Ir a contenido

GP DE SAN MARINO DE MOTOGP

El novato Ponsson, el piloto que temen los campeones

El joven francés, de 22 años, inexperto con la máxima categoría, sustituye a Tito Rabat causando cierto miedo en la pista

Los campeones de MotoGP consideran que Ponsson es un auténtico peligro en la pista, pues no se aclara con la moto

Emilio Pérez de Rozas

El francés Christophe Ponsson, en el box del Reale Avintia Racing, en su debut, hiy, en el Mundial de MotoGP.

El francés Christophe Ponsson, en el box del Reale Avintia Racing, en su debut, hiy, en el Mundial de MotoGP. / REALE AVINTIA / FRIEDEMANN KIM

El Mundial de MotoGP está algo revolucionado. Bueno, perdón, sigue algo movidito. Y no es, no, por la posibilidad de que vuelva a llover en el trazado de Misano-Adriático ‘Marco Simoncelli’, sino porque, como sustituto del dañado Tito Rabat, que, aunque no se diga, tiene para muchos meses de recuperación, el equipo Reale Avintia Racing, uno de los más consolidados en el ‘paddock’ de MotoGP acaba de contratar al francés Christopher Ponsson, de 22 años, que viene del FIM CEV de Superbikes y, la verdad, va totalmente despistado, habiendo rodado hoy, por vez primera, con una MotoGP y haciéndolo casi seis segundos más lento que el mejor tiempo, en manos del italiano Andrea Dovizioso (Ducati).

Todo parece indicar que Ponsson, de buena familia, ha conseguido que su padre pague unos 100.000 euros por carrera para que, en los próximos cuatro grandes premios (eso, sí, debe clasificarse para formar parte de la parrilla de MotoGP, cosa que, de momento, ya ha conseguido en Misano-Adriático), pueda contar con la posibilidad de dar el salto y sorprender a los managers y jefes de equipo de la categoría ‘reina’.

Todavía no controla

Ponsson ha reconocido hoy que anda bastante despistados, pero que está poniendo los cien sentidos en adaptarse al campeonato, a la categoría, a la moto y al pilotaje. “Hoy he tenido que aprender muchas cosas en muy poco tiempo, pero creo que al final hemos hecho un buen trabajo”, comentó el francés en el comunicado oficial del equipo Reale Avintia Rancing. “Lo que más me está costando acostumbrarme, más que los frenos de carbono o la potencia, es a la rigidez de la moto. Yo siempre he pilotado motos derivadas de la serie, más blandas y me cuesta mucho, porque al ser tan rígida te transmite todo. Tampoco había competido nunca con Michelin y en general está siendo complicado en tan poco tiempo. Necesito kilómetros y conocer mejor la moto, los demás pilotos están en la recta final de la temporada y a un nivel increíble. Lo más positivo es que cada vez que he salido a la pista he mejorado”.

Christophen Ponsson (Ducati), en su debut, hoy, en Misano-Adriático. / REALE AVINTIA / friedemann kim

La verdad es que la presencia de Ponsson ha provocado cierto escalofrío en la parrilla de los campeones. Marc Márquez (Honda), sin elevar el tono y considerándolo “un probrecito”, en el buen sentido de la palabra, es decir, un piloto demasiado novato e inexperto como para meterse entre la jauría de campeones de MotoGP, ha comentado: “Yo también lo pasé muy mal cuando me subí, por vez primera, a una MotoGP y, sí, he visto, cuando me lo he encontrado en la pista que Ponsson no lo está pasando demasiado bien”. Márquez aceptó que todo el mundo ha de tener su oportunidad “aunque, tal vez, deberíamos de exigir unos mínimos para competir a este nivel, pues puede ser peligroso”.

Las palabras del tetracampeón catalán fueron plenamente compartidas por todos sus compañeros de categoría, incluido Valentino Rossi. Jorge Lorenzo (Ducati) fue mucho más duro, pues ni siquiera sabía de quien le estaban hablando. “¿Su apellido, perdón?, Ponsson, vale, Ponsson. ¿Y sabéis su nombre?, Christophe, vale, pues lo tiene complicado pues no es nada sencillo pilotar una MotoGP. Y no lo digo solo, no, por la potencia, sino por le electrónica, la puesta a punto, los neumáticos, la telemetría, no tiene nada que ver con las motos que ha estado pilotando hasta la fecha”.

0 Comentarios
cargando