Ir a contenido

Cifuentes deja su acta de diputada en la Asamblea de Madrid

La expresidenta abandona el Parlamento y ahorra a su partido una imagen que le podría perjudicar ante las elecciones del 2019

Rajoy subraya que la expresidenta "dimitió bien", pero "no por nada que tuviera que ver con la gestión de Madrid"

Pilar Santos

Cristina Cifuentes. / AFP / CRISTINA QUICLER

Cristina Cifuentes.
La expresidenta prefiere alejarse de los focos, evitar más problemas a su partido y tratar de rehabilitar su nombre.

/

Cristina Cifuentes ha dejado este martes su acta de diputada en la Asamblea de Madrid. Fuentes de la dirección del PP le habían invitado en las últimas horas a pensar si le valía la pena seguir en el escaño. Esperaban que no forzara la situación y diera este último paso atrás antes de la investidura del que fuera su número dos, Ángel Garrido, en torno al día 17 de mayo. Pero la exdirigente conservadora no ha esperado tanto y, justo un día después de que Mariano Rajoy designara sus relevos tanto en la Comunidad (Garrido) como en el PP regional (Pío García-Escudero), ha comunicado al registro del Parlamento regional su decisión de dejar el acta.

Cifuentes abandona todos los cargos que ocupaba después del escándalo de su máster en la Universidad Rey Juan Carlos y de la publicación de un vídeo que supuestamente prueba que robó en un hipermercado en 2011, cuando era vicepresidenta de la Asamblea. La política madrileña, que durante los últimos años había aparecido en todas las quinielas como posible sucesora de Rajoy, ha salido de la escena en poco más de un mes y medio. Con su imagen dañada por los dos escándalos, la expresidenta prefiere alejarse de los focos, evitar más problemas a su partido y tratar de rehabilitar su nombre, según fuentes del PP de Madrid.

La exdirigente conservadora ha renunciado a su escaño mediante una carta dirigida a la Mesa de la Asamblea, registrada en el Parlamento, donde subraya que la decisión se hace efectiva desde hoy, 8 de mayo.

El asunto, en el Senado

En la sesión del control del Gobierno en el Senado, el parlamentario Ramón Espinar (Podemos) ha intentado meter el dedo en el ojo Rajoy por la crisis en Madrid. El jefe del Ejecutivo le ha respondido que creía que no era el foro para pedirle cuentas, pero en todo caso ha afirmado que no sabe "quién está detrás del vídeo" y ha añadido que "Cifuentes dimitió bien, pero no por nada que tuviera que ver con la gestión de Madrid". Y el líder del PP ha dado algunos datos económicos para subrayar el poderío económico de la región y el trabajo del Ejecutivo conservador.  

Las elecciones del 2019

En Génova se temía que la expresidenta se intentara aferrar al escaño y su imagen en el Parlamento autonómico les perjudicara cara a las elecciones municipales y autonómicas del 2019. Rajoy ha organizado una especie de gestora con García-Escudero de presidente y el 'fontanero' Juan Carlos Vera, como secretario general, para que elaboren unas listas en las que tendrán que reorganizar el partido regional y bregar con 'aguirristas' y 'cifuentistas'. 

En ese nuevo equipo que conformarán, es probable que esté el vicesecretario de Comunicación, Pablo Casado, según ha admitido el coordinador general del PP, Fernando Martínez-Maillo, en una entrevista en TVE. Además, el número tres del partido también ha apostado por incorporar a perfiles como el del portavoz en el Ayuntamiento de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, y alcaldes que gobiernan en municipios madrileños.

En la entrevista, Maillo ha explicado que crear una gestora propiamente habría sido una decisión "traumática" y "más complicada" (porque supone hacer tabla rasa) mientras que con la designación de García-Escudero y Vera se mantendrán vigentes tanto la Junta Directiva Regional como el Comité Ejecutivo regional (aunque cesarán y nombrarán a quien consideren oportuno).