01 oct 2020

Ir a contenido

CONSECUENCIAS DEL COVID-19

'Alcarràs', de Carla SImón, un rodaje frustrado por la pandemia

La directora de 'Estiu 1993' se ve obligada a aplazar al 2021 la producción de su segunda película, un proyecto en el que había estado trabajando cuatro años

Beatriz Martínez

Carla Simón, fotografiada esta semana en Barcelona

Carla Simón, fotografiada esta semana en Barcelona / LAURA GUERRERO

Carla Simón tenía todo preparado para comenzar este verano el rodaje de su siguiente película tras su brillante debut 'Estiu 1993'. Su título, 'Alcarràs', y se trataba de uno de los proyectos más esperados del próximo 2021 después de haber ganado varios prestigiosos premios al desarrollo, como el de Euroimages. Pero finalmente no podrá ser. La crisis del coronavirus, unida a las medidas impuestas por la desescalada, suponen un escollo a la hora de abordar un proyecto en el que había estado trabajando cuatro años.

A pesar de que muchas películas han decidido iniciar sus rodajes en medio de un panorama caracterizado por las graves restricciones y teñido de muchas incertidumbres, no todas las producciones se pueden acomodar a estas medidas sin perder su espíritu inicial. 'Alcarràs' había sido concebida como una película coral con 12 personajes principales, los miembros de una familia entre los que encontrábamos ancianos y niños de diferentes edades, la mayor parte interpretados por actores no profesionales, por lo que resultaba imposible su aislamiento total durante las ocho semanas de rodaje. La película incluía además secuencias con muchos extras: mercados, fiestas populares, ferias, discotecas, verbenas, por lo que el distanciamiento social no hubiera sido posible. Por último, y no menos importante, el guion se centraba en una época muy específica del año, la que corresponde con la recogida de los melocotones, que tiene lugar entre junio y agosto.

"Se tenía que reescribir muchísimo el guion, y hacer una serie de sacrificios que poco a poco nos fueron apartando de la idea, hasta que nos dimos cuenta de que era inviable", cuenta María Zamora, productora de Avalon P.C. "Ha sido un palo durísimo, hemos estado sufriendo hasta el final, pero había que tomar una decisión". "Hemos intentado hacer mil veces el ejercicio de, ¿a qué podríamos renunciar? Hemos hecho incluso listados, pero tal y como estaba  concebida, era imposible. También está el riesgo económico (los seguros no cubren un posible contagio), y más importante, el moral. Hay gente mayor, y si les pasara algo por culpa del rodaje, yo no querría vivir con eso", continúa Carla Simón.

'Alcarràs' es un proyecto muy personal de la directora, como también lo era 'Estiu 1993'. Su familia se dedica al cultivo de melocotones, por lo que la conexión era muy especial. Le propusieron cambiar de fruto a alguno que fuera otoñal, mañana, pera, membrillo, granada.... Pero no era lo mismo, ni la luz, ni las relaciones entre los personajes. De nuevo, todo se trastocaba.

Carla Simón ha cerrado las carpetas en su escritorio que correspondían a ‘Alcarràs’ hasta que pueda retomar el proyecto el año que viene, cuando espera finalmente poder hacerlo realidad. Mientras, no se ha dejado llevar por el abatimiento y se ha puesto a escribir su próxima película. "Da mucho miedo cuando interrumpes algo, pero esperamos volver con el mismo flujo de energía justo donde lo dejamos".

Temas Cine