Ir a contenido

LOS ALCALDES HACEN BALANCE | MATARÓ

David Bote: "Mataró tiene un problema con el incivismo y hay que reconocerlo"

El primer edil de Mataró conversa con EL PERIÓDICO en el marco de un ciclo de entrevistas de balance del mandato con alcaldes metropolitanos

"A los Mossos se les pueden escapar cosas, como el tiroteo de Rocafonda, por falta de efectivos", afirma Bote en clave local

Joan Salicrú

Entrevista a David Bote, alcalde de Mataró. / POL ALFAGEME Y JOAN SALICRÚ (VÍDEO); ANNA MAS (FOTO)

David Bote (Barcelona, 1982) llegó a la alcaldía de Mataró cuatro años atrás, casi por sorpresa, después de un mandato en que por primera vez Convergència i Unió (CiU) había conseguido hacerse con la vara. El socialista, con solo seis concejales, gobernó los dos primeros años del mandato con CiU y posteriormente, tras los hechos de octubre del 2017, en solitario. Aunque no ha conseguido ningún gran avance significativo en temas estratégicos de ciudad, de momento tiene en su haber el hecho de haber aprobado tres presupuestos municipales, a pesar de la altísima fragmentación política del consistorio mataronense.


Pregunta (P). ¿Cómo le ha cambiado la vida ser alcalde durante estos cuatro años, teniendo en cuenta su juventud?

Rrespuesta (R). Hay muchas cosas que sigo haciéndolas como antes. Lo que está claro es que tengo menos tiempo para mi vida personal. Pero los encuentros familiares o con los amigos son más o menos los mismos. Sigo leyendo y escribiendo; en este sentido, tengo unos hábitos muy parecidos. En lo que sí que he cambiado es en que a lo largo de estos cuatro años tengo la sensación de haber aprendido mucho; creo que ahora tengo una mirada más rica y profunda sobre los temas que al inicio del mandato.

P. Esto es positivo pero, a su vez, también es un hándicap en tanto que ese conocimiento llega al final del camino, ¿no?

R. Para mí, todo forma parte de una continuidad. Desde el minuto uno marcamos una serie de objetivos que se están cumpliendo. Lo que sí es verdad es que uno tiene la ilusión y que es emocionante participar de algunas transformaciones. Esta emoción sigue vigente y sí que es verdad que me gustaría seguir avanzando, pero lo que estamos viendo ahora es la conclusión de algunas decisiones y objetivos del inicio de mandato.

P. Usted ha defendido que durante este mandato ha dedicado gran parte del tiempo a cerrar carpetas pendientes mientras se dibujaban los horizontes de futuro. De hecho, las cuestiones estratégicas -ampliación del Mataró Parc, llegada de El Corte Inglés, renovación del puerto y del centro histórico- están prácticamente igual que al principio de mandato. El balance no es muy alentador… 

R. Recuerdo que el primer año de alcaldía hice una visita a una de las escuelas de la ciudad. Quedé absolutamente preocupado. ¿Cómo puede ser que llevemos tanto tiempo sin poner la escuela al día? Cuando un profesor te explica que los alumnos se esperan para ir al lavabo a llegar a casa porque en el colegio les da miedo por las condiciones en que están, te das cuenta de que la prioridad tiene que ser ponerse al día. Y mientras, ser capaces de dibujar horizontes que permitan priorizar inversiones. Esto se ha cumplido. Volver a esa misma escuela y ver que el ambiente que se respiraba era otro… eso no tiene precio.

Es verdad que en algunos temas me hubiera gustado avanzar más rápido, pero hay que tener en cuenta que eran de una complejidad mayúscula y que, en algunos casos, como el del Corte Inglés, con unos tempos que no podíamos dominar de ninguna manera. El tempo judicial no depende en absoluto del Ayuntamiento. Lo que sí que podemos decir en el caso de El Corte Inglés es que no hemos estado nunca de brazos cruzados y que, en cada momento, como ahora, hemos ido haciendo lo que tocaba. En el caso del Mataró Parc yo estoy convencido de que antes de que acabe el mandato podremos aclarar el planeamiento urbanístico de la zona.

Con respecto al tema del puerto, la verdad es que sí hay un cambio notable; del anterior concurso a ahora hay más de mil contratos firmados para la parte náutica. Yo le doy valor porque en el anterior concurso esto no pasó, y un puerto sin barcos no es un puerto. Y como ahora estamos trabajando y podemos presentar toda una remodelación de la parte comercial… para mí el balance es positivo.

"Estaría bien un poco más de estabilidad a la hora de tomar decisiones en el mandato que viene"

David Bote 

Alcalde de Mataró

P. Pero de la remodelación de la zona comercial, ¿exactamente qué se sabe?

R. Yo he visto las primeras propuestas y confío en que antes de acabar el mandato podamos anunciar el puerto que nos imaginamos. Hay que recordar que el Consejo de Gobierno del puerto ya aprobó un paquete de medidas para ir avanzando; medidas que lo hacían más amable en cuanto a la iluminación del espigón y más seguro. Hay que rehacer algunas infraestructuras y hacer más abierta y diáfana la zona del paseo.

P. En clave global, y aunque una parte del mandato la hizo acompañado de CiU sin tener mayoría absoluta, ¿hasta qué punto la fragmentación ha dificultado que ciertos temas avanzaran?

R. A pesar de la complejidad de la composición del Pleno, hemos sido capaces de llegar a multitud de acuerdos, tanto en materia de presupuestos como en otros temas. En definitiva, el hecho de poder hablar… es bueno; uno no siempre lo ve todo y dialogar permite enriquecer las propuestas. Lo que sí pienso es que en el mandato que viene estaría bien un poco más de estabilidad a la hora de tomar decisiones necesarias para la ciudad, para poder tomarlas más rápido. Somos un Ayuntamiento con una parte importante de sus ingresos muy comprometidos y, por lo tanto, si se quiere hablar del futuro, esto hay que ver cómo se reorganiza.  

David Bote, alcalde de Mataró, durante la entrevista con EL PERIÓDICO. / ANNA MAS

P. Es decir, admite que ha sido difícil avanzar con la velocidad que necesita.

R. Para mí en estos cuatro años la ciudad se ha puesto al día: hemos hecho un esfuerzo de planificación muy importante. Hemos preparado el Ayuntamiento para dar pasos más grandes; para mí esto necesita estabilidad y por lo tanto uno de los objetivos es tener esa estabilidad para poder crecer más rápido.

P. Hace unas semanas hubo un espectacular tiroteo en el barrio de Rocafonda que encendió las alarmas. ¿Está preocupado por lo que un rebrote de inseguridad en los barrios de la ciudad? Los últimos datos de la Junta de Seguridad Local no son muy optimistas...

R. Si los vecinos están preocupados, yo también estoy preocupado. En este sentido, sí que es sorprendente y uno esperaría de las fuerzas de orden público que estas situaciones estuvieran mucho más controladas que lo que se ha visto estas pasadas semanas. Para mí la cuestión no es que las fuerzas policiales no hagan su trabajo, sino que les faltan muchos efectivos. Tengo una buena valoración del trabajo de los Mossos d’Esquadra en nuestra ciudad, pero tengo la sensación de que se les pueden escapar cosas, como el tiroteo de Rocafonda, por falta de efectivos. Los hemos requerido ya a la Generalitat y mientras tanto, sabiendo que la competencia no es nuestra, tomaremos una serie de medidas como reforzar la presencia de la policía local.

"Antes de que se acabe el mandato podremos aclarar el planeamiento del Mataró Parc"

David Bote 

Alcalde de Mataró

P. ¿Es en momentos como este cuando un alcalde se siente impotente, en la medida que no puede solucionar un problema de su ciudad?

R. La situación en Mataró es, probablemente, compartida con otras ciudades de Catalunya. Por lo tanto, uno esperaría que hubiera un planteamiento global por parte de la Generalitat para dar respuesta. Cada uno tiene sus particularidades, pero no creo que seamos tan diferentes a Sabadell, Badalona, Terrassa o la propia Barcelona: ha salido en varias encuestas que [la inseguridad] es la principal preocupación de los barceloneses y barcelonesas. No sé qué es lo que se tendría que plantear, si una reorganización o qué… lo que sí sé es que hay que hacer alguna cosa.

P. Desde que se recuperó la Generalitat después del artículo 155, hay ayuntamientos que han sido críticos con el ejecutivo de Quim Torra; dicen que se sienten desatendidos. ¿Qué valoración hace usted?

R. Tengo que decir que, en general, los temas los habíamos podido ir tratando con normalidad. Siempre pongo de ejemplo el caso de Ricard Font, secretario de Mobilitat, con quien acordamos una serie de medidas: los refuerzos de las líneas de buses exprés, los nuevos viales de acceso a Mataró Oest… pero sí, tengo la sensación de que, desde que hubo el cambio de Govern, hay mucha más dificultad para avanzar y resolver temas.

P. ¿Y con respecto al Estado, cómo se ha notado en Mataró el cambio de Gobierno?

R. Tuvimos la suerte de hablar con la presidenta de Adif y ahora estamos esperando la materialización de los presupuestos del Estado para avanzar. Es un tema que, para mí, es estratégico para la ciudad y por lo tanto seguiremos insistiendo sí o sí. Estoy hablando tanto del refuerzo del rompeolas, que nos permitirá una conexión mucho más amable con pueblos vecinos, especialmente con Cabrera, lo que refuerza la seguridad de la línea y por lo tanto la hace más estable, como de toda la propuesta de remodelación de la estación, que queremos que sea un modelo de estación diferente, así como del nuevo paso a la altura de la Ronda Barceló.

El alcalde de Mataró, David Bote, el en Ayuntamiento de la ciudad del Maresme. / ANNA MAS

P. Hace dos sábados, en un acto en el TecnoCampus con la vicepresidenta Carmen Calvo, usted abrazaba el concepto de "ciudad metropolitana", algo inusual en la política de Mataró. ¿Debería la ciudad acercarse más a la metrópoli y trabajar como Área Metropolitana de Barcelona, o incluso formar parte de ella?

R. La respuesta es sí: forma parte de la misión y la visión del plan estratégico 2022. Esta definición de Mataró como ciudad metropolitana es una cosa consensuada. Yo estoy muy convencido de que 30 km es una distancia muy pequeña comparado con el tamaño de las ciudades que hay en el mundo; creo que es una oportunidad y que Barcelona nos puede ofrecer muchísimo en términos de compartir parte de sus visitantes.

Hay proyectos en los cuales nos podemos especializar, por ejemplo el tema agrícola o también en alguna parte de lo que pasará en el distrito del TecnoCampus. Estos proyectos, con una mirada compartida, de área metropolitana más grande, son muy interesantes. Hemos visto, por ejemplo, como algunas empresas de Barcelona han mostrado interés por instalarse en el entorno del TecnoCampus. El otro día veía el vídeo de una academia que ofrece cursos en todo el mundo y ha venido a Mataró; el posicionamiento de su vídeo lo deja claro: han escogido Mataró por su proximidad con Barcelona. Esto es, realmente, un valor a explotar.

P. ¿Ha percibido que en estos cuatro años hayan cambiado las preocupaciones de los ciudadanos de Mataró? Antes el malestar venía por la economía, ahora parece que por incivismo.

R. Con el tema del incivismo tenemos un problema y hay que reconocerlo. Hemos ido haciendo cosas en relación a la empresa que gestiona la recogida de la basura: hemos modificado el contrato, hemos añadido servicios, tenemos una aplicación de teléfono para trasladar directamente peticiones a la empresa, hemos hecho campañas, hemos multado también… pero es verdad que todo esto no es suficiente y el mandato que viene debemos hacer un planteamiento de la situación. Esta es, efectivamente, una de las grandes preocupaciones de los mataroneses.

"Desde las ciudades podemos poner el acento no en lo que nos separa, sino en lo que nos une"

David Bote 

Alcalde de Mataró

P. Este mandato ha municipalizado las zonas azules. ¿Se plantea hacer una gestión directa del servicio de limpieza? En todo caso, usted no parece muy partidario de la ola de municipalizaciones.

R. Yo, de lo que no soy partidario, es de engañar a la gente: hay muchos que han dicho que harían una serie de cosas que, a la hora de la verdad, no han podido hacer. Incluso hay municipios gobernados por la CUP que han renovado algunos contratos o municipios donde la CUP tiene un papel relevante en los que el contrato ha caducado, tienen la oportunidad de remunicipalizar… y no lo han hecho, porque realmente es muy difícil.

En el caso de la limpieza, la economía de escala es muy relevante. Por tanto, insisto en no engañar a nadie y en no decir que las cosas son posibles cuando realmente son muy difíciles. De lo que sí soy muy fan es de la calidad del servicio público; eso es lo que nos tendría que preocupar. Lo que no puede ser es que la concesionaria tenga un trato no responsable con sus trabajadores, por ejemplo. El control y el rigor, así como la fiscalización de los contratos… Insisto: calidad del servicio, responsabilidad social y fiscalización de los contratos, elementos de mejora mucho más importantes que no solo municipalizar los servicios.

P. Viladecans está a punto de crear una empresa pública de energía. Usted anunció recientemente que estaba pensando en una idea parecida. ¿Puede ser un gran proyecto del próximo mandato? 

R. Uno de los temas que me gustaría para el próximo mandato es tener un buen diagnóstico y un buen plan de acción en cuanto a consumo energético en nuestra ciudad y en nuestra comarca. El futuro de la economía pasa por saber cuál es su dependencia en cuanto a consumo energético. Desde el Ayuntamiento es un tema en el que podemos incidir; lo he intentado en algún momento instalando placas solares. Por ejemplo, el consorcio de tratamiento de residuos es un productor de electricidad. Hay que ver si estos elementos se pueden alinear para hacer más resistente la actividad económica en materia de energía. Creo que es un proyecto estratégico de futuro, porque el tema de los recursos, el agua, la energía… será un cambio total en el futuro de nuestras sociedades.

David Bote, alcalde de Mataró. / ANNA MAS

P. En términos políticos, usted también aludió en el TecnoCampus a que la ciudadanía catalana nunca había estado tan dividida. Respecto a su papel sobre estos dos bloques, ¿está satisfecho?

R. En todo momento intenté velar por que esta ciudad fuera de todos. Puedo justificar a los que piensan como yo y a los que no. He ido a actos de unos y otros; actos sociales, políticos, obviamente, no. Estoy convencido de que si pensamos en nuestra ciudad, que al final es lo que nos une, podemos generar claridad en medio de la tormenta y ofrecer estabilidad, seguridad y certeza en estos tiempos tan convulsos. No solo por la situación que se vive en Catalunya y España, sino en relación a lo que está pasando en el mundo. Políticamente, es una época muy compleja y creo que vale la pena que los que tenemos la oportunidad de juntarnos para salvaguardar los intereses de Mataró, lo hagamos.

P. Pero, ¿qué se puede hacer desde las ciudades para intentar generar puntos de encuentro entre los dos bloques?

R. Pues poner el acento no en lo que nos separa, sino en lo que nos une. Salvaguardar, por ejemplo, que las fiestas sean las de todos; que los símbolos no se los apropie nadie sino que sean de todos. Y después con una actitud, como Ayuntamiento, de velar por la gente que piensa como tú y por la gente que sabes que no piensa como tú a la hora del trato, de la gestión, del día a día.

P. En el pregón del año pasado en la Fiesta Mayor de Mataró, un grupo de gente le silbó y otro le aplaudió. ¿Esto le asusta? ¿Le incomodó?

R. Es un debate complejo porque, evidentemente, la libertad de expresión es un derecho fundamental de los ciudadanos. Pero creo que es muy peligroso que las fiestas se politicen, porque al fin y al cabo Les Santes son de esas actividades que todo el mundo vive como la Fiesta Mayor y en que todo el mundo participa; tendríamos que velar para que siga siendo así. Esta es la reflexión, más allá de si estaba cómodo o no aquel día.

P. En el próximo mandato, entiendo, le gustaría que la política municipal abandonara el eje nacional. ¿Cree que ocurrirá?

R. Lo que está claro es que tengo la emoción y la ilusión por mi ciudad suficientes como para que todo el trabajo de ponernos al día de estos cuatro años haga un salto adelante en el mandato que viene y permita la consecución de un reto más visible. Por esta emoción me muevo: este es mi principal interés, por eso entré en política. A partir de aquí es la decisión y el voto de la gente lo que decantará la balanza.

El minuto indiscreto de David Bote, alcalde de Mataró. / POL ALFAGEME

P. Diga tres grandes retos de Mataró mirando hacia el futuro.

R. La transformación del eje marítimo es una oportunidad excelente para generar más actividad económica de calidad, con una mezcla de usos: sector servicios y la extensión del distrito TecnoCampus. En segundo lugar, tenemos la obligación de entrar más a fondo en mantener las ayudas a rehabilitación, en cómo se prestan los servicios sociales y las ayudas... Y, en tercer lugar, hay un retos inaplazables sobre el futuro de la ciudad: la reforma de la Administración, el liderazgo hacia una economía más circular y sostenible y una modernización imprescindible para que la ciudad esté preparada para el futuro.

P. Sobre esas ayudas, por cierto, usted dijo que “serían solo para quien las necesite”. ¿Qué quería decir? ¿Se han dado ayudas a gente que no lo necesitaba?

R. Como he dicho, es importante que la ciudad actúe con mucha intensidad para velar por la cohesión territorial: esto queda muy identificado en el Mataró 2022. Esto significa, por ejemplo, las ayudas a rehabilitación, aunque no sea una medida innovadora. O poder poner más recursos en los trabajos comunitarios, por eso hablaba de acercar los servicios sociales a los ciudadanos. Pero al mismo tiempo tenemos que seguir siendo contundentes en que las cosas no pueden ser gratis, la Administración tiene que poder ayudar a la gente pero la gente, de alguna manera, tiene que seguir los planes de trabajo y se lo tiene que ganar.

Más noticias de Mataró en la edición local de EL PERIÓDICO DE CATALUNYA

Los alcaldes hacen balance

"Las redes sociales han amplificado muchísimo la sensación de inseguridad en Santa Coloma"

"Los nuevos hoteles nos permiten financiar las guarderías de L'Hospitalet"

"Las preocupaciones de los ciudadanos de Sant Boi giran en torno al espacio público"

"En Gavà ha habido un cambio de mentalidad a raíz de las acciones contra la prostitución"

"El problema que tenemos en Esplugues es encontrar vivienda de alquiler a precio asequible"

"Nosotros no estigmatizamos: hay que sancionar al delincuente, no al diferente"

"El problema no es la inmigración, sino la degradación del espacio público, que la hacemos todos"

"En Rubí, con la Generalitat no tenemos interlocutor: no es prioritario para ellos"

"Que la gestión del agua esté en poder de la Administración pública es una garantía"

"Viladecans y el resto de municipios metropolitanos necesitamos que Barcelona vuelva a empujar"

"Mataró tiene un problema con el incivismo y hay que reconocerlo"

"La alargada sombra del 'Mercuri' afecta a la confianza en los políticos de Sabadell"

"Antes de la crisis teníamos personas sin trabajo, ahora tenemos trabajadores pobres"