Estrategias oblicuas

Cinco claves del congreso del PSOE

2
Se lee en minutos

1) Pedro Sánchez es hoy el favorito, aunque no está claro si esto es bueno o malo para él. Casi duplica en avales a Eduardo Madina y proporcionalmente ha superado el techo que logró el secretario general del PSOE en las primarias socialistas de 1998: a Joaquín Almunia le avaló el 13% del censo; Sánchez ha alcanzado el 21%. Más allá de su indudable tirón entre parte de la militancia, el secreto está en el apoyo del aparato, y no solo del andaluz. En las cuatro grandes federaciones socialistas -Andalucía, Valencia, Catalunya y Madrid-, todas las direcciones están mayoritariamente con Sánchez, salvo la del PSC que para esto también está dividida. Madina solo ha cosechado más avales en Extremadura y Asturias.

2) Carambolas de la política: Sánchez es hoy el favorito en parte gracias a los movimientos previos de Madina. Fue el vasco quien logró que el próximo secretario general del PSOE vaya a ser votado por los militantes. También fue su empeño por aguantar el pulso lo que evitó que Susana Díaz se coronase por proclamación. La presidenta andaluza solo podía cruzar Despeñaperros si no había rivales al otro lado; no podía entrar en una competición así de reñida cuando apenas lleva un año al frente de Andalucía. Madina era su gran obstáculo, pero no se movió, pese a las presiones de los barones, de la vieja guardia y de todo el asustado establishment español, que no se fía de él. Del Ibex 35 al Rey padre, todo el mundo lo llamó.

3) Hace seis meses, muy pocos daban un duro por Sánchez. Los nombres fuertes que en enero preparaban las primarias -Carme Chacón, Patxi López Madina- despreciaban su candidatura, que veían como un juguetito naíf de José Blanco que más tarde intentaría pactar con alguno de los favoritos en la carrera. Pero el paso de primarias a congreso extraordinario, la renuncia de algunos candidatos y su propia habilidad le han colocado en primera posición. Gran parte de su apoyo es táctico: llega de un aparato que por quien verdaderamente apuesta es por Díaz. Muchos barones le apoyan porque Madina les gusta menos aún.

Noticias relacionadas

4) Que José Antonio Pérez Tapias siga en la carrera complica aún más la posición de Madina. El candidato de Izquierda Socialista no tiene muchas posibilidades de ganar, pero muchos en el PSOE creen que le quitará más votos a él que a Sánchez. Desde el equipo de Madina no descartan una alianza.

5) Gane quien gane, está por ver que llegue a ser el cartel electoral. Aún quedan dos vueltas: las siempre postergadas primarias -que entre los que apoyan a Sánchez algunos quieren retrasar- y el siguiente congreso, el ordinario, que hay quien dice que tocará en cualquier caso en 2016. El juego de tronos en el desnortado PSOE continuará.