Ir a contenido

CONCIERTO EN RECUERDO A LA VOZ DE 'LLÉVATELA'

Puro agradecimiento a Moncho en el Auditori

Amigos, admiradores y familiares del rey gitano del bolero, entre ellos Serrat, Miguel Poveda, Lolita, Dyango, Pau Donés y Antonio Carmona, le brindaron un cálido homenaje póstumo

Jordi Bianciotto

Puro agradecimiento a Moncho en el Auditori

Ya no pudo estar aquí para verlo, pero su arte y su bonhomía se sintieron este lunes en el homenaje que le dispensaron sus amigos, sus pupilos, sus compadres del alma. Noche de reconocimiento y hondas complicidades en el Auditori, culminada por presencias como Serrat y Miguel Poveda, en honor a Moncho, el rey catalán del bolero, que nos dejó el pasado 28 de diciembre.

Un concierto que había sido ideado para echarle una mano en sus días de crepúsculo artístico y que, con su pérdida, cobró tonalidades de agradecimiento puro. El bolero, el género que tan bien supo ‘decir’, “es un sentimiento”, nos dijo Moncho a través de la pantalla en el vídeo inicial. Pero el concierto arrancó por rumbas, las de Sabor de Gràcia, el grupo con el que Moncho actuó por última vez, en la Mercè del 2017.

La silla vacía

Al “Tete Moncho” dedicó Sicus Carbonell ‘Levántate’, y el empuje rumbero siguió con Antonio Carmona y las percusiones latinas de ‘Vengo venenoso’. Como los sucesivos invitados de la noche, el cantante de Ketama se acercó para dejar un clavel sobre una silla vacía que, desde un flanco del escenario, simbolizaba la ausencia. Arropando a los cantantes, músicos de la banda de Moncho, como el pianista Antoni-Olaf Sabater.

El bolero se hizo cuerpo y canto intenso con Lolita, muy aplaudida por números como ese clásico del repertorio de Moncho llamado ‘No’. “Una canción que cantamos juntos hace dos nochebuenas en mi casa”, reveló, al tiempo que recordó sus raíces. “Soy muy catalana por parte de mi padre”, remarcó en alusión a El Pescadilla. Más boleros con Tamara (inflamado ‘Como yo te amé’) y sublimación sentimental con la ‘Nostalgia’ de Dyango y su cita a ‘La mare’. Tremenda ovación cuando este apuntó que, más que “el rey del bolero”, Moncho fue “el gitano del bolero”.

‘Rosó’ por rumba

Amistades largas, compadreos de sangre y amigos más recientes, como Pau Donés, que habló de un proyecto pendiente que ya nunca será y, acompañado de Kitflus a los teclados, le dedicó ‘El lado oscuro’ y ‘La flaca’. De ahí a la ‘Rosó’ más arrebatadoramente rumbera de la historia, en manos de la presentada como Familia Calabuch, con un sobrino, Jaume, Yumitus, al frente.

Miguel Poveda y Serrat, en el Auditori / ÁLVARO MONGE

El bolero se fundió con el arte jondo en un ‘Te extraño’ con el que Miguel Poveda reinó en el Auditori. “El cielo es así de caprichoso”, deslizó apuntando a la partida de Moncho en vísperas de “este homenaje que esperaba tanto”. Completó el pase bordando a Caetano Veloso en ‘Fuerza extraña’, con el piano de Joan Albert Amargós, y dando paso a Serrat, camino ambos de ‘El meu carrer’, que compartieron a placer (como hicieron hace pocos años en la 'Antología desordenada') pasando del intimismo a una tenue brisa rumbera.

‘Toda una vida’

Serrat quiso hablarle a Moncho a través de dos fetiches propios, ‘Cançó de bressol’, evocando la infancia y las raíces, y ‘Mediterráneo’, portador de luminosidad vital. Cerrando, llegó la escena de familia con todos los implicados pasándose el micro en la última canción, bolero de boleros, ‘Toda una vida’, del cubano Osvaldo Farrés, cuya última estrofa fueron repitiendo mientras el Auditori en pleno aplaudía la imagen sonriente de Moncho asomando en la pantalla de vídeo.

“No me importa en qué forma / ni cómo, ni dónde, pero junto a ti… ” Sin incienso funerario, con ánimo de celebración de la vida, como quiso destacar Serrat. “Esto es una fiesta. De homenaje y de gratitud a un artista que si ha sido bueno como artista, ha sido muy superior como persona”.