2
Se lee en minutos

El año 1885, el rey Alfonso XII recibió un documento del Centro Catalán con el nombre de ‘El Memorial de greuges’ (El Memorial de agravios), conocido también como ‘Memoria en defensa de los intereses morales y materiales de Cataluña’. Nos queda lejos esta fecha, no hay persona viva que pueda narrarnos en primera persona como vivió la sociedad catalana la entrega de este texto.

El viernes 15 de mayo, el diario 'Ara' publicó una portada que parecía emular en formato periodístico el texto del año 1885. En una sola página constaba el sabotaje de la Policía Nacional a la operación antiyihadista de los Mossos, la aprobación con sólo los votos del PP del proyecto de ley para hacer volver las corridas de toros en Catalunya, la subida de tono del lerrouxismo de Ciudadanos y populares para agitar el debate de la lengua y la orden de la Junta electoral de retirar las esteladas de los edificios públicos. ¿Si sumamos los 80.000 afectados por la avería de Cercanías y trenes regionales de hoy, no tenemos una compilación de agravios morales y materiales?

A menudo acostumbro a consultar las hemerotecas de los diarios, de vez en cuando me pica la curiosidad para saber qué pasó exactamente este mismo día pero de otro año. Es insólito ver en las páginas de política como desde que se recuperó la democracia los capítulos sobre el sistema educativo catalán, la lengua, las competencias y la carencia de infraestructuras siguen una línea narrativa entre la Generalitat y el Estado reiterativa, pero con diferentes protagonistas, con afirmaciones más o menos similares y con un final abierto, como las grandes novelas de misterio, para que el lector piense en una nueva edición que resuelva todos los detalles. Es posible que el título más adecuado para una historia como esta sea ‘La historia interminable’, no por el argumento de la novela, sino por lo que su nombre indica.

¿Hacemos otro memorial?

Han pasado 130 años desde que la entidad catalanista entregó a Alfonso XII el documento, y 255 del primer memorial, el de 1760, escrito por los miembros de la corona de Aragón de Zaragoza, Valencia, Mallorca y Barcelona que denunciaban la política borbónica materializada con el Decreto de Nueva Planta. El documento notificaba la discriminación de los representantes del reino de Aragón ante los de Castilla y la prohibición de la lengua catalana.

Noticias relacionadas

La historia se repite, no sólo porque el octubre del 2013 la Generalitat actualizó el memorial del 1885, sino por la respuesta. Qué dijo Carles III a las reivindicaciones lingüísticas? Lo mismo que Wert. El 23 de junio de 1768 promovió la Real Cédula porque en todo el reino se actuara y se enseñara sólo en lengua castellana. Es la respuesta previsible de quien no tiene ninguna consideración a la singularidad. Este 2015 nos toca actualizar algunos puntos, a escribir.

www.joansole.cat