Ir a contenido

UNA REIVINDICACIÓN DEL SECTOR

La eterna cronología del museo del cómic que no llega

El proyecto para albergar el centro en el antiguo edificio de la CACI de Badalona lleva más de una década paralizado

Anna Abella

Edificio de la CACI de Badalona, donde se proyectó el museo del cómic, en una imagen de archivo.

Edificio de la CACI de Badalona, donde se proyectó el museo del cómic, en una imagen de archivo. / FICOMIC

El proyecto de crear un museo del cómic en Badalona, en el edificio de la antigua fábrica CACI, lleva eternizándose desde hace más de una década. La crisis, vaivenes e intereses políticos y desencuentros entre las administraciones han castigado una iniciativa pública que sigue en vía muerta. Mientras, en Sant Cugat, el próximo jueves 13 de junio dos coleccionistas, sin contar con ninguna subvención pública ni ayuda y desde la iniciativa privada, abrirán las puertas de un Museo del Cómic, más modesto, sí, pero real. 

Octubre 2006

Ferran Mascarell, entonces ‘conseller’ de Cultura del Govern tripartito, encargó a Ficomic (Federación de Instituciones Profesionales del Cómic) un anteproyecto. Fue el embrión de lo que debía ser el museo del cómic. 

Diciembre 2009

La Generalitat elige como sede del futuro museo, entre otras tres candidaturas, la antigua y emblemática fábrica Compañía Auxiliar del Comercio y la Industria (CACI), de 1899, emplazada en Badalona frente al mar, de 4.000 metros cuadrados útiles. 

Enero 2010 

El sucesor de Mascarell como ‘conseller’ de Cultura, Joan Manuel Tresserras, dio un gran impulso al proyecto al firmar un acuerdo con Badalona y presentar el plan director del que entonces debía ser el Museu del Còmic i la Il.lustració de Catalunya (MCIC). El pacto estipulaba que la Generalitat debía destinar ocho millones de euros y el Ayuntamiento de Badalona, en aquel momento con el socialista Jordi Serra como alcalde, 3,4 millones de euros para rehabilitar el edificio de la CACI, que debía albergar el centro. El consistorio cumplió su parte y se encargó de las obras el arquitecto Miquel Espinet. Se preveía que se inaugurara en el 2012. En el proyecto participaban Ficomic y la Associació Professional d'Il·lustradors de Catalunya (APIC).  

Diciembre 2010

Se constituye un equipo de comisarios para impulsar el museo. 

Febrero 2011

Mascarell, de nuevo ‘conseller’ de Cultura, esta vez con el Govern de Artur Mas, anuncia que el museo queda pendiente de estudio. La crisis económica ya está más que asentada. Ficomic y la APIC instan en un comunicado a la Generalitat a cumplir su parte del plan. 

Marzo 2011

Termina la primera fase de las obras del edificio de la CACI. Tres meses después, el popular Xavier Garcia Albiol es alcalde de Badalona. 

Enero 2013 

Las obras llevan dos años congeladas y Ficomic, la APIC y el Ayuntamiento de Badalona promueven una reunión con el departamento de Cultura para desbloquear la situación. Proponen crear una fórmula jurídica para el CACI, que podría ser una fundación. Eso permitiría incorporar a administraciones públicas como la Diputació de Barcelona y el Gobierno central además de a empresas privadas, asociaciones profesionales y agentes sociales.

Abril 2013 

Mascarell descarta que sea museo nacional pero se reúne con Ficomic y se muestra de acuerdo en el tema de la fundación. 

Julio 2013

El Departamento de Cultura, el Ayuntamiento de Badalona, APIC y Ficomic coinciden en la necesidad de que la gestión del futuro museo sea sostenible desde el punto de vista económico, que combine recursos públicos aportados por las instituciones públicas, aportaciones de patrocinadores privados e ingresos propios que genere el propio centro.

Septiembre 2013

Un equipo de expertos empiezan a trabajar para formar la colección que deberá ser la base patrimonial del museo. Se reserva a la Biblioteca de Catalunya un importante papel como fondo de archivo.  

Enero 2015

Carles Santamaria, entonces director de Ficomic y de los salones del cómic y el manga de Barcelona, anuncia que las negociaciones con la Generalitat se han desencallado y que ya existe un calendario que podría permitir la inauguración hacia el 2018. La alcaldesa de Badalona es Dolors Sabater, de Guanyem Badalona en Comú.    

Abril 2015 

Tras las expectativas creadas en febrero, el ‘conseller’ Mascarell admite que no disponen de los 8 millones de euros que la Generalitat se había comprometido a aportar en el 2010. Pero puntualiza que el proyecto sigue en marcha. El museo se llamaría Centro de las Artes del Cómic y la Ilustración en Badalona (CACI), cuyas siglas coinciden con las de la antigua fábrica de Badalona.  

2016

La situación se mantiene congelada por falta de presupuesto. Se celebrarán dos reuniones bilaterales Ayuntamiento de Badalona-Generalitat en las que el Govern alega falta de dinero aunque mantienen el tema sobre la mesa.  

Mayo 2017

Salta la polémica cuando un regidor del PDCat en el consistorio de Badalona, Pere Martínez Carreté, insta a enterrar el paralizado proyecto y pide a la entonces diputada de CiU en Madrid Lourdes Ciuró que presente una enmienda a los presupuestos del Estado reclamando seis millones de euros para rehabilitar el edificio de la CACI para destinarlo a actividades docentes con estudiantes de la Universitat Autónoma de Bellaterra. En seguida se alzan las voces en contra y a favor de la continuidad del museo, entre ellas, la de Santamaria y la del entonces primer teniente de alcalde de la ciudad, Oriol Lladó, de ERC, que forma gobierno con la alcaldesa Dolors Sabaté. Desde la ‘conselleria’ de Cultura, la Generalitat se escudaba en la falta de consenso para llevar adelante el proyecto mientras que Lladó reclamaba que cumpliera el compromiso firmado con Tresserras en el 2010.

Septiembre 2017

El entonces ‘conseller’ de Cultura Lluís Puig y Jùsep Boya, director general de Archivos, Bibliotecas, Museos y Patrimonio, presenta el nuevo plan de museos de la Generalitat hasta el 2030. En él se descarta crear un museo del cómic. Badalona reformula el proyecto de la CACI buscando un enfoque más modesto e intenta concretar un centro de arte, cómic e ilustración donde se puedan celebrar actividades puntuales como exposiciones, charlas o presentaciones culturales. Han reformado el tejado del edificio y para ello se licitan obras, con una inversión de 100.000 euros, para adecuar la planta baja y hacerla visitable. 

2018 

Cambio de gobierno en Badalona. En junio, el socialista Àlex Pastor desbanca de la alcaldía a Dolors Sabater en una moción de censura con los votos a favor de PP, PSC y Cs. 

Febrero 2019

El nuevo gobierno municipal de PSC y Units busca inversores privados en una feria inmobiliaria de Cannes para la CACI entre varios edificios públicos alegando que hay que buscarles un uso para que no se deterioren por falta de mantenimiento. “Si el cómic llega algún día, estaremos encantados pero si no, el edificio no puede estar cerrado”, declara el regidor Jordi Subirana. 

Abril 2019

A falta de un mes para las elecciones municipales, en el último pleno del Ayuntamiento de Badalona se aprueba una moción para recuperar el proyecto del museo del cómic en la CACI con los votos a favor de Guanyem Badalona, ERC, PSC y Units y las abstenciones de PP, ICV-EUiA, Cs y Partit Demòcrata. Para ello se propone retomar las conversaciones con la Generalitat para exigir que cumpla su parte del convenio firmado en el 2010 de aportar 8 millones de euros. 

Mayo 2019

El resultado de las municipales puede marcar si la hoja de ruta empieza a andar. La información de cómo está la situación a día 9 de junio, en este link

Temas: Museos Cómic