21 sep 2020

Ir a contenido

POLÉMICA SOBRE UN PROYECTO CONGELADO

Badalona defiende la continuidad del museo del cómic

Tras la iniciativa del PDeCAT de la ciudad para dedicar el edificio que debe acogerlo a usos docentes el consistorio mantiene su posición a favor y pedirá una nueva reunión con la Generalitat para desbloquearlo

Anna Abella

El edificio de la antigua fábrica CACI, en Badalona, que debería acoger el futuro museo del cómic y la ilustración. 

El edificio de la antigua fábrica CACI, en Badalona, que debería acoger el futuro museo del cómic y la ilustración. 

Tras reiteradas congelaciones y aplazamientos desde que en el 2006 el entonces ‘conseller’ de Cultura de la Generalitat Ferran Mascarell encargara a Ficomic, que reúne a profesionales del sector, un anteproyecto sobre un posible museo del cómic, y desde que en el 2010 se materializara el pacto entre el Govern y Badalona para materializarlo (ver la cronología bajo estas líneas), este martes a muchos volvía a asaltarles la preocupación ante un intento de enterrar el proyecto

El regidor del PDeCAT Badalona Pere Martínez Carreté había logrado que la diputada del partido en Madrid Lourdes Ciuró presentara una enmienda a los presupuestos generales del Estado pidiendo  una inversión de seis millones de euros para rehabilitar el edificio de la CACI que debía albergar el Centro de las Artes, el Cómic y la Ilustración pero con el objetivo de destinarlo solo a actividades docentes universitarias

DECLARACIONES DEL REGIDOR LLADÓ

Diversas voces salieron en defensa del museo, entre ellas Carles Santamaria, director de los salones del Cómic y el Manga de Barcelona, que organiza Ficomic e implicado en el plan desde su inicio, y Oriol Lladó, de ERC, primer teniente de alcalde de Badalona, en cuyo gobierno municipal participa con la alcaldesa de Guanyem Badalona en Comú, Dolors Sabaté.  

Este miércoles, el regidor Lladó, ratificaba a este diario las 10 razones en defensa del museo que el martes había defendido en su cuenta de Twitter. “Como municipio, en Badalona, no hemos renunciado, no queremos renunciar y no podemos renunciar al museo del cómic porque es una apuesta y una oportunidad para la ciudad, no tenemos nada comparable, porque no es muy habitual que un proyecto como este, de alcance nacional, esté fuera de una gran urbe como Barcelona”. 

"EL PROYECTO ESTÁ BIEN VIVO"

“Oficialmente el proyecto está bien vivo, aunque quede trabajo político por hacer y falte una asignación presupuestaria -recalca Lladó-. A día de hoy no hemos recibido ninguna notificación por parte de la Generalitat, que es a quien toca decirlo, de que haya ningún cambio en el proyecto, y entendemos que es así. Y esperemos que haga frente a su compromiso, adquirido en su día por el entonces ‘conseller’ (Joan Manuel) Tresserras y que continuó con los siguientes ‘consellers’ porque era un compromiso de país que se haría en este edificio emblemático”. 

Según el regidor badalonense, en el último año ha habido dos reuniones bilaterales Ayuntamiento-Generalitat. “A la de hace aproximadamente un año asistió la ‘consellera’ de Governació (Meritxell Borràs) y en ella participaron todos los departamentos del Govern. Y el tema se puso sobre la mesa. Nos dijeron que también ellos lo tenían sobre la mesa pero que el problema era que se necesitaba un presupuesto elevado para terminar el edificio, la museización e incorporarlo como equipamiento cultural. Pero en ningún momento nadie nos ha dicho que el tema se había caído. Además, hace un año el ‘conseller’ Santi Vila declaraba que era una asignatura pendiente”.

También la regidora de Cultura de Badalona, Laia Sabater, ha usado su cuenta de Twitter para manifestarse a favor de la continuidad del centro y ha avanzado que pedirán una nueva reunión con la Generalitat. 

    

POLÉMICA Y DEBATE

Sobre la enmienda, Lladó no cree que prospere pero si lo hiciera vería perfecto que eso permitiera acabar el edificio, que aclara que “está en buen estado y solo ha tenido un problema muy menor en la cubierta”. “Otra cosa es el uso que se le dé. Desde ERC no somos partidarios de presentar enmiendas si no es para cosas que son competencias directas del Estado. La CACI es competencia de la Generalitat y sería saltarnos el Govern del país”.

Para Lladó, que surja una polémica como esta “puede ayudar a volver a mover el tema y siempre es bueno que colectivos del sector y la gente reabran el debate y se posicionen”.  

Por su parte, Santamaria, que el martes reclamaba que la Generalitat volviera a posicionarse sobre el tema, recordaba este miércoles que el pasado noviembre, el Consell Nacional de la Cultura i de les Arts (CoNCA), organismo asesor de la Generalitat, presentó su informe del Estat de la Cultura i de les Arts. Según este, el 60% de los agentes culturales consideraba prioritario el museo del cómic. 


CRONOLOGÍA DE UNA ETERNA REIVINDICACIÓN DEL SECTOR


Octubre 2006

Ferran Mascarell, entonces ‘conseller’ de Cultura del Govern tripartito, encargó a Ficomic (Federación de Instituciones Profesionales del Cómic) un anteproyecto. Fue el embrión del que debía ser el museo del cómic. 

Diciembre 2009

La Generalitat elige entre otras tres candidaturas la antigua y emblemática fábrica Compañía Auxiliar del Comercio y la Industria (CACI), de 1899, emplazada en Badalona frente al mar, de 4.000 metros cuadrados útiles. 

Enero 2010 

El sucesor de Mascarell como ‘conseller’ de Cultura, Joan Manuel Tresserras, dio un gran impulso al proyecto al firmar un acuerdo con Badalona y presentar el plan director del que entonces debía ser el Museu del Còmic i la Il.lustració de Catalunya (MCIC). El pacto estipulaba que la Generalitat debía destinar ocho millones de euros y el Ayuntamiento de Badalona, en aquel momento con el socialista Jordi Serra como alcalde, 3,4 millones de euros para rehabilitar el edificio de la CACI, que debía albergar el centro. El consistorio cumplió su parte y se encargó de las obras el arquitecto Miquel Espinet. Se preveía que se inaugurara en el 2012. En el proyecto participan Ficomic y la Associació Professional d'Il·lustradors de Catalunya (APIC).  

Diciembre 2010

Se constituye un equipo de comisarios para impulsar el museo. 

Febrero 2011

Mascarell, de nuevo ‘conseller’ de Cultura, esta vez con el Govern de Artur Mas, anuncia que el museo queda pendiente de estudio. La crisis económica ya está bien asentada. Ficomic y la APIC instan en un comunicado a la Generalitat a cumplir su parte del plan. 

Marzo 2011

Termina la primera fase de las obras de la CACI. Tres meses después, el Xavier Garcia Albiol es alcalde de Badalona. 

Enero 2013 

Las obras llevan dos años congeladas y Ficomic, la APIC y el Ayuntamiento de Badalona promueven una reunión con el departamento de Cultura para desbloquear la situación. Proponen crear una fórmula jurídica para el CACI, que podría ser una fundación. Eso permitiría incorporar a administraciones públicas como la Diputación de Barcelona y el Estado además de a empresas privadas, asociaciones profesionales y agentes sociales.

Abril 2013 

Mascarell descarta que sea museo nacional pero se reúne con Ficomic y se muestra de acuerdo en el tema de la fundación. 

Julio 2013

El Departamento de Cultura, el Ayuntamiento de Badalona, APIC y Ficomic coinciden en la necesidad de que la gestión del CACI sea sostenible desde el punto de vista económico, que combine recursos públicos aportados por las instituciones públicas, aportaciones de patrocinadores privados e ingresos propios que genere el propio museo.

Septiembre 2013

Un equipo de expertos empiezan a trabajar para formar la colección que deberá ser la base patrimonial del centro. La Biblioteca de Catalunya tendrá un importante papel como fondo de archivo.  

Enero 2015

Carles Santamaria, entonces director de Ficomic, anuncia que las negociaciones con la Generalitat se han desencallado y que ya existe un calendario que podría permitir la inauguración hacia el 2018. La alcaldesa de Badalona es Dolors Sabater, de Guanyem Badalona en Comú.    

Abril 2015 

Tras las expectativas creadas en febrero, el ‘conseller’ Mascarell admite que no disponen de los 8 millones de euros que la Generalitat se había comprometido a aportar en el 2010. Pero puntualiza que el proyecto sigue en marcha. El museo se llamaría Centro de las Artes del Cómic y la Ilustración en Badalona (CACI), cuyas siglas coinciden con las de la antigua fábrica de Badalona.  

2016

La situación se mantiene congelada por falta de presupuesto. 

Temas Museos Cómic