24 oct 2020

Ir a contenido

FESTIVAL MIL·LENNI

Javier Mas, la vuelta al mundo con Glen Hansard

El multinstrumentista actúa con el cantautor irlandés en el Palau tras implicarse en el disco póstumo de Leonard Cohen, que verá la luz el mes que viene

Jordi Bianciotto

Javier Mas (en primer plano) y Glen Hansard

Javier Mas (en primer plano) y Glen Hansard

Javier Mas fue durante más de dos décadas un cómplice estrecho de Maria del Mar Bonet y trabajó asimismo con artistas como Carlos Cano, Kiko Veneno y Manolo García. Su vida dio un giro cuando Leonard Cohen le fichó para su ‘tour’ de regreso, en el 2008, y los que le siguieron. “Trabajar con él y establecer amistades en Los Ángeles me dio una proyección mundial y llaman artistas de diferentes ámbitos”, explica el multinstrumentista aragonés, que este miércoles actuará al lado del cantautor irlandés Glen Hansard en el Palau de la Música, concierto enmarcado en el Festival Mil·lenni.

El vínculo con Hansard, que le está llevando de gira por todo el mundo, nació hace una década, cuando tomó parte en el álbum ‘Strict joy’, de The Swell Season, su dúo con la checa Markéta Irglová. “Entonces yo estaba con Leonard y no pude seguirle en las giras”, recuerda. Pero siguió acompañándole en los discos, porque ve en Hansard a “un cantautor con fuerza espiritual, que hace canciones con interesantes variaciones armónicas y se preocupa de la poesía”, resume. Con él toca el laúd y la guitarra española.

Bautismos callejeros

Aunque ha sido en los últimos años cuando la carrera de Hansard ha alzado el vuelo, sus orígenes se sitúan en los primeros 90 (con The Frames), o más atrás incluso si atendemos a sus andanzas de músico callejero en Dublín. “Y en Barcelona: estuvo unos meses en el Barri Gòtic”, revela Mas. “Esto creó una conexión entre nosotros, porque yo también toqué en la calle en mis inicios”. Hansard evocó ese pasado en su faceta de actor, en la película ‘Once’ (2007).

Mas deja su impronta en ‘This wild willing’, el nuevo disco de Hansard, que desarrolla una canción apaisada y con halo místico manejando arreglos orquestales, minúsculos ingredientes electrónicos e insinuaciones con vistas a Oriente. Sin perder de vista sus orígenes en el folk irlandés. “Glen forma parte de un movimiento muy auténtico de cantantes y poetas que tocan en los bares, del que han salido también Lisa O’Neill Damien Rice”, explica Javier Mas, que observa ahí “un ambiente parecido al del flamenco en Jerez de la Frontera”.

El álbum que no llegó a ser

Mas sigue a su vez en la estela de Cohen, ya que se ha implicado en el disco póstumo que saldrá el 22 de noviembre, ‘Thanks for the dance’, cocinado por Adam Cohen, el hijo del cantautor. “Al poco tiempo de morir su padre, fui a verlo y me habló de este material: ‘tengo estos recitados de papá y habría que ponerles música’”. El autor de ‘Suzanne’ pensaba convertirlos en canciones, “pero ya estaba malito y no pudo ser”.

La voz de Leonard Cohen resurge en unos textos inéditos con apenas ligeras insinuaciones melódicas. “Hubo que construir las músicas e ir poniendo instrumentos”. Hizo arreglos David Campbell, padre de Beck, quien a su vez toma parte en el disco junto con Daniel Lanois, Jennifer Warnes, Feist, Damien Rice, miembros de Arcade Fire y The National, y Sílvia Pérez Cruz. En ‘Happen to the heart’, canción que ya ha visto la luz, Mas toca laúd y guitarra, una pista de la sonoridad del disco, que él ve “más acústica, menos maquinal”, que la del último trabajo de Cohen, ‘You want it darker’ (2016).

Con tanta actividad mundana, se diría que hemos perdido a Javier Mas en nuestra escena. ¿Es así? “No, no, ¡ya estoy hasta las narices de viajar!”, ríe. “De lo que tengo ganas es de parar. Ya llevo muchos años dándole. Lo que me ha pasado ha sido un privilegio y estoy muy contento, pero ahora tengo ganas de tocar con mi hijo, Mario, que está haciendo cosas muy interesantes”.