Ir a contenido

CRÍTICA DE CINE

'El aviso': misterios, cifras y letras

La película de Calparsoro tiene la atmósfera turbadora que debe caracterizar relatos de este tipo, pero el final es algo insatisfactorio en relación a la acumulación de expectativas

Quim Casas

Tráiler de El aviso (2018)

item

El aviso ★★★

Dirección: Daniel Calparsoro

Reparto: Raúl Arévalo, Aura Garrido, Belén Cuesta, Sergio Mur, Luis Callejo, Antonio Dechent, Julieta Serrano

País: España

Duración: 92 minutos

Año: 2018

Género: 'Thriller'

Estreno: 23 de marzo del 2018

Una película de Daniel Calparsoro nunca da lo que inicialmente esperas. Es verdad que ha perdido parte de la rabia y la urgencia que presidieron sus primeras obras, Salto al vacío y Pasajes, realizadas a mediados de los años 90 con una compulsión casi punk, sobre todo la primera. Ahora dirige películas que podríamos adscribir a géneros clásicos como el thriller, una de sus modalidades preferidas. Pero El aviso es un claro ejemplo de cómo Calparsoro parte de los códigos reconocibles del género para intentar llevarlos por otros terrenos.

En El aviso hay una intriga policíaca y un misterio sobrenatural. Hay un caso de bullying  y elementos de thriller parafantástico. La conjunción funciona hasta la parte final del relato, donde los elementos se concatenan y desencadenan de manera un tanto forzada. Pero antes, hasta llegar al tiempo definitivo del relato en una película que baraja dos épocas temporales condenadas a encontrarse, El aviso funciona con precisión casi quirúrgica: crear una atmósfera, más incluso que una historia, en la que todos los elementos que la nutren van coincidiendo y encadándose poco a poco.

Es una historia de cifras y letras. Un delito de sangre con un determinado número de personas implicadas que se repite, como una ecuación matemática, cada ciertos años. El personaje de Raúl Arévalo lo sabe, pero no puede demostrarlo. Una madre lucha contra el bullying  que recibe su hijo en la escuela sin darse cuenta de que el niño está también en el centro de todos los acontecimientos, los que ocurrieron y los que están por llegar.

No existen viajes por el tiempo para modificar los acontecimientos desde el pasado y preservar un futuro mejor. Pero la peripecia del protagonista están en esa tesitura, al borde de la realidad que nadie comprende y la locura. La película tiene la atmósfera turbadora que debe caracterizar relatos de este tipo, pero el final es algo insatisfactorio en relación a la acumulación de dudas, misterios, cifras redondas y letras convertidas en esquizofrénico rompecabezas.

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.