Ir a contenido

Al contrataque

El líder del PP, Pablo Casado, en la entrevista con la agencia Efe.

BALLESTEROS (EFE)

Este país de chapuzas

Antonio Franco

La idea de que un relator neutral haga de notario de lo sucedido tiene sentido. Pero Casado, Rivera y Abascal convocan una manifestación "para echar a Sánchez" por -dicen- traicionar a España con esta fórmula

La chapucería cotidiana de la base. El responsable del pozo donde murió Julen derrama ahora lágrimas desconsoladas. Pero reconoce: a) que no pidió la autorización necesaria para los movimientos de tierras que efectuó, b) que no verificó si el pocero había obtenido el permiso para taladrar el pozo (que no lo tenía), c) que pagó en negro la obra, d) que al final dejó que el pocero marchase dejando el agujero abierto y sin tapar. Entre gimoteos añade que él puso dos bloques de hormigón cubriendo el pozo, pero en el momento del suceso no estaban allí. Así se hacen muchísimas cosas en este país. Y si luego toca llorar, se llora.

La chapucería incoherente. Tiran repetidamente mierda contra los juzgados de Catalunya pero se pide que no haya temas que se trasladen a Madrid para ser juzgados con menos presión ambiental directa. Hay gente que antes de tirar mierda no sabe pensar mucho.

La chapucería dialéctica. Según Alfonso Guerra, el independentismo ha hecho resucitar el franquismo. ¿Estaba muerto? ¿No será que cuando se debía -con mayorías absolutas socialistas en el Congreso- rematarlo democráticamente y enterrarlo sobró prudencia o cobardía y no se hizo? Porque ni se explicó bien lo que había sido, ni se fomentó la memoria histórica, y se dejó mucho espacio y poder a sus protagonistas sin jubilarlos.

La chapucería ante el chantaje. Las autoridades madrileñas no han cedido ante los puntos más abusivos de las reclamaciones de los taxistas que les presionaban. Han sido 16 días de conflicto abierto pero esos profesionales han conseguido solo cosas más razonables que quienes cedieron ante el chantaje. En todas partes no se cuecen igual las habas.

La chapucería demagógica (1). La desmesura y falsedad con que Casado y Rivera descalificaron a Pedro Sánchez por -decían- supuesta lentitud al reaccionar en apoyo a Guaidó les deja en ridículo aunque se desgañiten. España y la opinión pública internacional saben que el Gobierno español fue uno de los primeros en reconocer al adversario de Maduro y el impulsor de que lo hiciesen también otros muchos países de la Unión Europea. El 'dúo gritón' nos cree tontos a todos.

La chapucería demagógica (y 2). Esa misma pareja, ahora con el refuerzo de Vox, repite jugada ahora con la cuestión del relator. Se sabía que tras las reuniones entre los soberanistas y el Gobierno ambas partes explicaban cosas muy distintas sobre lo tratado y acordado. La idea de que un relator neutral haga de notario de lo sucedido tiene sentido. Pero Casado, Rivera y Abascal convocan una manifestación "para echar a Sánchez" por -dicen- traicionar a España con esta fórmula. Los barones listillos del PSOE crean nuevos independentistas apoyándoles. Los ases no buscan la paz.