Ir a contenido

Dos miradas

En el incendio del edificio de diez plantas en el barrio en Sant Roc de Badalona han muerto tres personas y otras diecinueve están heridas, entre ellas un bebé en estado crítico.

JOSEP GARCIA (EFE VÍDEO)

La desgracia de Albiol

Emma Riverola

La ocupación (que se inició en la época de alcalde de Albiol en Badalona) no es el origen de la desgracia del barrio de Sant Roc. Lo es la avaricia del mercado inmobiliario y la debilidad o connivencia del poder político

A veces, basta con unir un puñado de titulares. Un pinchazo de la luz originó el devastador incendio en el barrio de Sant Roc de Badalona: 3 personas muertas y 30 heridas. La planta donde se inició el fuego estaba ocupada por una quincena de personas de origen rumano. Son muchos los que en ese barrio degradado se encuentran en situación irregular y pinchan los viejos cables recubiertos de tela. ¿Recuerdan el reciente reportaje sobre el aumento alarmante de ‘pisos patera’ en el Área metropolitana de Barcelona? En ellos vive uno de cada diez catalanes y hasta un 48% de las personas nacidas fuera de la UE. Expulsadas por un mercado inmobiliario inaccesible. Otro titular: “El precio de las hipotecas tocó máximos en la última parte del 2018”. Y otro: “Las viviendas incorporadas al parque de alquiler de BCN caen a mínimos desde el 2007”.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Esta es la realidad. Y demagogia son las declaraciones del líder del PP, Xavier García Albiol: “Durante cuatro años ocupar ilegalmente pisos en Badalona ha salido gratis y por ello las desgracias como la de este fin de semana se pueden volver a repetir”. No, esa ocupación (que se inició en su época de alcalde) no es el origen de la desgracia. Lo es la avaricia del mercado inmobiliario y la debilidad o connivencia de un poder político incapaz de frenar la especulación y que no ofrece soluciones globales que protejan los derechos básicos de la ciudadanía. Esa es la auténtica desgracia.