18 sep 2020

Ir a contenido

CRÍTICA DE CINE

'Zombi child': la naturaleza del vudú

Bertrand Bonello construye una historia única que versa sobre los ritos del vudú y sobre el peso de la historia del hombre blanco sobre el hombre negro

Quim Casas

Estrenos de la semana. Tráiler de ’Zombi child’.

item

Zombi child ★★★★

Dirección: Bertrand Bonello

Reparto: Louise Labeque, Wislanda Louimat, Adile David, Ninon François, Mathilde Riu, Katiana Milford

Título original:  'Zombi child'

País: Francia

Duración: 103 minutos

Año: 2019

Género: Fantástico

Estreno: 14 de agosto del 2020

La casualidad, o los condicionantes en la exhibición cinematográfica marcados por el coronavirus, ha hecho que hoy se estrenen dos películas de zombis diametralmente distintas, una comedia, 'Little monsters', y un acercamiento naturalista, 'Zombi child', del inclasificable cineasta francés Bertrand Bonello.

De este director se han estrenado en nuestras salas pocas películas. Una de ellas, 'Casa de tolerancia (L'Apollonide)', rodada hace una década, tiene algunos puntos en común con la presente. Aquella discurría en el interior de un elegante prostíbulo en el París de 1899. 'Zombi child' acontece en un internado elitista para estudiantes femeninas fundado por Napoleón en 1804. La forma que tiene Bonello de filmar las interioridades de las prostitutas y de las alumnas es parecida, siempre muy sensual y a la vez misteriosa. Para unas, el sexo era una profesión. Para estas, o para una de ellas, la alumna llamada Fanny, es un deseo que puede convertirse en tragedia devastadora.

Pero lo que acontece en la escuela, en sus clases y alcobas, con la hermandad a la que se suma una chica procedente de Haití, está ligado en el filme a cosas que pasaron en el Haití de 1962. La cámara de Bonello filma esos escenarios y los zombis que los habitan en consonancia con dos de las obras maestras sobre los muertos vivientes que combinaban lo fantástico con los ritos reales, 'La legión de los hombres sin alma' y 'Yo anduve con un zombi'.

'Zombi child' ofrece la lectura histórica, la de los zombis como seres dados por muertos pero en realidad narcotizados y 'zombificados', que se convertían en esclavos sin razón ni pensamiento en las plantaciones de cañas de azúcar; mano de obra gratis, en definitiva. La película alterna de manera inteligente los dos tiempos y los dos lugares para construir una historia única que versa sobre los ritos del vudú y sobre el peso de la historia del hombre blanco sobre el hombre negro.