Ir a contenido

Rechazo de las tesis de la oposición y la Generalitat

A vueltas con el 'brexit'

LEONARD BEARD

A vueltas con el 'brexit'

Josep Borrell

Frente a la polémica, el compromiso de la UE a no acordar nada sobre Gibraltar si España no está de acuerdo es jurídicamente vinculante

El próximo martes, 11 de diciembre, sabremos si Westminster aprueba el Acuerdo de Retirada que permite la salida ordenada del Reino Unido de la Unión Europea. Dicho tratado abre la puerta a un periodo transitorio, que puede durar años, durante el cual se negociará la "relación futura" entre Gran Bretaña y la UE. Aunque Theresa May ese día prevalezca, la historia del 'brexit' no se habrá terminado. Pero al menos se evitará el caos que generaría una ruptura brusca.

España mantuvo su veto al texto hasta conseguir que quedase claro que los acuerdos sobre la "relación futura" entre Europa y el Reino Unido no incluirán a Gibraltar. Los británicos acabaron aceptando, en un intercambio de declaraciones con el Consejo y la Comisión Europea, la interpretación que defendía España del ahora famoso artículo 184.

Posición de fuerza en la siguiente fase negociadora

Eso no quiere decir que no se puedan negociar acuerdos entre la UE y Gran Bretaña sobre el Peñón. Pero la UE se ha comprometido mediante declaraciones del Consejo Europeo y la Comisión a que nada se podrá acordar sobre su relación con Gibraltar si España no está de acuerdo. Y, aunque ni el Gobierno británico ni el de la 'Roca' ni los partidos de la oposición lo quieran reconocer, eso nos permite encarar desde una posición de fuerza la siguiente fase negociadora de un interminable 'brexit'.

El 'brexit' nos afecta mucho porque las relaciones entre España y el Reino Unido son especialmente intensas. Gran Bretaña es el principal destino de nuestras inversiones y el segundo inversor en nuestro país. Hay más de 300 empresas españolas en aquel país, con una presencia muy diversificada: bancos, servicios financieros, infraestructuras de transporte, energía, telecomunicaciones, salud... además España es el destino preferido de los turistas británicos, el 25% de los que recibimos anualmente.

Para saber por dónde va el proceso y cómo nos afecta, conviene aclarar que el Reino Unido no es parte de la declaración de la Unión Europea que reconoce a España el derecho de veto

Lógico, pues, que a españoles y británicos el 'brexit' nos preocupe. Ahora se reconoce por sus propios promotores que el resultado del referéndum estuvo muy influido por información falsa: uno de los principales argumentos que utilizó la campaña del 'leave' fueron los famosos 350 millones de libras que se ahorraría el Reino Unido cada semana.

La experiencia está demostrando lo difícil que es llevar a cabo la 'desconexión' de Gran Bretaña de la UE, aunque tenga su propia moneda (no está en el euro) y su propia frontera (no está en Schengen). Parece mentira que se haya podido hacer creer que Catalunya, compartiendo con España moneda, fronteras, e instituciones económicas y políticas de todo tipo, pudiese convertirse de la noche a la mañana en un Estado independiente.

Volviendo a Gibraltar, el Acuerdo de Retirada contiene un Protocolo específico que explica cómo aquel se aplicará a ese territorio, que no es parte integrante del Reino Unido como lo son Escocia o Gales, sino que es un Territorio Británico de Ultramar, cuya representación exterior le corresponde a dicho país y que es considerado por la ONU como un territorio a descolonizar.

Como complemento a dicho Protocolo, España ha suscrito con Gran Bretaña cuatro acuerdos bilaterales que resuelven algunos de los problemas de las relaciones del Peñón con España en materia de derechos de los ciudadanos, tabacomedioambiente y cooperación policial y aduanera, respectivamente,  y otro más sobre fiscalidad, que tendrá el rango de tratado internacional. Estos acuerdos mejorarán sensiblemente la situación del Campo de Gibraltar.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

En la polémica que se produjo sobre esos acuerdos, la Generalitat se puso del lado de Gibraltar y del Reino Unido, y la oposición, muy patrióticamente, negó validez jurídica a las declaraciones antes citadas. Por supuesto la Theresa May también lo hizo, pero su actitud es más comprensible. El Gobierno de Gibraltar los consideró "papel mojado", lo que debe alertar sobre su credibilidad en negociaciones futuras. A todos convendría recordarles el artículo 31 de la Convención de Viena sobre Derecho de los Tratados, donde se especifica que dichas declaraciones se consideran una interpretación auténtica del tratado, es decir, jurídicamente vinculante, pues hay que tener en cuenta "además del texto", "todo acuerdo que haya sido concertado entre todas las partes con motivo de la celebración del tratado".

El Reino Unido no es parte de la declaración de la UE que reconoce a España el derecho al veto sobre los acuerdos futuros de Europa con Gran Bretaña sobre Gibraltar. ¿Cómo iba a serlo si en esas negociaciones este Estado ya no estará en la UE? Son cuestiones que conviene aclarar para conocer por dónde va el 'brexit' y cómo nos afecta.