Ir a contenido

LA TRANSFORMACIÓN DEL DICTADOR

Hitler: el momento en que pasó de bufón a Führer

El historiador David King disecciona en un ensayo el fracasado 'putsch' de la cervecería de Múnich y el juicio al líder nazi por alta traición de 1924

Anna Abella

Hitler, en la prisión de Landsberg, donde cumplió condena en un régimen privilegiado. 

Hitler, en la prisión de Landsberg, donde cumplió condena en un régimen privilegiado.  / GETTY IMAGES

Alemania, 1923. El precio de un huevo vale lo que un billón de huevos antes de la gran guerra, de la que el país sale humillado por el Tratado de Versalles. Hitler tiene 34 años; no es más que un líder político local poco conocido de un partido nacionalsocialista que cuenta con 55.787 afiliados y donde ya apuntan oscuras ambiciones Himmler, Göring, Alfred Rosenberg o Rudols Hess. La tarde del 8 de noviembre, ataviado con gabardina, el futuro Führer irrumpe en la cervecería Bürgerbräu de Múnich, donde se celebra un mitin de Gustav Ritter von Kahr, comisionado general del Estado de Baviera. Sudando a mares, pistola Browning en mano y disparando al techo grita "¡La revolución nacional ha estallado!" y declara el derrocamiento de los gobiernos bávaro y de Berlín. Pero 17 horas después, aquel llamado ‘putsch de la cervecería’ fracasa y él, tras intentar huir, es detenido y llevado a juicio por alta traición el 26 de febrero de 1924 junto a otros nueve acusados.  

"Hitler consiguió transformar el fiasco de la cervecería en un triunfo personal y político. Ya no era el bufón que había arruinado el ‘putsch’; se había convertido, a los ojos de un número cada vez mayor de seguidores, en un patriota que se había levantado en nombre del pueblo alemán para luchar contra la opresión a la que lo tenían sometido los traidores de Berlín". Es decir, según los nazis, judíos, marxistas y el sistema democrático, señala el historiador estadounidense David King en el caleidoscópico ensayo ‘El juicio de Adolf Hitler’ (Seix Barral), que llega el 3 de septiembre a las librerías. En él disecciona las interioridades del golpe, del proceso judicial y del paso del líder nazi por la cárcel de Landsberg a través de testimonios de primera mano de periodistas de la época de todo el mundo, transcripciones del juicio, archivos policiales y de la prisión.  

La prensa internacional calificó el 'putsch' de "ópera bufa", "vodevil", "astracanada" y "golpe chapucero" 

La prensa internacional, apunta King, "dio cuenta con todo detalle de las bufonadas" de un "charlatán" (‘Vossische Zeitung’) en un ‘putsch’ para el que no ahorraron adjetivos: "astracanada", "mero vodevil" (‘Le Petit Parisien’), "aventura carnavalesca" (‘Le Matin’), "ridículo golpe en una bodega de cervezas" (United Press), "ópera bufa bávara", "farsa demencial" y "golpe chapucero" que "liquidaba por completo a Hitler y a sus seguidores nazis", (‘The New York Times’). El rotativo norteamericano ni siquiera escribió bien su nombre: "Adolph" (tampoco el ‘Daily News’: "Hittler"). Pero, a la vez, fue "una campaña de publicidad que ningún alborotador local podría haberse permitido o soñado". 

Hitler, recién salido de la prisión de Landberg, el 20 de diciembre de 1924 / TALLANDIER / BRIDGEMAN IMAGES

Hitler y sus adláteres (en cabeza, el general Von Ludendorff, héroe de la gran guerra) tomaron la cervecería y retuvieron a Von Kahr y a otros dos altos cargos del Ejecutivo bávaro, el general Von Lossow y el coronal Von Seisser, intentando convencerlos de que apoyaran su causa (los tres dijeron que fingieron apoyarlos para luego huir y desmarcarse). 

Las tropas de asalto nazis y simpatizantes del partido recorrieron Múnich buscando a “judíos y otros enemigos del pueblo” a los que agredir. Pero el ‘putsch’ fue desinflándose, según King, “minado, en gran medida por la falta de organización, las decisiones precipitadas y una tendencia a la improvisación más chapucera”. Por la mañana, Hitler, “un hombre canijo, despeinado y sin afeitar”, “claramente nervioso y agotado”, según un corresponsal de ‘The New York Times’, “no parecía estar a la altura del papel” de caudillo de una nueva dictadura. 

Los golpistas abandonaron la cervecería y marcharon por las calles de la ciudad hasta que la policía estatal y el ejército los interceptaron disparando y causando una masacre: 20 muertos y un centenar de heridos. Hitler cayó al suelo y se dislocó  un hombro. A su lado yacía su guardaespaldas, muerto por una bala que pasó a tres centímetros del líder nazi. 

"Dandi de provincias con chaqué" 

Luciendo su inseparable bigotillo que llamaban “recogemocos”, llegó Hitler al primer día del juicio con un traje negro mal cortado (“a muchos les pareció un portero de hotel de poca categoría”). Medía 1’75 y pesaba 77 kilos; parecía, dijo un periodista berlinés, “pequeño e insignificante”. “¿Ese dandi de provincias con chaqué, pelo engominado, maneras extravagantes y labia incontenible era de verdad el temible rebelde del que todos hablaban?”, se preguntaba el corresponsal del ‘Chicago Daily News’.

Estaba prohibido hacer fotos en el interior de la sala del juicio a Hitler pero algunos lograron tomar alguna como esta / SZ PHOTO SCHERL / BRIDGEMAN IMAGES

Fue un juicio, explica el historiador, donde los acusados, en vez de ser interrogados, pronunciaban largos discursos. Un exaltado Hitler desplegó, desde el minuto cero del proceso, “todo su arsenal de recursos retóricos y escénicos”, con “su voz gutural y estridente que subía y bajaba de tono… se comía las sílabas… su bigote de cepillo se llenaba de saliva”, construyendo un “ejercicio de manipulación escalofriante”, mintiendo a conveniencia sobre su vida y sus méritos militares (cuando en realidad fue lo que en la primera guerra mundial llamaban “un cerdo de la retaguardia”). 

Se demostró, escribió ‘The New York Times’, como “un orador hábil, capaz de explotar cualquier resentimiento en beneficio propio”. Para el ‘Deutsche Zeitung’ era “un histérico (…) [poseído] por el ego demencial de una prima donna”. Pero, recalca King, “convirtió su juicio por traición en un espectáculo de propaganda nazi” hasta el punto de que el ‘Frankfurter Zeitung’ se maravilló de que ese “mago de la oratoria” un poco corto y semianalfabeto fuera capaz de llevar al éxtasis a las multitudes y “hacer llorar a miles de personas”. Incluso el corresponsal del ‘Daily Telegraph’ escuchó a dos mujeres en la sala hablando de lo mucho que les gustaría meterse en la bañera con Hitler. 

La alta traición se pagaba con cadena perpetua. Sin embargo, aunque la sentencia del juicio, dictada el 1 de abril de 1924, fue de culpabilidad para los 10 acusados, las penas fueron leves. El fiscal Ehard no pudo con la parcialidad y el trato de favor del tribunal, presidido por Georg Neithardt, simpatizante nacionalsocialista: la condena fue de cinco años de prisión, pero Hitler solo tuvo que pagar una pequeña multa y cumplir seis meses de cárcel antes de salir en libertad condicional. Excepto por la prensa afín, el proceso fue calificado de “comedia lamentable” y “farsa grotesca” (‘La Presse’), “parodia de la justicia” (‘L’Écho de Paris’ y ‘Le Petit Parisien’) o “broma pesada” (‘Frankfurter Zeitung’).

Heinrich Himmler lleva la bandera de este grupo de tropas del capitán Röhm acordonando el Ministerio de la Guerra /COLECCIÓN PRIVADA / PETER NEWARK / BRIDGEMAN IMAGES

Farsa fue también su paso por prisión, en el penal de Landsberg, como el preso 21 de la celda número 7, la más grande y luminosa, en un régimen tan privilegiado que fue como estar en un hotel: Hitler, que recibió 450 visitas, podía ir al gimnasio, pasear por el jardín, jugar a cartas o ajedrez, dibujar, tomar el té, pronunciar discursos o trasnochar en su celda hasta las cinco de la mañana leyendo o mecanografiando en una Remington portátil el futuro ‘Mein Kampf’: al final de la guerra había vendido 12 millones de ejemplares. El bufón se había convertido en Führer.

El círculo del terror

Además de su sobrina Geli (que se suicidó en 1931), que iría a ver a Hitler a la cárcel, donde el director vio cómo él, obsesionado con ella, la besaba en la boca, en la órbita del futuro Führer ya aparecen aquellos días del ‘putsch’ temibles nombres clave del Tercer ReichAlfred Rosenberg, “el verdadero ideólogo del partido”; Heinrich Himmler, quien abanderó literalmente una marcha para tomar el Ministerio de la Guerra); Rudolf Hess (al frente de un batallón de las tropas de asalto nazis, “los matones más violentos”, según un testigo estadounidense), quien compartió con Hitler los meses de cárcel, donde corrigió el manuscrito de ‘Mein Kampf’ y se sintió “extasiado, casi sin aliento” escuchando a “la gran promesa”; Hermann Göring, responsable de las tropas de asalto, que fue herido en la carga de la policía estatal y huyó a Austria, donde en el hospital cayó en la adicción a la morfina que le acompañó de por vida; y Joseph Goebbels, quien siguiendo el juicio, según escribió en su diario, empezó “a tener fe en Hitler” y sintió que al oírlo “se elevaba hasta el cielo”.