Ir a contenido

Editorial

El máster de Casado sigue bajo sospecha

La investigación judicial debe continuar porque el nuevo presidente del PP, como Cristina Cifuentes, no puede gozar de privilegios

Casado abre de nuevo las puertas de Génova a Aznar, casi tres años después. / POOL / ATLAS VÍDEO

Cuando Pablo Casado anunció su candidatura para presidir el PP, muchos medios advirtieron de que tenía plomo en las alas porque estaba siendo investigado por presunto trato de favor en la obtención de un máster en el Instituto de Derecho Público (IDP) de la Universidad Rey Juan Carlos (URJ) de Madrid, el mismo que acabó con la carrera política de Cristina Cifuentes. La campaña de las primarias y la euforia de la victoria de Casado hicieron que se olvidara el caso del máster, pero ahora reaparece porque la titular del Juzgado de Instrucción número 51 de Madrid ha impulsado la investigación.

La jueza ha imputado a tres compañeras de estudios de Casado en ese máster, lo que lleva a suponer que, si el flamante presidente del PP no fuera aforado por su condición de diputado, también estaría ya en situación de investigado. Pero eso solo puede hacerlo el Tribunal Supremo, al que la jueza trasladaría el caso si ve motivos para ello. De las 22 asignaturas, Casado solo cursó cuatro -las otras 18 le fueron convalidadas-, sin asistir a clase, con la entrega de cuatro trabajos de unos 90 folios en total, que la URJ no encuentra. La universidad ha contestado a la jueza que son los profesores quienes deberían conservar los trabajos, aunque solo por un tiempo limitado. Los profesores son el director Enrique Álvarez Conde y Alicia López de los Mozos, ambos imputados ya por el 'caso Cifuentes'. El máster de Casado corresponde al curso 2008-2009.

La jueza sospecha que en el IDP había dos grupos, los alumnos normales, que asistían a clase, y los que tenían vinculación política (al PP) o académica, a la propia universidad, que eran dispensados. Por eso ha pedido un informe a la Guardia Civil que certifique los contactos políticos y académicos que tenían en la época Casado y cuatro compañeras. Casado era diputado autonómico de Madrid, una de las cuatro es hija de la mano derecha de Cifuentes, otra era subsecretaria en la Generalitat valenciana y otra era profesora de la URJ. A las tres la jueza les pide sus trabajos o justificaciones de haberlos entregado.

El caso acumula, pues, datos muy sospechosos que no pueden aclararse con sarcasmos como los que proceden del entorno del presidente del PP, que sostienen que “el máster más importante que ha hecho Casado es ganar las primarias del PP” y que la investigación confirma que es el dirigente “idóneo”. La investigación judicial debe continuar porque Casado, como Cifuentes, no puede gozar de privilegios.  

0 Comentarios
cargando