Dos miradas

'Ninot' y puerta

Comprar un Felipe VI por un dineral para quemarlo es una chorrada. Pero no solo hay despropósitos en Arco: está la puerta pintada de Renfe

1
Se lee en minutos
La gente contempla la nueva obra de arte de Santiago Sierra, un ninot del rey

La gente contempla la nueva obra de arte de Santiago Sierra, un ninot del rey / REUTERS / SUSANA VERA

La gigantesca escultura del Rey no sé si debería figurar con la autoría de Santiago Sierra y Eugenio Merino o, por el contrario, debería pasar a la historia con el nombre de los talleres valencianos que construyeron el 'ninot'. Esta es hiperrealista y las de Valencia suelen ser churriguerescas o directamente pop, pero todas estas quemarán, también la del Rey, porque es el objetivo de las fallas. Comprar una pieza que vale tanto dinero con la obligación de quemarla es una chorrada monumental que seguramente generará beneficios para quien la compre. No sé qué beneficios ni cómo se generarán, pero ahí estarán, seguro.

Noticias relacionadas

Pero bueno, el arte contemporáneo no es solo un despropósito. También existe la Renfe. La compañía ferroviaria ha expuesto una puerta pintada con grafitis que vale 15 millones de euros. "La obra más cara de ARCO", dicen, porque simboliza el gasto anual de limpiar los trenes de cercanías. "Queremos invitar a todos a diferenciar arte y barbarie".

Vale, hay estudiosos que se han pasado media vida diferenciando arte y barbarie. No es fácil, amigos de Renfe. La parte conceptual es lo mejor de la 'performance'. En un formato de film de terror, con el ruido inquietante de puerta que chirría, anuncian que arreglar los desperfectos de la barbarie representa que hay menos trenes en circulación y que, así, "se provocan retrasos". La puerta puede bien pasar por arte y si no fuera que ya he pedido precio por el 'ninot' aún pujaría para adquirirla.