Estreno de cine

Crítica de 'Chavalas': autenticidad de extrarradio

  • La debutante Carol Rodríguez Colás dirige en su barrio de Cornellà una película luminosa sobre la amistad y la necesidad de reivindicar las raíces de la periferia

  • Las hijas del barrio toman la palabra

1
Se lee en minutos
Beatriz Martínez
Beatriz Martínez

Periodista

Especialista en cultura y cine

Escribe desde Madrid

ver +

Chavalas

Dirección Carol Rodríguez Colás

Intérpretes Vicky Luengo, Carolina Yuste, Elisabet Casanovas, Ángelas Cervantes, Ana Fernández, José Mota, Cristina Plazas, Mario Zorrilla

Año 2021

Estreno 3 de septiembre de 2021

★★★  

Renegar de los orígenes para volver a reencontrarse con ellos. Es una de las ideas que están presentes en 'Chavalas', la ópera prima de Carol Rodríguez Colás, que retrata la vida en la ciudad barcelonesa de Cornellà desde el punto de vista de una joven con pretensiones artísticas que se avergüenza de sus raíces de extrarradio y se ve forzada a regresar a ellas después de haber sufrido un varapalo profesional porque no es capaz de encontrar la autenticidad en su trabajo. 

Noticias relacionadas

Qué difícil es trasmitir eso, la autenticidad, y qué bien lo hace la directora debutante en una película en la que se encuentra presente buena parte de su memoria sentimental. Rodríguez Colás intenta alejarse de los clichés que se han adueñado durante tanto tiempo de la periferia (delincuencia, drogas) para apostar por una comedia luminosa, costumbrista y muy generacional. Es posible que prevalezcan algunos estereotipos, como los que tienen que ver con las diferencias clasistas entre la snob protagonista, Marta (Vicky Luengo), y sus amigas de la infancia, cuyos comportamientos en ocasiones resultan demasiado obvios, aunque todas esas percepciones terminan por difuminarse gracias al excelente trabajo de Carolina Yuste, Elisabet Casanovas y Ángela Cervantes

Quizás, el quid de la cuestión esté precisamente en esa búsqueda de la verdad en la que se adentran tanto el personaje de Marta como la propia directora, Rodríguez Colás. Abajo la impostura, la necesidad de sentar cátedra y de imponer la mirada autoral por encima de todo y arriba la frescura, la honestidad, las películas pequeñitas y sin pretensiones que tienen un poco de alma.