Muere el escritor y abogado Josep Maria Loperena

Protagonizó una polémica con Pilar Rahola, a la que acusó de plagiar "su" personaje de Bertrand Hilda de la novela 'L' espia del violí'

Josep Maria Loperena.

Josep Maria Loperena. / Archivo

Se lee en minutos

El escritor, abogado y director escénico Josep Maria Loperena ha muerto este viernes de madrugada a los 82 años. Nacido en Alguaire (Segrià) el 1938, estudió Filosofía y Letras y Derecho en la Universidad de Barcelona y fue director de teatro en las décadas de los 60 y 70. A finales de los 70 dejó la dirección teatral y se dedicó de lleno a la abogacía. Colaboró en varios medios de comunicación, entre ellos EL PERIÓDICO, y publicó libros de Derecho y ensayos sobre teatro. Su obra más reciente es la novela 'L' espia del violí' (Efadós), que coincidió con la publicación de 'L' espia del Ritz' (Columna) de Pilar Rahola. Ambas obras utilizaban el personaje de Bernard Hilda y ello dio pie a una polémica entre Loperena y Rahola. El primero acabó interponiendo una querella criminal por plagio contra la segunda.

Te puede interesar

La querella de Loperena contra Columna, contra Rahola y contra el periodista Jordi Finestres --responsable del reportaje sobre Bernard Hilda que 'Sàpiens' publicó en el 2003-- argumentaba que Rahola se había apropiado de "su" Bernard Hilda, un violinista real que trabajó en el Hotel Ritz de Barcelona durante los años 40 y que Loperena ficcionó en su novela como espía, pese a que aseguraba que "nunca" había sido espía. Por contra, Rahola afirmaba que el protagonista de su novela se inspiraba en las informaciones publicadas sobre el personaje real.

El debate de fondo estaba en el papel que tuvo el personaje real de Bernard Hilda. Para Loperena, todo lo incluido en su novela, 'L' espia del violí', era riguroso, a excepción del hechi de que Hilda fuese espía del MI6, que fue, decía, "una invención literaria" propia. Por su parte, Rahola defendía que Hilda era espía, aunque "nunca tuvo ninguna misión en Barcelona y no trabajó para el MI6". La periodista aseguraba que todo el material de su novela se inspiró en el reportaje de 'Sàpiens' publicado en el 2003 por Jordi Finestres y que incluyó referencias como un artículo de Joan de Sagarra en 'El País' y la entrevista que Víctor Amela le hizo al violinista en el 2003. En la obra de Rahola, Hilda es el protagonista, mientras que en la de Loperena el violinista es un personaje secundario.

Temas

Libros