Ir a contenido

CRÍTICA DE CINE

'Mientras dure la guerra': Amenábar, en busca de ese punto medio

Amenábar intenta en todo momento situarse en las antípodas de lo que normalmente se ha entendido ¿y practicado¿ como cine sobre la guerra civil española

Quim Casas

Estrenos de la semana Mientras dure la guerra

item

Mientras dure la guerra ★★★

Dirección: Alejandro Amenábar

Reparto: Karra Elejalde, Eduard Fernández, Santi Prego, Nathalie Poza, Luis Zahera, Patricia López, Luis Bermejo

País: Estados Unidos

Duración: 107 minutos

Año: 2019

Género: Drama

Estreno: 27 de septiembre del 2019

La perspectiva que ofrece Alejandro Amenábar de la guerra civil española en 'Mientras dure la guerra' se sitúa en un punto intermedio, en la observación atenta de unos hechos determinados durante los primeros días del conflicto. La película gira en torno a la posición inicial que Miguel de Unamuno tuvo sobre la sublevación militar, aceptándola al no estar de acuerdo con muchas de las decisiones del Gobierno republicano, motivo por el que fue cesado de su cargo de rector en la Universidad de Salamanca.

Pero obviamente cambió, según el filme, cuando alguno de sus amigos fueron represaliadospor los fascistas. El cambio resultó drástico –además de lógico y coherente–, inmortalizado en su discurso en el paraninfo de la universidad, donde desafió a los golpistas (en la sala, junto a él, estaban Millán Astray y Carmen Polo de Franco, una de las principales valedoras y admiradoras de Unamuno) y tuvo que salir rápidamente para evitar las iras de los presentes.

La película está construida en progresión hasta llegar a ese clímax dramático, no por conocido menos intenso, aunque la salida apresurada de Unamuno del paraninfo, ayudado por la esposa del futuro dictador, contiene el inserto de dos manos unidas que, ideológicamente, puede dar que hablar.

Amenábar intenta en todo momento situarse en las antípodas de lo que normalmente se ha entendido –y practicado– como cine sobre la contienda española. Aún no hay vencedores ni vencidos en lo que contempla el relato, que se ciñe mejor a la observación de los vaivenes ideológicos de Unamuno y, sobre todo, como fue tratado tanto por los republicanos como por los fascistas. Es el estigma de las dos Españas, aunque representado de una forma distinta en la que el director, elegante y a la vez tenso, no carga las tintas sino que busca ese punto medio perfecto.