Ilustración

Roser Capdevila y sus 'bessones', Premi Maria Rius

  • La cuarta edición del galardón, que reconoce toda una trayectoria dedicada a la ilustración, también recuerda con el Premio de Honor a Picanyol, el creador de Ot, el bruixot, fallecido el pasado marzo

Roser Capdevila, en una imagen de 2018.

Roser Capdevila, en una imagen de 2018. / JOAN CORTADELLAS

3
Se lee en minutos
Anna Abella
Anna Abella

Periodista cultural

Especialista en arte y libros, en particular en novela negra, cómic y memoria histórica

Escribe desde Barcelona

ver +

"'Jo, ja no sóc jo. Sóc una iaia, sóc una vella, sóc una tronada. Estic com estic, estic sorda, estic casi cega, estic artrítica, però és el que toca. Toca rundinar, toca gemegar, toca renegar. Ep! tinc ganes de viure! tinc ganes de riure! i tinc ganes de ser feliç!'". Recitando este verso escrito para la ocasión, y afrontando la vejez y sus hándicaps con su entrañable buen humor, ha recogido este viernes a sus 82 años la ilustradora Roser Capdevila (Barcelona, 1939), la popular madre de ‘Les tres bessones', el Premi Maria Rius a toda una trayectoria.

En un acto en la librería Laie que organiza el galardón junto con La Caixa d'Eines, también se ha hecho público el Premio de honor para Picanyol, el creador de Ot, el Bruixot, quien fallecía el pasado marzo a los 73 años, y a quien ha recordado su viuda, Rosa Maria Carballal.

Ilustración de Les tres bessones.

/ ROSER CAPDEVILA

Capdevila, que ha estado arropada por sus tres hijas, en quien se inspiró para sus famosas 'tres bessones', aunque ya no está "activa" como ilustradora a causa de la artitris y de su pérdida de visión, sí ha explicado que se vuelca en sus "diarios dibujados", mostrando uno de ellos, el número 57. "En ellos apunto y dibujo lo que me pasa cada día, las noticias, la política... pero ahora mi vida es mucho más de familia. Y pese a la sordera y la mala vista estoy bien. Pero el dibujo yo siempre lo llevo dentro de la cabeza y luego lo haces bajar por el brazo hasta la punta de los dedos y lo dibujas. Pero desde que estoy tan 'tronada' me baja peor", se sincera sin perder la sonrisa y haciendo 'caminar' los dedos desde su sien hasta bajarlos hasta la otra mano. "Soy feliz con mi trabajo y mi familia. A mis 82 años, miro atrás y sí, me han atropellado y he tenido un cáncer, pero eso ya quedó atrás y me sirvió para ver cómo me aprecian los amigos. No me puedo quejar de nada".

Secuencia del libro autobiográfico de Roser Capdevila 'La nena que volia dibuixar’.

/ ROSER CAPDEVILA

En 2018, Capdevila publicaba ‘La nena que volia dibuixar’ (Angle), las memorias ilustradas de su infancia durante la posguerra franquista, realizado cuando volvió a la casa familiar de Horta a cuidar a su madre enferma. Sin embargo, no piensa, asegura, publicar nuevos títulos basados en los diarios dibujados que viene haciendo y que dice que solo son "personales y para la familia". "Ya he 'empastifat' suficiente el mundo", bromea. Aunque nadie podrá decir jamás, a tenor de su carrera, que haya manchado nada: Con los cuentos y dibujos animados de 'Les tres bessones', en la que se 'vengó' de una odiosa maestra de infancia en el personaje de la Bruixa Avorrida, ha cruzado las fronteras de 150 países. Y en paralelo, recuerda, también ha realizado numerosas series y trabajos para editoriales de Francia, Italia o Japón.

El jurado del Premi Maria Rius ha reconocido la "extensa obra" de Capdevila, "que ha constituido gran parte del imaginario visual de tantas generaciones de lectores y de profesionales de la ilustración a través de sus personajes", y ha destacado su figura "pionera en el ámbito audiovisual catalán dedicado a los niños", el "haber creado escuela de ilustración animada", la "internacionalización de sus personajes animados y del conjunto de su obra", ampliamente reconocida y premiada. También ha recordado "su generoso e intenso compromiso en la divulgación" de la ilustración infantil.

Ot, el bruixot, el famoso personaje de Picanyol.

/ PICANYOL

Picanyol y Ot

Noticias relacionadas

Sobre Picanyol, el jurado del Premio de honor ha recalcado "su gran capacidad de trabajo", siempre de muy alta calidad y "su búsqueda de un estilo limpio y claro, comprensible y amable, en pro de una mayor capacidad narrativa". A su creación más famosa, Ot, el bruixot, lo han calificado de "personaje entrañable y muy original, que a lo largo del tiempo ha sabido mantener su espíritu de justicia y sentido del humor sin dejar de ser actual, fresco y divertido". También han honrado su memoria por "haber transmitido, como autor, su personalidad bondadosa y amable a sus cómics y dibujos, y haber logrado con su trabajo, hacer llegar un mensaje optimista y vital a lectores de todas las edades".

En galardón llega a su cuarta edición. En años anteriores se premió a la propia Maria Rius (presente en la entrega de este viernes), Fina Rifà y Arnal Ballester.