13 ago 2020

Ir a contenido

SOBRE BERNARD HILDA

Rahola rechaza haberse apropiado de la idea de una novela de J.M. Loperena

El abogado y escritor dice que escribió la suya en el 2008 y que la periodista se apropia hasta de sus invenciones

La escritora amenaza con querellas a quien dude de su autoría y asegura haberse documentado durante años

El Periódico

Pilar Rahola, en el programa de TV-3 ’Fora de sèrie’.

Pilar Rahola, en el programa de TV-3 ’Fora de sèrie’. / TVC

La periodista y escritora Pilar Rahola ha negado la insinuación del abogado y también escritor Josep Maria Loperena de haberse apropiado en su última novela, 'L'espia del Ritz', de una idea argumental que él plasmó en un libro hace más de diez años, pero que se ha publicado recientemente, por lo que ambas publicaciones se están vendiendo al mismo tiempo.

En su perfil de Twitter, recogido por Efe, Rahola ha explicado este sábado que "el material para 'L'espia del Ritz' se inspira en un reportaje de la revista Sàpiens de 2003, escrito por Jordi Finestres después de estar dos días en París con Bernard Hilda.

Tras anunciarse la publicación de "L'espia del Ritz" por parte del sello editorial Columna, perteneciente al grupo Planeta, el pasado mes de marzo Loperena escribió que "coincidía totalmente" con su novela 'L'espia del violí' en cuanto al personaje de Bernard Hilda y sus peripecias, un texto que había escrito en 2002 por encargo de Columna cuando estaba dirigida por Miquel Alzueta.

Desde el 2008

Loperena inscribió el 20 de mayo del 2008 en el Registro de la Propiedad Intelectual su novela, que finalmente "fue rechazada por razones comerciales".

Al cabo de casi diez años, Judit Terradellas, productora de la Editorial Efadós, que entonces preparaba una colección de novela histórica, rescató esta novela de Loperena, que coincide ahora en las librerías con la obra de Rahola.

Rahola comenta que también se inspiró en otras referencias como un artículo de Joan de Sagarra en El País y en la entrevista que le hizo Víctor Amela a Bernard Hilda en La Vanguardia en 2003.

"Durante años he recogido información sobre Hilda, las redes de evasión y el espionaje entre nazis y aliados en Cataluña, como se recoge en el libro", explica la periodista, que recuerda: Hilda "nunca vino a Barcelona para hacer ninguna misión; vino a pie por el Pirineo, huyendo de los nazis, y yo he recorrido a pie los caminos que siguió; y nunca trabajó para el MI6, sino que fue informante de France Libre después de saber que la familia de su mujer fue deportada a Auschwitz".

Querella

Rahola anuncia que desde hoy su abogado prepara "una querella criminal contra quien asegure que la novela tiene otros orígenes" y añade: "He dedicado demasiados años de investigación y escritura a la novela como para permitir ninguna difamación".

Admite Loperena la duda de si hay plagio o no, pero considera que "es evidente que quien ha dado mi guión a Rahola se ha apropiado indebidamente del personaje de Bernard Hilda, de su calidad de falso espía, de los acontecimientos que me inventé y del ambiente de la alta burguesía de Barcelona que sobrevivía en La Parrilla del Ritz".

Loperena ha enviado esta semana a través de sus abogados un requerimiento judicial a la editorial Columna con la intención de que acepten la "apropiación" del argumento, el personaje y la trama de su obra.