Sector financiero

El gobernador del Banco de España ve oportuno analizar la creciente concentración bancaria en España

Hernández de Cos evita valorar una posible fusión entre BBVA y Sabadell: "No puedo, ni debo hacer comentarios"

Pablo Hernández de Cos, Gobernador del Banco de España, durante su comparecencia en el Congreso de los Diputados.

Pablo Hernández de Cos, Gobernador del Banco de España, durante su comparecencia en el Congreso de los Diputados. / José Luis Roca

Rosa María Sánchez

Rosa María Sánchez

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

El gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, ha evitado valorar las consecuencias de una posible fusión entre BBVA y Sabadell. "No voy a hablar, ni puedo ni debo hablar, ni hacer comentarios sobre una potencial operación que involucra a dos entidades significativas", ha dicho De Cos en la Comisión de Economía del Congreso de los Diputados, donde ha comparecido para presentar el Informe Anual 2023, del Banco de España. "Nunca, los banqueros centrales, los supervisores, hablamos de entidades individuales y, por lo tanto, tampoco lo voy a hacer en esta cuestión", ha remachado, tras haber sido preguntado por los diputados sobre la oferta de BBVA para comprar el Sabadell .

Dicho esto, y "al margen de lo que pueda representar esa fusión o el resultado de esa operación", el gobernador sí ha respondido a cuestiones generales planteadas por los diputados sobre el nivel de concentración bancaria en España. "Es evidente que en el caso de la economía española se ha producido un incremento del grado de concentración bancaria. Teníamos un nivel por debajo de la media europea. Ahora, lo supera", ha afirmado De Cos. El gobernador ha admitido que "puede ser un buen momento para empezar a prestarle mayor atención a esta cuestión y sobre cuál es el nivel óptimo [de concentración bancaria] adecuado".

Concentración creciente

Lo cierto es que el temor a un oligopolio pende sobre el sistema bancario español desde hace años. La concentración en el sector se disparó tras el estallido de la Gran Crisis Financiera en 2008, a medida que el número de entidades relevantes se reducía de 45 a 10, fruto de las nacionalizaciones y fusiones. Aunque las autoridades bancarias siguen sin ver alarmante la situación, el semáforo que utilizan para medir el nivel de concentración en el mercado podría dar un salto en el tono crecientemente amarillo en que entró en 2018 y acercase al nivel rojo de salir adelante la fusión del BBVA y el Sabadell.

Durante la ronda de preguntas al gobernador en la Comisión de Economía, el portavoz económico de Sumar en el Congreso, Carlos Martín Urriza, había celebrado que Banco Sabadell haya rechazado la oferta del BBVA para fusionarse en una sola entidad, al tiempo que había alertado de la alta concentración bancaria que acontece en España. La portavoz de ERC, Inés Granollers, también había instado al gobernador a reflexionar sobre el nivel de concentración en el sector financiero español.

Desde el punto de vista de la estabilidad financiera, "preocupan los dos extremos", tanto si hay una competencia excesiva, como si existe un nivel de concentración muy elevado, ha dicho De Cos. "Yo no tengo una respuesta hoy [sobre cuál sería el nivel óptimo de competencia bancaria en España], pero coincido en que es importante analizarlo", ha rematado.

De hecho, el gobernador ha explicado que la concentración bancaria (y la menor competencia entre entidades) es una de las causas -aunque no la principal- que podría explicar la menor traslación de la subida de tipos de interés a los depósitos de los clientes ahorradores.

Condonación de deuda autonómica

Durante su comparecencia, el gobernador se ha detenido en la explicación de algunos de los capítulos principales del Informe Anual 2023, como los destinados a las dificultades de acceso a la vivienda, al mercado laboral, al sistema público de pensiones o al efecto de la inflación sobre la recaudación fiscal.

También se ha detenido en la necesidad de avanzar en el diseño de un nuevo modelo de financiación autonómica de carácter definitivo, que deje de estar sujeto a las revisiones periódicas de carácter quinquenal que ahora prevé la ley (y que no siempre se cumplen). El actual modelo está pendiente de revisión desde 2014). En esta materia, el gobernador ha advertido de que una eventual condonación de deuda autonómica por parte del Tesoro "tiene el peligro de generar un incentivo perverso" sobre las comunidades, al no hacerlas responsables de una decisión de endeudamiento que tomaron en el pasado.