Danza

Blanca Li debuta en el Liceu con 'Solstice'

La aplaudida coreógrafa pretende remover conciencias con un canto a la naturaleza y al planeta maltratados por el ser humano

Un ensayo de ’Solstice’ en el Liceu.

Un ensayo de ’Solstice’ en el Liceu. / Ferran Nadeu

Se lee en minutos

Blanca Li (Granada, 1964), la coreógrafa española más internacional, debuta con su compañía este sábado en el Liceu con 'Solstice', una obra comprometida donde reflexiona sobre nuestra relación con el planeta Tierra, nuestro hogar. Interpretada por una quincena de bailarines, para ella es una pieza "premonitoria" pues, aunque fue estrenada antes de la pandemia (Teatro Chaillot, París, 2017), en una parte de la obra aparecen bailarines con mascarillas en un pasaje donde aborda la contaminación. En 'Solstice' muestra su preocupación por "los constantes atentados del ser humano contra la naturaleza y esa falta de sintonía con ella". Y añade: "Todos sabemos lo que pasa, pero parece que no acabamos de ver qué podemos hacer para evitarlo a nivel individual. Durante tiempo pensamos que de esto se ocupaban los gobiernos pero ahora hay otra actitud". La mayor responsabilidad de los individuos como consumidores es la clave, recuerda: "La fuerza de la gente y sus decisiones a la hora de comprar hacen que las empresas asuman su corresponsabilidad y estén cambiando. Muchas ahora se interesan por estos temas, antes no pasaba".  A parte de las funciones previstas los días 6, 7 y 9, el 8 habrá una sesión exclusiva para menores de 35 años del programa 'Liceu Under 35'.

"Quería que los bailarines sintieran los elementos como el aire, el agua y la tierra en su cuerpo, que sus movimientos fueran parte de la naturaleza"

Blanca Li

Sin querer dar lecciones de nada 'Solstice' utiliza la danza contemporánea para recordar que por más evolucionados que seamos, seguimos dependiendo del aire, del agua y de la tierra. La coreografía refleja lo mucho que nos hemos alejado de la simbiosis que un día formamos con la Tierra, con una danza contemporánea que bebe de fuentes diversas con bailarines de estilos diferentes: contemporánea, clásica, hip-hop, danza africana.... Blanca Li, en realidad María Gutiérrez Ortiz, apela a la conciencia ecológica con imágenes sugerentes y poéticas.

Blanca Li, en el Liceu.

/ Ferran Nadeu

"Me he inspirado en la naturaleza y en las danzas tribales para elaborar los movimientos, en esos antiguos bailes y rituales que nos conectaban con el sol, con la lluvia y con la Luna." Y agrega: "Quería que los bailarines sintieran los elementos, el aire, el agua y la tierra, en su cuerpo, que sus movimientos fueran parte de la naturaleza". La escenografía combina elementos muy sencillos con elaboradas videocreaciones de Charles Carcopino. La música, una creación de Tao Guitérrez, se basa en la percusión, "incluso los propios bailarines se convierten en instrumentos y hacen ritmos con su cuerpo", destaca Li.

Granada-NY-París

Ella, que se formó en Nueva York en la escuela de Martha Graham y ha tenido París como base, ahora dirige los Teatros El Canal en Madrid. Estar en España es una suerte hoy en día para los artistas. "¿Te imaginas Nueva York sin teatros? ¿Y Londres? ¿Y París? ¡Es terrible lo que está pasado! España es uno de los países donde cada día luchamos por mantener los teatros abiertos, algo de lo que cada vez se habla más en Europa. Ningún otro país está dando ejemplo realmente. Al principio no nos hacían mucho caso pero ahora llevamos meses abiertos y esto ya se está convirtiendo en histórico". Aplaude la implicación de todos, "también del público con su comportamiento ejemplar y atención a los protocolos de seguridad para que todo salga bien a fin de poder mantener la actividad cultural".

Noticias relacionadas

Considera que el 'streaming' es una herramienta importante pero cree que las transmisiones nunca podrán sustituir el directo. "Ahora veo mucha emoción en el patio de las butacas. El público acude a cada representación con muchas ganas. Nos hemos dado cuenta del valor que tiene la cultura. ¡Ver teatro, danza, conciertos o ir a un museo es un lujo! Nos parecía normal tener todo esto y nos hemos dado cuenta lo terrible que es cuando te lo quitan". Por eso, pese al reto inmenso que supuso ha disfrutado tanto con su última creación 'Le bal de París', innovadora pieza inmersiva que juega con tecnología de realidad virtual, estrenada en Madrid en diciembre. "Espero poder traerlo a Barcelona".

Temas

Danza