentes y en los polos. La predicción incluye los posibles efectos sobre la salud humana como consecuencia del aumento de la temperatura y de las catástrofes naturales y del movimiento de especies portadoras de enfermedades. También se advierte de los efectos sobre la producción de alimentos, la productividad de las industrias o sobre las migraciones de poblaciones. El hecho es que estas predicciones se están cumpliendo una tras otra.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Una de las características del panel internacional es que sus conclusiones son revisadas y votadas por los gobernantes de los países del mundo. Por lo tanto todos ellos tienen conocimiento de estos datos y de las conclusiones a las que llegan. Ha habido reuniones internacionales, como la que se celebró en París en el 2015, en las que los países han tomado compromisos para actuar contra las emisiones y los cambios en el clima. Pero no todos ellos han decidido cumplir estas decisiones. Por ejemplo, el presidente de Estados Unidos ha decidido que los cambios que se piden pueden afectar a la economía de su país y el trabajo de sus ciudadanos y por tanto no actúa.

Quizá es esta la cuestión que debemos tener en cuenta cada uno de nosotros. No seguir las recomendaciones internacionales puede acabar teniendo consecuencias importantes sobre nuestra sociedad y seguirlas implicará cambios importantes en nuestra vida. Rebajar las emisiones de gases procedentes de los combustibles fósiles implica, por ejemplo, ir haciendo desaparecer los combustibles líquidos en el transporte. Una de las alternativas es basar nuestro uso de energía en la electricidad, pero esta será necesario producirla y transportarla. Es fácil hablar de energías renovables, pero lo es menos admitir tener eólicas o placas solares en todas partes y quizá centrales nucleares.

Al mismo tiempo habrá que aceptar cambios que se harán sentir en muchos aspectos de nuestras vidas como la producción de alimentos o los viajes que hacemos ahora tan alegremente. Por lo tanto hay decisiones a nivel personal y a nivel global que habría que planificar de forma inteligente y con antelación. Y no es seguro que nuestros gobiernos lo estén haciendo de forma coherente y consensuada. Esta época de vacaciones tal vez podríamos utilizarla para irnos preparando para los tiempos que vienen.