06 ago 2020

Ir a contenido

209 galerías de 30 países

Una parodia de Franco agita Arco

La Feria Internacional de Arte Contemporáneo empieza este miércoles en Madrid con obras del polémico Riiko Sakkinen, Kandinsky, Miró, Dalí, Tàpies o Plensa

Beatriz Martínez

Obra satírica sobre Franco, del artista finlandés Riiko Sakkinen, en ARCO.

Obra satírica sobre Franco, del artista finlandés Riiko Sakkinen, en ARCO. / EFE / FERNANDO VILLAR

'Franco no fue tan malo como dicen'. Así reza la obra del artista Riiko Sakkinen que expone la galería Forsblom en la nueva edición de Arco, la Feria Internacional de Arte Contemporáneo que empieza este miércoles en Madrid. No es la primera obra polémica que presenta el creador finlandés afincado en España relacionada con nuestro país. El año pasado, la misma galería exhibió ‘Nuestros reyes favoritos’, una imagen de Felipe VI con los brazos cruzados y, a su lado, una lista de otros célebres monarcas dentro de diversos ámbitos de la cultura popular, desde el rey Melchor, Gaspar y Baltasar, a King Kong o King África. 

Ahora regresa con su vertiente satírica arremetiendo contra el dictador a través de un catálogo donde se exponen sus mayores logros empezando por cosas serias, como la creación de la Seguridad Social, hasta terminar diciendo que inventó la paella, el cubalibre y el calimocho, inauguró 'Pasapalabra', 'Gran Hermano', 'Sálvame', 'Supervivientes', 'Operación Triunfo' y formó parte de los Payasos de la tele y 'Los Lunnis'. Con ella quiere trasmitir de qué forma se manipula la información hasta el punto de deformarla y cambiar la perspectiva de la gente, una especie de metáfora pop sobre las 'fake-news' en tiempos de auge de la ultraderecha. 

Más referencias al dictador

No es la única referencia al dictador en esta muestra. El cubano Marcos Castillo utiliza unas libretas de notas cortadas en las que se puede leer 'Franco' y en su interior, 'Castro'. Un juego de palabras que tiene que ver con la experimentación óptica vinculada al diseño cubano de principios de la revolución, que dio lugar a las vanguardias. 

La monarquía vuelve a estar presente en la feria después del controvertido 'ninot' del rey Felipe VI, obra de Santiago Sierra en colaboración con Eugenio Merino. En esta ocasión se trata de una fotografía-retrato del rey emérito, del artista Pedro G. Romero, que fue realizada en 1990 y que formó parte de la exposición ‘El sueño imperativo’ en el Círculo de Bellas Artes. Sin embargo, no hay en ella ninguna voluntad de polémica, al menos así lo afirman desde la galería sevillana Alarcón Criado, que se ha encargado de recuperar este material antes de la muestra que recogerá el Reina Sofía del autor. En cualquier caso, reconocen que los símbolos siguen teniendo un papel fundamental en nuestra sociedad y que su interpretación puede cambiar a lo largo del tiempo. 

209 galerías de 30 países

En esta 39ª edición de Arco, participan 209 galerías de 30 países, con un aumento de la presencia española. Además, se apuesta por programas enfocados a la presentación de uno o dos artistas para intentar darles una mayor voz. En ese sentido, se puede ver toda una serie de Ai Wei Wei inspirada en el zodiaco chino y hecha con piezas de Lego, así como obras de Alfredo Jaar, Mario Merz o Aurélia Muñoz. 

Este año no habrá país invitado, sino que se centrará en la temática ‘Es solo una cuestión de tiempo’, dedicada al artista Félix González Torres. 

Por el momento, una de las obras más caras de esta edición es un Calder valorado en 1,8 millones de euros, aunque también podrán verse piezas importantes de Kandinsky, Miró, Dalí, Tàpies, Oskar Schlemmer, Antonio López, esculturas de Chirino o Jaume Plensa. 

Temas ARCO Arte