28 may 2020

Ir a contenido

Iniciativas culturales

Un libro inesperado

La librería italiana Le Nuvole, en Gràcia, envía paquetes sorpresa inspirada por libreros italianos y la iniciativa #fidatiporcamiseria

Carme Escales

Cecilia Ricciarelli, propietaria de la librería italiana Le Nuvole, en la calle de Sant Lluís, 11, del barcelonés barrio de Gràcia.

Cecilia Ricciarelli, propietaria de la librería italiana Le Nuvole, en la calle de Sant Lluís, 11, del barcelonés barrio de Gràcia. / LE NUVOLE

Nunca como antes de que el covid-19 empezase a atacar en Italia, habíamos estado en Catalunya tan pendientes de los medios italianos. Pero es algo habitual para Cecilia Ricciarelli, como italiana afincada en Barcelona, y como puente imaginario entre la clientela de su librería italiana en Gràcia, Le Nuvole, y los autores italianos de sus libros.

Ricciarelli sigue con interés más de un centenar de sitios 'online' de editoriales y librerías de referencia para ella en Italia. Ve los títulos que se promocionan y qué dicen de ellos quienes los leen. Es así como, semana a semana, hace la lista de obras que hará traer. “En Italia, los libros se venden solos con la publicidad en los periódicos. Aquí, la mitad de mi público es local, no recibe el impacto de ningún anuncio de libros italianos. Y ahí está mi papel”, dice la librera.

La considera “la parte más divertida” de su trabajo, adentrar su atención en pequeñas conversaciones con sus clientas y clientes para conectar ideas, emociones o inquietudes con el argumento de alguno de los libros en las estanterías de su librería. Algo que durante el confinamiento ha continuado haciendo.

Inspirada por una bella iniciativa de algunos libreros alternativos en Italia, que faltos de novedades durante las primeras semanas de crisis, empezaron a hacer lo que ella también ha hecho. Nada más cerrar su librería por el estado de alarma, contactó con tantos de sus clientes como pudo, y ha seguido con ellos las charlas que la sitúan en vivencias, inquietudes y deseos en este período. Con ello elige los libros que probablemente harán diana en la necesidad de cada cual en tiempo de Covid. En Italia, han bautizado la experiencia con el hastag #Fidatiporcamiseria (Confía, maldia sea), que redondea la vivencia con el envío de un paquete sorpresa a domicilio con la selección del librero. Cecilia sigue así en contacto con su comunidad lectora, y ejerciendo su pasión. Estos días ya vuelve a recibir novedades, pero continúa vendiendo muchos paquetes sorpresa. “En este periodo oscuro resulta un placer recibir una sorpresa que alegre. Un libro, aunque lo hayas pagado, es siempre una fiesta, y si, además no sabes cuál es, resulta emocionante”.

Cecilia lleva las letras en las venas. Nació en Roma y se licenció en Letras. Antes de instalarse en Barcelona, se doctoró en Cine, en París, donde compaginaba los estudios con su labor dando clases de italiano. Luego vivió en Israel, y en México, donde fue profesora en la universidad.

Y una primavera llegó a Barcelona, donde ya vivía su hermano. Clases de italiano en el Istituto Italiano di Cultura y de Análisis de la Imagen en el Istituto Europeo di Design fueron su garantía para arraigar aquí.

Pero impartir cursos de italiano sin referirse a libros de autores de su país era algo imposible para ella, que no encontraba en la ciudad una auténtica librería italiana. Y decidió abrir una ella. Lo hizo en plena crisis económica, en el 2011, pero después de tres años de haberse hecho con una buena red de conocidos aquí. “A veces pienso que fue una locura, pero la librería ha echado raíces y hoy es una referencia para los italianos residentes, los que están de paso, y para todo el que ama la cultura italiana”.

 En su librería hay sobre todo libros en italiano de autores italianos, pero también los hay en castellano y catalán de autores italianos y en italiano de autores de aquí. “Nuestros clientes son curiosos, se dejan aconsejar entre novedades y clásicos italianos del siglo XX. Para una librera es un verdadero placer”, concluye.