Ir a contenido

Dos miradas

La derecha europea se encuentra en una encrucijada: deslizarse hacia el discurso de la ultraderecha o plantar cara

Entre la bruma de los másteres, no está de más enfocar la mirada a un punto más lejano para ver con mayor nitidez el verdadero rostro de cada cual. El pleno del Parlamento Europeo ha aprobado por aplastante mayoría recomendar al Consejo activar el artículo 7 del Tratado contra Hungría, lo que podría suponerle perder el voto en la UE. Ese artículo castiga las violaciones del Estado de derecho y de los valores europeos. Un durísimo golpe a la deriva autoritaria del ejecutivo de Víktor Orbán, el mismo que ha aprobado una ley que castiga con un año de cárcel a quienes ayuden a inmigrantes en situación irregular, incluidos refugiados y solicitantes de asilo.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Es relevante que el Partido Popular Europeo, el grupo parlamentario al que pertenece Orbán, le haya retirado el apoyo. Es especialmente relevante que ningún eurodiputado del Partido Popular español haya votado por la sanción y es tremendamente relevante que tres de ellos lo hayan hecho en contra. Sus votos se han sumado a los de la ultraderecha y los euroescépticos. A pesar de que el PP asegura que su postura no es un voto de apoyo a Orbán, su decisión no es aséptica. La derecha europea se encuentra en una encrucijada: deslizarse hacia el discurso de la ultraderecha o plantar cara y no ceder al chantaje de la retórica del miedo, aupada en la criminalización de la inmigración. Los votos del PP no han querido frenar a la Hungría del xenófobo, euroescéptico y chovinista Orbán.

0 Comentarios
cargando