Ir a contenido

CÓMIC

Paul Pope, del Batman del futuro a Battling Boy

El dibujante estadounidense, ganador de cuatro Eisner, visita Barcelona y se muestra preocupado por la pérdida de libertades individuales y derechos civiles

Anna Abella

El dibujante y guionista estadounidense Paul Pope, autor de Batman Año 100 y Battling Boy, en Barcelona. 

El dibujante y guionista estadounidense Paul Pope, autor de Batman Año 100 y Battling Boy, en Barcelona.  / ALBERT BERTRAN

Pocos pueden decir que tuvieron a Moebius por mentor. Uno de ellos es el estadounidense Paul Pope (Filadelfia, 1970), quien tras foguearse en el manga trabajando para la editorial japonesa Kodansha se abrió paso creando un estilo propio influenciado por sus también admirados Frank Miller, Jack Kirby, Hugo Pratt, el español Daniel Torres (“Crecí leyendo sus aventuras de Rocco Vargas”) y el cine de Miyazaki. A través de ese “caleidoscopio”, y con una ambientación siempre futurista y de ciencia ficción, dio vida en 'Batman Año 100' a uno de los hombres murciélago más celebrados, que le valió dos Eisner, y a su propio héroe, juvenil, 'Battling Boy' (Debolsillo), que le dio un tercer Oscar del cómic (tiene otro por 'Teenaged Sidekick'). 

“Batman odiaría a Trump -afirma, sin pestañear, Pope, que recaló en Barcelona tras pasar por el festival de Getxo-. Yo no lo odio pero formo parte de esos americanos que cayeron en 'shock' tras su elección. Es un demagogo. Nueva York es otra historia pero en otros lugares de América hay mucha gente que no podía concebir no votarle. Quiero creer que no ha sido el racismo el motivo por el que muchos le votaran. Me preocupan mucho las libertades individuales y los derechos civiles”.

BATMAN, HÉROE ANTI-ESTADO

Ese mismo tema ya le inquietaba cuando concibió 'Batman Año 100' (Debolsillo-ECC) tras el 11-S, ambientado en una aún más oscura y corrupta Gotham del 2039 -“una metrópolis a la vez imperial y decadente, reflejo de la auténtica Nueva York, que me encanta por su suciedad y sus capas”-, convertida en un estado policial que vulnera los derechos de los ciudadanos, una distopía que, lamenta, hoy es muy real. “Entonces aún no había vigilancia con drones ni sabíamos de los avisos de Snowden sobre el espionaje de la NSA. Quise usar la máscara de Batman como metáfora del derecho a la privacidad, que incluso un superhéroe debe tener, con referentes como '1984' de Orwell y 'Un mundo feliz', de Huxley. Y convertí a Batman en un héroe anti-Estado que señala la corrupción”.

Ante el panorama actual, revela, tiene pensado, junto al escritor Scott Snyder, hacer un epílogo a este Batman. Pero antes, resalta, tiene a punto 'Battling Boy 2' –“Más oscuro y misterioso, con más ensoñaciones con animales, novedades sobre el monstruo grande”- y está escribiendo el 3. Este mundo futurista, que surgió “de la idea de tener un avatar para jóvenes”, es “una historia universal que habla de pérdidas, de amor y de miedo”, inspirada en su propia infancia, con ausencia de adultos (él y su hermana tenían a sus padres lejos y crecieron con sus abuelos).

En ese futuro hay dinosaurios, escenas divertidas pero también monstruos que de noche raptan a niños para llevarlos al inframundo, en un referente al infierno de Dante, apunta. “Quería un niño que pudiera protegerse a sí mismo frente a los monstruos adultos. Porque creo que los niños saben que no están seguros. Y que los padres también saben que los niños no están seguros. Ante la falta de los padres, los chicos, que a esa edad tienen emociones complejas, deben asumir responsabilidades” y los protagonistas "deben superar problemas personales”.

DIBUJANTES ESPAÑOLES

De 'Battling Boy', traducida a 20 lenguas, ha publicado también una precuela, 'El momento de Aurora West' (Debolsillo 2014), para la que reclamó la colaboración del dibujante gallego David Rubín, con el que volverá a trabajar, revela, en su nuevo proyecto futurista, para adultos, que se anunciará en verano. El dibujante, que cita además a Marcos Martín, Javier Pulido y Emma Ríos, se muestra buen oteador de “la escuela española de cómic, en la que hay muy buenos artistas y empieza a conocerse internacionalmente”. 

Mientras, sigue avanzando en la versión cinematográfica de 'Battling Boy', dirigida por Patrick Osborne, que mezclará monstruos generados por ordenador y actores reales, y está producida por la empresa de Brad Pitt, quien, anuncia, podría interpretar al padre de Aurora West.