Inicia sesión

Inicia sesión con tu cuenta de El Periódico

Olvidé la contraseña Política de privacidad

Si todavía no eres usuario, Regístrate

EL MUSEO IMAGINARIO

La rambla "cuqui" del Poblenou

El cómico y monologuista Víctor Parrado, que estará hasta finales de mayo en el Club Capitol con el espectáculo 'El peliculero', viaja en el tiempo para hablarnos de paseos, citas y 'batucadas' en esta emblemática vía del barrio

Anna Pérez

Victor Parrado, ante el edificio del Casino l’Aliança del Poblenou, un lugar en el que volvería a actuar como antaño.

Victor Parrado, ante el edificio del Casino l’Aliança del Poblenou, un lugar en el que volvería a actuar como antaño. / Elisenda Pons

Victor Parrado lleva el humor en la sangre. Dicen que es importante saber reírse de uno mismo, y él no tiene ningún problema con eso. "Me apunté al grupo de batucada porque me gustaba una chica y no sabía cómo acercarme a ella. Al final no la conseguí y estuve 18 años con el grupo", explica entre risas. 'Batucadas' en Carnaval, primeras y últimas citas, y paseos eternos en verano es lo que recuerda de esta rambla "cuqui", como él la define. "Me evoca a mi infancia y a mi adolescencia, le tengo mucho aprecio a esta zona". Desde luego, si tuviera que elegir algún sitio especial de este gigantesco paseo, se quedaría con el Casino l’Aliança del Poblenou (en el número 42), al cual volvería "de cabeza, sin pensarlo".

Recuerda Parrado una de esas tardes calurosas de verano y se le hace la boca agua hablando de la horchatería El Tío Che. "En pareja, este sitio es maravilloso", asegura. «Yo, como estoy solo, voy solo», añade sin dejar de hacer broma. "He sido un 'loser' en esto del amor pero me ha servido como fuente de inspiración para actuar".

Bohemia y 'vintage'

De vuelta a la rambla, Parrado echa de menos la esencia de este enclave, que cree que se ha perdido. "La veo bastante cambiada, se ha vuelto menos añeja y tengo la sensación de que ya no tiene ese rollo 'vintage' de antes", aclara. "Ha habido muchas reformas, y eso está muy bien, pero ha perdido ese encanto bohemio".

El restaurante Recasens, del cual es cliente asiduo, es uno de los locales que también han dejado huella en el cómico. Ahí han tenido lugar citas que han acabo bien y otras que no han tenido un final feliz. "Es un lugar ideal para citas, es muy 'cuqui', como la rambla en general", explica.

Parrado no se da por vencido. Eso se refleja en 'El peliculero' (Club Capitol), un 'show' donde hay "humor, amor, dolor y verdad", regido por su filosofía de vida: "El parradismo". Porque, asegura, su vida ha sido "una tragicomedia".