CIUDAD ON

Los grafitis cobran vida en Barcelona

Últimamente se ve más ajetreo por las paredes callejeras que en los armarios de 'Poltergeist'. Beyond Street Art es una 'app' que resucita el arte urbano con realidad aumentada

Ana Sánchez

Katrina Affleck, cofundadora de la app Beyond Street Art, se deja besuquear por un grafiti de BL2A.

Katrina Affleck, cofundadora de la app Beyond Street Art, se deja besuquear por un grafiti de BL2A. / Àngel García

Se te queda la misma cara de incredulidad que al leer un tuit de Bertín Osborne. Ahí estás, en medio de la calle, sonriendo a un grafiti con intensidad de primera cita. Es que se ha puesto a lanzarte besos con forma de corazón.

Ojo, que últimamente se ve más ajetreo por las paredes callejeras de Barcelona que en los armarios de Poltergeist. Ríete tú de las caras de Bélmez. Los grafitis han empezado a revivir con más ahínco que los zombis de The walking dead. Se remueven en sus paredes, miran de reojo, te guiñan el ojo. Te hacen sentir más desubicado que Iniesta en un solárium.

"Da vida a las calles". Es el grito de guerra de una nueva app: Beyond Street Art. Más allá del arte callejero. "Es la primera app de street art de realidad aumentada", sacan pecho sus creadores. Eso quiere decir que te permite ver la vida real con ciencia ficción. Es lo que pretenden: "Llevarte más allá de la realidad", dicen. "Que explores el mundo como nunca has hecho".

Hace apenas un mes que se puede descargar. Ya tiene centenares de usuarios y 15 grafitis animados deambulando por el Gòtic y el Born. "Cada semana vamos añadiendo contenido", promete Katrina, una de las cofundadoras.

Cuadros hasta en el menú 

Katrina Affleck –no, no es familia de Ben– es a la que le brillan los ojos a lo Candy Candy al hablar de street art. Te ofrecerá cuadros hasta para cenar. Lo mismo te organiza una ruta artística que un menú con platos inspirados en obras de arte. Hace dos años que fundó la plataforma online Artspace Tours. En uno de esos tours conoció al desarrollador de la appEmanuele Fortunati. "Me encanta tu pasión por el street art –le dijo él–. Hagamos una app". Dos meses después del "vale" ya estaban montando un show de realidad aumentada en la galería Haimney. Revivieron cuadros de Cane, que ahora andan gesticulando por las paredes de la galería Base Elements. Y se unió un tercer cofundador: Luke Shahinian, diseñador gráfico y animador.

La app se estrenó en agosto, cuando estaba por aquí Pez celebrando su aniversario. Pez, el artista urbano; "decorador de ciudades", que dice él. Sus peces sonrientes llevan 20 años enseñando más dientes que la Pantoja. Ahora encima te ponen ojitos.  

Hay que ponerse en guardia al cruzarse con las sonrisas de Pez, las cabezas sangrantes de Cane, los helados con ojos de KonAir. El que lanza besos a discreción es uno de los rostros etéreos de BL2A (léase Baldosa). Se concentran bastantes paredes animadas entre las galerías Base Elements (Palau, 6) y Artevistas (pasaje del Crèdit, 4), dos centros neurálgicos del street art

LO+

Es un excusa para pararte a mirar. Vale, y también para posturear en Instagram.

LO-

Te dejará la misma cara de incredulidad que al leer un tuit de Bertín Osborne. 

Te conviertes en doctor Frankenstein en segundos. Abres la app, buscas en el mapa un grafiti a revivir, lo enmarcas con la cámara y clic. Aprietas el botón AR (son las siglas en inglés de realidad aumentada) y el grafiti cobra vida en el móvil. O te aparece el artista pintándolo. El vídeo se puede grabar y compartir en redes directamente desde la aplicación.   

Es una excusa, dice Katrina, para pararse a mirar. Cierto. Al segundo grafiti que se mueve a traición empiezas a caminar por la calle con paso de explorador y la mirada vidriosa de Los Goonies. Te detienes donde solías pasar de largo. Escudriñas las paredes con la intensidad de la niña de Stranger things.      

Jugar a lo Pokémon Go

"Conseguir dar vida a mis personajes es una pasada", confiesa Pez. "Implica que la gente va a reaccionar de otra manera y eso es muy positivo". Le da la razón BL2A. "Me parece una idea genial que probablemente acercará al street art a mucha más gente –apunta él– o al menos les dará una visión diferente".

La app incluirá en breve una ruta de arte. "Y gamificación", añade Kat. Para jugar con los grafitis a lo Pokémon Go. También prevén extender este street art zombi a otras ciudades en plan virus apocalíptico: Londres, Lisboa, Berlín. "Así la gente cuando viaje –proponen– podrá usar la app como una herramienta nueva para descubrir la ciudad". Desde luego será un turismo más animado. 

Temas: Ciudad on