Acuerdo final de la COP15

La cumbre de Montreal acuerda proteger el 30% de la superficie del planeta para 2030

Los 196 países reunidos se comprometen a desplegar más medidas para evitar la pérdida de biodiversidad

El acuerdo incluye medidas contra el desperdicio de alimentos, el freno a las especies invasoras o la reducción de los pesticidas dañinos

Desforestación en el Amazonas

Desforestación en el Amazonas / Efe

Valentina Raffio

Valentina Raffio

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

Tras dos semanas de negociaciones, la cumbre de la biodiversidad de Montreal ha llegado por fin a un acuerdo. Los 196 países reunidos se comprometen a proteger el 30% de la superficie terrestre y marina del planeta para 2030, aplicar más medidas para frenar la pérdida de especies en todas las regiones del globo y poner en marcha un nuevo fondo económico para proteger la biodiversidad. Los más optimistas ya definen este pacto como el 'Acuerdo de París de la Naturaleza'. Es decir, una normativa marco que permite desplegar objetivos, leyes, políticas y herramientas de financiación a todos los niveles para detener y revertir la pérdida de biodiversidad para 2030.

El acuerdo de Montreal, sellado este mismo lunes por la mañana, ha sido aprobado por unanimidad por la asamblea de Naciones Unidas. El pacto canadiense, a diferencia de su predecesor, marca la necesidad de crear planes gubernamentales más sólidos para trasladar estos grandes acuerdos internacionales a la realidad de cada país. En este sentido, Montreal ha conseguido rascar compromisos que van desde la protección de espacios naturales hasta la lucha contra el desperdicio de alimentos, el freno a las especies invasoras o la reducción de los pesticidas dañinos.

Estos son los principales acuerdos alcanzados durante la cumbre de la biodiversidad de Montreal (COP15).

Objetivo 30x30

El gran éxito de Montreal ha sido sellar el conocido como 'objetivo 30x30': un ambicioso compromiso para proteger el 30% de las zonas terrestres y marinas del planeta para 2030. En estos momentos, según apuntan los últimos análisis, solo el 10% de las áreas marinas y el 17% de las terrestres del globo están bajo protección. En algunos países, este acuerdo supondrá un cambio radical en la protección de los ecosistemas. Marruecos, Argentina o Sudáfrica tienen, en estos momentos, menos del 10% de su territorio protegido. España, Francia o Reino Unido, por el contrario, ya se sitúan cerca del 28% de media. 

Restaurar ecosistemas

Montreal no solo pide aumentar los espacios protegidos, sino que también reclama más esfuerzos para restaurar los ecosistemas degradados. En este sentido, tras la firma del acuerdo canadiense, los países se comprometen a restaurar al menos el 30% de los espacios naturales en mal estado antes de que acabe la década: el equivalente a 6.000 millones de hectáreas de ecosistemas terrestres y marinos en todo el mundo. Este punto incluye tomar medidas para proteger la flora y la fauna de las diferentes regiones, para preservar la diversidad biológica y para frenar la extinción de especies.

Reducción desperdicio alimentario

El pacto de Montreal recoge el compromiso de los países para reducir a la mitad el desperdicio de alimentos en todo el mundo así como "reducir significativamente el consumo excesivo y la generación de desechos" relacionados con la industria alimentaria global. En estos momentos, según apunta la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), alrededor de un tercio de la producción global de los alimentos se desperdicia. Esto supone la pérdida de unas 1.300 millones de toneladas anuales de comida.

Especies invasoras

Montreal acuerda desplegar más medidas para frenar la expansión de especies invasoras en el mundo. Esto incluye, por un lado, erradicar los canales por los que se introducen estas especies en los diferentes territorios. Por otro lado, también se pide "reducir las tasas de introducción de otras especies exóticas invasoras conocidas o potencialesen al menos un 50 % para 2030, erradicando o controlando las especies exóticas invasoras, especialmente en sitios prioritarios como las islas".

Reducir a la mitad los pesticidas

Los países acuerdan reducir a la mitad el uso de "pesticidas dañinos" y de los "productos químicos altamente peligrosos" que, hasta ahora, se han utilizado para el control de plagas. También se reclama reducir un 50% el llamado 'exceso de nutrientes' en la agricultura: una práctica dañina para el medio ambiente que, además de dañar los cultivos, puede alterar los ecosistemas (como ha ocurrido, por ejemplo, en el Mar Menor: la laguna costera de Murcia que en los últimos años ha vivido varios episodios de 'sopa verde' y de mortalidad masiva de especies debido, entre otros, a la acumulación de nutrientes en el agua).

Más inversiones verdes

El pacto canadiense incluye varios acuerdos económicos. Por un lado, los países se comprometen a reducir sustancialmente los subsidios gubernamentales dañinos para el medio ambiente. Por otro lado, también se comprometen a movilizar 200.000 millones anuales para 2030 para impulsar diferentes medidas enfocadas a proteger la biodiversidad. Este objetivo, según recoge el acuerdo final, tendrá que ser financiado por gobiernos, empresas y entidades financieras.