LA DESESCALADA

¿Cómo pueden abrir cines, teatros y salas de conciertos de Catalunya y qué podremos hacer en cada fase de la desescalada?

La cultura, en crisis por el coronavirus, ve como el Govern ha flexibilizado algunas de las restricciones impuestas en este tramo de la reapertura de la actividad

Un trabajador del Teatre Aquitania de Barcelona corriendo el telón ante el cierre de locales culturales decretado por la Generalitat ante la covid.

Un trabajador del Teatre Aquitania de Barcelona corriendo el telón ante el cierre de locales culturales decretado por la Generalitat ante la covid. / Martí Fradera

Se lee en minutos

El Periódico

El Govern ha modificado el plan de la desescalada de la segunda ola del coronavirus en Catalunya, que se puso en marcha el pasado 23 de noviembre. Cambios que flexibilizan las restricciones en el sector de la cultura, entre otros. Se mantiene el toque de queda, aunque los espectadores que vayan al cine o al teatro podrén volver a casa después de que cierre la sala, máximo a las 22 horas. Unas condiciones muy restrictivas que se irán flexibilizando a medida que se avance, en principio cada 15 días dependiendo de los indicadores de la pandemia, en cada una de las cuatro fases que contempla el plan del Govern. Catalunya estará en el flexibilizado primer tramo de la apertura de actividades desde el 14 de diciembre hasta el 27 de diciembre.

Primera fase: lunes, 14 de diciembre

A partir del lunes 14 de diciembre las salas de cine, conciertos, auditorios y teatros pueden abrir con un aforo del 50% y un máximo de 1.000 personas sentadas en butacas. Eso sí, siempre que sea al aire libre o sea un espacio cerrado que aplique las nuevas medidas de ventilación indicadas por el Govern, el control de accesos y aglomeraciones y la asignación previa de asientos. En el resto de actividades y en el caso de que no se disponga de esta ventilación reforzada, las condiciones seguirán siendo de un 50% de aforo y un máximo de 500 personas sentadas. Todas estas actividades se pueden hacer con la obligatoriedad de que el público esté sentado.

Por su parte, las salas de concierto no podrán tener servicio de bar. A su vez, se permite la apertura de restaurantes musicales, cafés teatro y cafés concierto con las mismas condiciones que la restauración. Las bibliotecas, archivos, museos, salas de exposiciones, galerías de arte y centros de creación y artes visuales permanecen abiertos limitando su aforo al 50%.

Toda actividad cultural deberá finalizar antes de las 22 horas. El público de las mismas podrá regresar a casa a esa hora, aunque ya esté en horario de toque de queda.

Al igual que el Govern ha hecho con el primer tramo de la reapertura, prorrogado y modificado, lo mismo puede suceder con las tres fases siguientes.

Segunda fase: lunes, 28 de diciembre

El 28 de diciembre se entrará, a priori, en la segunda fase, de la que de momento no se conocen modificaciones respecto al primer plan presentado. A día de hoy, aunque es susceptible de cambios, se ampliaría el aforo de salas de cine, auditorios y teatros al 70% pero con el mismo máximo de personas. El resto de actividades se mantendrían igual.

Tercera fase: lunes, 11 de enero

En esta fase ampliaría el aforo en museos, bibliotecas y salas de exposición al 70% de aforo. El resto seguiría igual.

Cuarta fase: lunes, 25 de enero

Según indica el plan inicial, se mantendrían las restricciones 15 días más sin modificaciones.

Cuarta fase modificada: lunes, 8 de febrero

Noticias relacionadas

Este jueves 4 de febrero la Generalitat ha anunciado una modificación en el ámbito cultural. Y es que las librerías podrán volver a abrir sus puertas a partir de este lunes 8 de febrero y durante las próximas dos semanas, según ha dado a conocer el Procicat. La nueva consideración de la Generalitat de las tiendas de libros como equipamientos culturales esenciales hará posible que estén abiertas de lunes a sábado. Desde el 4 de enero las librerías, como el resto de los comercios no esenciales, tenían prohibido abrir el fin de semana debido a las restricciones del Procicat para contener la tercera ola del coronavirus.