El Periódico de Catalunya

Sábado 21 julio 2018

Inicia sesión

Inicia sesión con tu cuenta de El Periódico

Olvidé la contraseña Política de privacidad

Si todavía no eres usuario, Regístrate

CIUDAD ON

'Paddle surf' a pedales

Se te pondrá la misma cara de incredulidad que si vieras a De Gea parar un penalti. ¿Una tabla con manillar que se mueve a base de 'steps'? Hay quien lo llama «camina-aguas»

'Paddle surf' a pedales

Monitores del Club Natació Barcelona pedalean por la Barceloneta entre las clásicas tablas de paddle surf a remo.CARLOS MONTAÑÉS


Milagros exprés en la Barceloneta: te enseñan a caminar sobre las aguas en apenas 30 segundos. A lo Jesucristo, pero en versión fitness. De lejos te podrían confundir con Rajoy andando deprisa. «¡Qué guapo!». El resto de transeúntes acuáticos te miran con la misma cara de incredulidad que si vieran a De Gea parar un penalti. ¿Es una tabla de paddle? ¿Una bici náutica? ¿Una máquina de 'steps'? Y tú, ahí encima, sonriendo en plan infanta mientras intentas mantener la dignidad meneando el culo como si estuvieras en el gimnasio. Un, dos, tres 'steps', y la tabla coge velocidad de crucero. Cuatro, cinco, diez, y ya te paseas por el mar con la misma pachorra que la Sirenita

 Hay quien lo llama «camina-aguas». Nombre oficial: step surf. Es una tabla de 'paddle' con manillar y pedales. Solo se pueden encontrar frente al Club Natació Barcelona (CNB). Llegaron hace apenas dos semanas, calcula Meritxell Moncunill, responsable de Desarrollo del club. El CNB comparte este nuevo juguetito acuático con Corsa Náutica. «Somos los primeros que las tienen en Barcelona», añade Luis Abril, socio de Yeti Surf, empresa de Corsa Náutica que alquila las tablas a pie de playa.

«Cada tabla cuesta unos 3.000 euros –explica Luis–. Vienen de EEUU, de un grupo de personas que se dedican a inventar juguetitos de estos por hobby. Por eso le pusieron Hobie [así se llama la marca]. Hace un año que las inventaron y las patentaron. Es súper sencillo: un manillar con unos hilos tensores que, cuando le das a un lado, tira de un cable que hace que gire la quilla». 

Te lo acaban de decir, da igual, intentarás frenar por puro instinto como si fueras en una bici. Las manetas aquí sirven para girar: aprietas la izquierda, y te vas a la izquierda. Sí, es más fácil que un máster de la Rey Juan Carlos. Yago te lo resume en segundos: «Gira a un lado», «gira a otro», «los pedales te dan la velocidad», «y enfoca a un sitio, porque no se puede frenar». Según te montas, pam, ya te sientes nivel experto. Es difícil volcar, a no ser que te dé por hacer curvas a lo MotoGP o venga una ola a traición. 

«Fácil, ¿no?», da por hecho Luis tras el paseo a pedales. «Lo bueno es que la gente puede moverse ya la primera vez que lo usa», dice. Alquilan las tablas de 10 de la mañana a 7 de la tarde por 25 euros/hora; 15 euros, los socios del CNB. No es el único vehículo náutico a pedales que tienen: hay kayaks y trimarán.

LO+

Te sentirás Jesucristo en versión 'fitness'. Caminas sobre el agua a la velocidad de Rajoy.

LO-

Tú intenta mantener la dignidad haciendo 'steps'.

‘FITNESS’ AL AMANECER

También se otean manillares en el horizonte los lunes al amanecer. ¿Gente haciendo sentadillas sobre el mar a las siete de la mañana? ¿¿Un lunes?? No, no es una alucinación, es una clase de fitness del CNB. El club acaba de estrenar este mes una sesión dirigida de cardio-aquàtic sobre estas tablas de step surf. «Buscamos hacer cosas nuevas para captar al público joven de Barcelona», justifica Meritxell. De hecho, han lanzado tarifas reducidas para menores de 32 años, añade. Merece la pena el madrugón solo para ver la Barceloneta desierta sin Coca-Cola-cerveza-water-bier. Solo una panda pillándose un pedal.