Ir a contenido

LOS ALCALDES HACEN BALANCE | VILADECANS

Carles Ruiz: "Viladecans y el resto de municipios metropolitanos necesitamos que Barcelona vuelva a empujar"

El primer edil de Viladecans conversa con EL PERIÓDICO en el marco de un ciclo de entrevistas de balance del mandato con los principales alcaldes metropolitanos

"Hemos encontrado interlocutores en el Govern que nos han ayudado, pero la paralización te hace sentir un poco solo", apunta Ruiz en clave autonómica

Joan Salicrú Manuel Arenas

Carles Ruiz: Viladecans y los municipios metropolitanos necesitamos que Barcelona vuelva a empujar / POL ALFAGEME, MANUEL ARENAS Y JOAN SALICRÚ (VÍDEO); ANNA MAS (FOTO)

Carles Ruiz (Barcelona, 1962), alcalde de Viladecans (Baix Llobregat) desde 2005, es uno de los primeros ediles más experimentados del área metropolitana de Barcelona. Hecho que no es óbice para que ya haya confirmado su candidatura socialista para las elecciones municipales de este mismo año: "Viladecans first", asegura que le contestó al presidente Pedro Sánchez -con quien comparte Ejecutiva Federal en el PSOE- en una conversación sobre su posible papel en el Gobierno de España. Ruiz conversa con EL PERIÓDICO sobre el lugar de Viladecans en el área metropolitana de Barcelona y sobre los retos de futuro del municipio, haciendo especial énfasis en la promoción económica, el progreso educativo y la gestión energética local.


Pregunta (P). Haciendo balance del mandato, ¿han variado las preocupaciones del alcalde de Viladecans a lo largo de estos cuatro años?

Respuesta (R). Desde hace ya tiempo, incluso desde antes de la crisis, nosotros hemos tenido unas prioridades muy claras: la promoción económica, para garantizar puestos de trabajo; garantizar una estructura de servicios y ayuda a las familias que peor lo pasaban, y la educación.

Algo que nos hace singulares en relación a otros municipios es que hemos hecho una inversión muy importante en los centros educativos de la ciudad, por tal de mejorar los resultados. En 10 años, hemos pasado de ser una ciudad que estaba por debajo de todas las medias, tanto de la comarca como de Catalunya, a ser una ciudad que ahora está por encima. 

Estas prioridades hoy en día se mantienen; ahora bien, se han incorporado otras nuevas como la energía, que, en el futuro, es un elemento fundamental dentro de la estrategia de la ciudad. Es por ello que estamos incorporando ya en nuestro plan estratégico la creación de una empresa local energética.

P. ¿Y han cambiado desde el principio del mandato hasta ahora las demandas que le hace la gente por la calle?

R. Yo creo que hay más quejas sobre temas cotidianos del Ayuntamiento: el espacio público, la convivencia, los temas de cohesión... Aunque en el fondo, si miramos las necesidades, nuestro esfuerzo sigue siendo el de dotar de puestos de trabajo a la ciudad y garantizar los servicios a las personas. Y eso ha sido a costa de otros recursos como por ejemplo baldear las calles, que hemos considerado que en época de dificultades era menos prioritario que atender a 13.000 personas respecto a las 2.500 que teníamos al principio de la crisis.

"Lo más difícil ha sido buscar ocupación de calidad dentro de Viladecans"

Carles Ruiz

Alcalde de Viladecans

P. ¿Cuál ha sido para usted la dificultad más grande a nivel de Gobierno?

R. Yo creo que que ha sido, primero, la gestión de un Pleno más fragmentado, con muchos concejales y concejalas nuevos, que también venían con ciertos tópicos y cuando se han encontrado dentro del Ayuntamiento han visto que las cosas son muy diferentes. Esto ha dificultado mucho para ellos comprender cuál era el mecanismo de dar servicios a los ciudadanos y gestionar esta diversidad.

Pero en lo que es más importante, que es la gestión de los servicios, yo creo que lo más difícil ha sido buscar ocupación de calidad dentro de la ciudad; dar salida a personas que llevaban mucho tiempo en paro, personas mayores y con pocas posibilidades de volver a incorporarse al mercado laboral. 

P. ¿A qué "tópicos" se refiere?

R. Bueno, a pensar que los funcionarios no trabajan, que no se escucha a la gente... y luego, cuando ven que, efectivamente, tú estás todo el día en la calle hablando con los vecinos, que te hablan de un tema y tú ya lo conoces, que das soluciones... Ellos pensaban que un alcalde dice "pues mira, ahora quiero hacer esto", e inmediatamente ya lo tienes en marcha. Y han visto que no, que hay un proceso y un personal que garantiza que los recursos se gasten adecuadamente.

En esta época de crisis, además, se nos han recortado los recursos y se nos ha obligado a algo que para mí es más cruel, que es ahorrar dinero en vez de invertirlo en servicios. Toda la política que ha hecho el gobierno del Partido Popular en estos años ha hecho que las administración no gastáramos, sino que ahorráramos.

P. Hace cuatro años, en otra entrevista con EL PERIÓDICO, usted dijo que la Generalitat ha abandonado la política y, en tono irónico, comentaba que, sobre educación, no sabía si hablar con Karmele Marchante o Lluís Llach. ¿Sigue teniendo la misma sensación?

R. (Ríe) Nosotros hemos encontrado interlocutores en el Govern que nos han ayudado y con los que hemos llegado a acuerdos, por ejemplo en materia de educación. También en materia de promoción económica, sobre todo en el tema de urbanismo; en el desarrollo del polígono de Ca n'Alemany; en la actuación con el INCASÒL; y en materia territorial.

Ahora bien, en el conjunto de la política del Govern, lo que sí hemos visto es una falta de intentar buscar una solución a problemas que tenemos. Hay cierta paralización, muchos cambios de personas, mucha indecisión a la hora de llevar adelante temas... y eso, quieras que no, te hace sentir un poco solo. 

Carles Ruiz, alcalde de Viladecans, posa para EL PERIÓDICO en el Ayuntamiento de la ciudad catalana. / ANNA MAS

P. ¿Y con el Govern de Torra eso que comenta se ha enmendado?

R. El reflejo más importante es el Parlament, que es prácticamente un parlamento cerrado. La acción de gobierno es seguramente una acción de gestión; nosotros no encontramos nuevas iniciativas, nuevos proyectos; no encontramos este apoyo a los ayuntamientos.

Económicamente, ya no hace falta ni decirlo: se han perdido o se han eliminado prácticamente todas las ayudas importantes que se hacían para infraestructuras a los ayuntamientos. Y en otras materias, igual: se han reducido los recursos.

Ya no digo en el caso del Estado, que ha legislado para evitar que los ayuntamientos den servicio a los habitantes. Ha legislado para amortizar créditos, y claro, cuando estás aquí y ves los problemas de las personas, viendo que tienes capacidad de dar respuesta al ciudadano y no te lo dejan hacer... eso es lo peor que se puede encontrar un alcalde. 

P. ¿Cuáles son las exigencias que, además del instituto-escuela que prometió recientemente el conseller Bargalló, el Ayuntamiento de Viladecans le hace a la Generalitat? 

R. Aunque tenemos el mapa educativo de la ciudad consensuado con la Generalitat, queda concretar, por ejemplo, el instituto-escuela de la Mediterrània, sí. Además, queremos hacer un nuevo plan de inversión en las escuelas públicas de Viladecans y pactarlo con la Generalitat; estamos dispuestos a invertir un volumen importante para mejorar, sobre todo, no solo tecnológicamente sino en cuanto a espacios a nivel pedagógico. 

Aparte de eso, nuestras demandas ahora mismo al Govern van en dos líneas. Una es la movilidad: tenemos todavía una frecuencia de trenes inferior a la del resto de estaciones de nuestra línea y tenemos pendiente la continuidad de la línea entre Castelldefels y Cornellà soterrada, que estamos hablando con Fomento para retomar estudios y empezar otra vez su tramitación. Y, sobre todo, la reforma del eje de la carretera de la C-245 para poner en marcha el Metrobús: un nuevo transporte público que nos daría mucha capacidad de movilidad dentro de la ciudad. 

Y, por otra parte, en materia de promoción económica, el apoyo a personas paradas y a la formación. Tenemos que encontrar una manera de formar adecuadamente y encontrar oportunidades para personas que tienen dificultades para incorporarse al mundo laboral. En este sentido, los planes de ocupación de los Presupuestos Generales del Estado que acaba de presentar el Gobierno de Pedro Sánchez creo que pueden ayudar muchísimo. 

"Mi presencia en el PSOE me facilita poder adaptar estrategias económicas a Viladecans"

Carles Ruiz

Alcalde de Viladecans

P. ¿Cuál es la relación de Viladecans con el Estado? ¿Tiene contacto directo con el presidente?

R. Sí. Yo tengo esta ventaja de poder compartir mesa con bastantes ministros y responsables de políticas públicas en el Gobierno, por tanto puedo tener un hilo directo que me permite trasladar algunos problemas de Viladecans, evidentemente en un marco global en que estamos todos los municipios del Baix Llobregat. 

En estos momentos, sí hemos tenido un cambio con el nuevo Gobierno; sobre todo veo una sintonía muy clara en materia de sostenibilidad. Nosotros hemos hecho una apuesta muy clara por impulsar una empresa energética pública dentro de Viladecans y hacer de la energía un elemento importante para el desarrollo de la ciudad y de su competitividad. En este sentido, tenemos interlocución con el Estado, que también está en esta misma línea.

Mi presencia en el PSOE me facilita esto y me facilita también otra cosa muy importante de cara a Viladecans, que es tener mucha información de las estrategias económicas; de por dónde hace falta apretar el acelerador...y esto, lógicamente, al adaptarlo a la política local, me facilita mucho el trabajo de poder diseñar estrategias para Viladecans.

P. Ha hablado de 'Vilawatt'. En el marco de la ola de gestión directa de servicios, ustedes no están en ella pero esta iniciativa, sin embargo, sí se encamina hacia ello.

R. Claro, por eso nosotros hablamos con la conciencia de haber hecho ese camino ya. Yo creo que el objetivo no es que el 70% del presupuesto municipal sean funcionarios, sino dar un servicio al ciudadano para que pueda abordar mejor el acceso al agua y a los servicios. Nosotros hemos hecho el camino a la inversa. Cuando veíamos que las empresas operadoras de cable no invertían en Viladecans, decidimos invertir en una empresa de cable. Ahora, cuando hay un sector privado que lo hará con concesión garantizando los precios y el servicio que nosotros queremos, ¿por qué tenemos que dedicar recursos públicos a hacer cable cuando podemos dedicarlos a hacer parques? 

Con la energía estamos haciendo ese mismo camino. El cambio que se producirá a nivel energético será equiparable a lo que supuso Internet: pasaremos de una energía en red, en la cual hay una distribución jerarquizada, a una capacidad de generar y distribuir energía localmente, con los vecinos, con las empresas cercanas, dentro de una comunidad. Y las primeras ciudades que ya tengan una cultura de gestionar la energía de una manera diferente, tendrán más capacidad de competitividad. Por eso hemos decidido hacer esta apuesta estratégica, que es única en nuestro país. Se nos ha escogido para ser los únicos a nivel europeo para hacer este proyecto y para luego extenderlo a nivel de toda España y Europa. 

Este proyecto significa acceso compartido a la energía por parte de los ciudadanos de Viladecans, cooperación entre las empresas y generar eficiencia dentro de nuestra ciudad. Es un cambio cultural muy importante.

El alcalde de Viladecans, Carles Ruiz, antes de la entrevista con EL PERIÓDICO. / ANNA MAS

P. ¿Pero esta empresa sí será de gestión directa?

R. Sí: más que una gestión directa será un consorcio, en el cual estamos administraciones, ciudadanos y empresas, que no serán clientes, sino socios. La idea es generar un proyecto compartido. ¿Dónde nos llevará? Lo veremos con el tiempo. En febrero lanzamos el proyecto y en los próximos meses comenzaremos la captación de socios y la campaña de explicación.

P. Cambiando de tema aunque también en términos locales, ¿cree que el outlet Viladecans Style ha cumplido las expectativas?

R. Yo creo que ha cumplido una expectativa importante, que era que dentro de la ciudad en estos momentos se ha invertido lo que era la dinámica de compra de la ciudad. Antes, una parte importante de la compra de la ciudad se hacía fuera. Ahora, no solo gran parte de las compras se generan dentro de la ciudad sino que además muchas personas de fuera vienen a comprar a Viladecans. 

Posiblemente, no ha tenido todavía el impacto en positivo de aportar muchas más personas dentro de la ciudad. Esto supone que nosotros tenemos que trabajar más en atraer con campañas a través del comercio local, pero todavía estamos en el inicio; llevamos pocos años y todavía no hemos generado esta dinámica que tiene que ver mucho con generar más espacios para turistas en Viladecans.

P. Una cuestión de gobernabilidad. ¿Cree que deberíamos ir hacia la creación de una mayor mancomunidad metropolitana?

R. Creo que es muy importante entender que Barcelona es una realidad que configura el área metropolitana e incluso un poco más allá. Hoy en día, la promoción económica de las ciudades no es local, ni es comarcal ni es de país: es internacional. Nosotros, los inversores que estamos teniendo en el parque de negocios son inversores internacionales. 

El modelo de desarrollo que han tenido las ciudades del entorno metropolitano es muy equilibrado, todas han ido creciendo pero cada una con una especificidad diferente. El urbanismo de Castelldefels, de Sant Boi, de Viladecans, de Gavà, de Santa Coloma, de Badalona... tienen muchos elementos comunes, pero cada uno tiene una singularidad. Yo creo que esa es la fuerza del área metropolitana: esta diversidad de tener espacios y estrategias comunes pero a su vez un desarrollo local. Es una especie de federalismo local, de todos unidos, pero cada uno desarrolla su proyecto. Y yo creo que eso ha dado esta diversidad y esta capacidad de la Barcelona fuerte y única.

Lo que sí necesitamos es retomar este impulso, pues yo creo que en los últimos años se ha perdido la fuerza de proyección que tenía Barcelona. Ahora nosotros estamos en un potencial muy grande de proyección exterior, de atracción de inversiones, de capacidad de gestión, y notamos que, a la ciudad central, Barcelona, le está costando un poco más.

"Viladecans es una de las ciudades más seguras del área metropolitana"

Carles Ruiz

Alcalde de Viladecans

P. Durante este mandato, algunos ayuntamientos, especialmente el de Gavà, han promovido acciones para erradicar la prostitución, como las multas a clientes. ¿Tiene pensado Viladecans poner en práctica estas acciones?

R. Los socialistas somos abolicionistas. Estamos a favor de la abolición de la prostitución y de la penalización del cliente: es una línea que compartimos. Otra cosa es la urgencia de cada ayuntamiento en función de su realidad; la nuestra es muy diferente a la de otros municipios de nuestro entorno y no hemos tenido tanta presión en este sentido, pero al final las estrategias se van unificando e iremos confluyendo. También aquí, en las políticas de seguridad, hemos notado la falta de atención por parte de la Generalitat, tanto en presencia policial como en intervenciones.

P. Ahora que habla de la seguridad... parece que hay cierta dificultad desde la Administración para combatir esa percepción de inseguridad. Por ejemplo, en Santa Coloma han optado por recuperar la figura del sereno. ¿Qué opinión le merece?

R. Bueno, nosotros somos una de las ciudades del área metropolitana con uno de los índices más bajos de delitos, y por tanto somos de las ciudades más seguras. Por lo tanto, y a pesar de que tenemos barrios más proclives por la situación de viviendas unifamiliares aisladas, no tenemos niveles alarmantes en relación a lo que puedan tener otras ciudades que se ven abocadas a adoptar medidas más extremas. 

Nos preocupa la seguridad, en su conjunto, pero nos preocupa más el incivismo que la inseguridad. Lo que tenemos en nuestras ciudades no son situaciones de violencia o delitos, por lo menos en Viladecans. Nosotros trabajamos mucho a través de agentes cívicos, que si hicieran turno de noche, seguramente les podríamos llamar serenos, porque básicamente es su función.

Vi la iniciativa y quiero hablar con la alcaldesa Núria Parlon para que me la explique y ver cuál es el contenido diferencial, pero nosotros creemos que con la vigilancia policial y los mecanismos que tenemos de civismo podemos trabajar. 

P. ¿Hasta qué punto cree que ha tensionado la política municipal la cuestión catalana? En Viladecans, además, han tenido el sonado caso de la CDR Tamara Carrasco.

R. Yo tengo que decir una cosa: posiblemente ha habido más debate en el Pleno que en la calle. Mayoritariamente, la gente de Viladecans yo creo que no está por una posición rupturista; está en una posición de diálogo, de intentar que las cosas vayan bien, de hablar y de encontrar vías dentro de la Constitución para mejorar la situación de Catalunya. Aquí son muy minoritarios los posicionamientos extremos, tanto hacia un lado como hacia el otro.  Sí que es cierto que, personalmente, entre amigos y familia, este debate sí que ha generado... yo no diría ruptura, pero sí una situación de dificultad de convivencia.

Yo creo que aquí lo que se produce es que hay una parte muy activa en poner continuamente la situación del procés y de la independencia en todas partes, y hay una gran mayoría, en ciudades como Viladecans, en que la respuesta ha sido: "Mira, mejor no liarla".

En este momento hay una vía que puede cambiar las cosas, que hay una voluntad de diálogo. Sin hablar no se arregla nada, y cuando tú ves que si hay una mitad de Catalunya que no piensa como tú, la única vía no es ganar por un voto o perder por un voto; la vía es hablar y encontrar mecanismos de consenso. Catalunya está paralizada. Que esta incerteza monopolice todo, al final nos está haciendo daño, y creo que tenemos que ser capaces de encontrar un espacio común para avanzar. Lo que hemos de procurar es que los radicales no sean los que se lleven la palma. 

Carles Ruiz, alcalde de Viladecans, en una ventana del consistorio de la ciudad del Baix Llobregat. / ANNA MAS

P. Con las municipales en el horizonte, ¿cómo cree que puede afectar la situación a Viladecans concretamente?

R. El PSC de Viladecans tiene una posición muy parecida a la que tienen la mayoría de personas de la ciudad: queremos diálogo, no queremos enfrentamientos y queremos mejorar la situación de Catalunya y nuestros recursos, pero no queremos ni una ruptura ni una solución unilateral. Estoy muy tranquilo en la medida que creo que compartimos con la mayoría de ciudadanos esta visión.

Yo creo que los partidos que quieran hablar de otra cosa que no sean las municipales se equivocarán, porque al final la gente sabe que está escogiendo a un alcalde, no está eligiendo ni al líder de Catalunya ni al líder de España, sino a una persona que resuelva problemas. Y yo lo que ofrezco es eso. Como alcalde no vengo a salvar la patria, vengo a ofrecer que mi mayor preocupación sea que la gente de Viladecans tenga más oportunidades de futuro. Este es mi compromiso e intentaré no querer ser alguien que no soy: por eso que me quiero presentar a las elecciones, para trabajar por este compromiso de futuro. 

P. Es decir, que a pesar de ser uno de los alcaldes más veteranos del área metropolitana, tras 14 años, se siente en disposición de seguir 4 años más.

R. Yo soy una persona muy apasionada: no puedo hacer una cosa si no tengo ilusión por ella, y además se me nota mucho. A mí me gusta mucho Viladecans y creo que tenemos muchas posibilidades y oportunidades. Y con lo que sé ahora, y por tener la responsabilidad que tengo, creo que tenemos apuestas muy claras de futuro para la ciudad. Por tanto, para mí es un reto. Es el reto de decir: "Fíjate, después de la crisis tan dura que hemos pasado, tenemos la posibilidad de darle a la gente más oportunidades de futuro con los proyectos que ofreceremos". Y eso es apasionante. 

P. Pero, en el marco de su responsabilidad en el PSOE, si le ofrecieran retos a un nivel más elevado, ¿se sentiría con ganas de abrir esa nueva etapa política?

R. Bueno, yo esta oportunidad ya la he tenido. Hay un Gobierno y hay personas que han accedido a cargos... y todo el mundo decía que yo seguramente accedería también pero ya se ha visto que no. ¿Por qué? Mira, yo a Pedro [Sánchez] se lo dije el primer día: "Viladecans first" (ríe). Lo tengo muy claro, para mí es lo primero. 

’El minuto indiscreto’ de Carles Ruiz, alcalde de Viladecans. / POL ALFAGEME / MANUEL ARENAS / JOAN SALICRÚ

P. La lectura sería que, si usted hubiera estado disponible, ¿hubiera surgido la oportunidad por parte del presidente de ofercérselo?

R. Bueno, yo creo que en estos momentos el presidente ha hecho un equipo buenísimo. Yo he hablado con él, vamos hablando de manera fluida sobre este tema, y le dije lo que pensaba, él también me dijo lo que pensaba y lógicamente el resultado está en que me vuelvo a presentar a las elecciones de Viladecans, que no estoy en el Gobierno y que por delante está que tengo un reto muy importante. Igual que lo es el del Gobierno, no lo niego, pero puedo colaborar como estoy colaborando ahora.

P. De cara a las municipales, como actual alcalde de Viladecans y candidato del PSC, le da más miedo Ciutadans o Vox?

R. A mí lo que me da miedo es no ser capaz de explicarle a la gente lo que queremos hacer. Al final, Vox no deja de ser una reorganización de la derecha. En Andalucía, la derecha no ha subido en votos: el partido que tiene ahora la presidencia ha perdido 10 diputados. Aquí lo importante es movilizar a tu electorado con un proyecto estimulante y sobre todo que se entienda lo que quieres hacer. Cómo se repartan entre la derecha, Ciutadans, PP y Vox, los votos, es un problema que les debe preocupar a ellos.

A mí en todo caso lo que me preocupa es la convivencia política entre los partidos que estén en el Pleno. Yo lo que no tolero en los plenos del Ayuntamiento son los insultos... no se han producido, tengo que decir que en Viladecans dentro de lo que cabe siempre hemos tenido una buena relación política entre todos. Por tanto, mi preocupación no es cómo se reparten los votos entre la derecha, sino cómo nosotros sabemos darle a los ciudadanos un proyecto estimulante para la ciudad. 

Más noticias de Viladecans en las ediciones locales de EL PERIÓDICO DE CATALUNYA 

Los alcaldes hacen balance

"Las redes sociales han amplificado muchísimo la sensación de inseguridad en Santa Coloma"

"Los nuevos hoteles nos permiten financiar las guarderías de L'Hospitalet"

"Las preocupaciones de los ciudadanos de Sant Boi giran en torno al espacio público"

"En Gavà ha habido un cambio de mentalidad a raíz de las acciones contra la prostitución"

"El problema que tenemos en Esplugues es encontrar vivienda de alquiler a precio asequible"

"Nosotros no estigmatizamos: hay que sancionar al delincuente, no al diferente"

"El problema no es la inmigración, sino la degradación del espacio público, que la hacemos todos"

"En Rubí, con la Generalitat no tenemos interlocutor: no es prioritario para ellos"

"Que la gestión del agua esté en poder de la Administración pública es una garantía"

"Viladecans y el resto de municipios metropolitanos necesitamos que Barcelona vuelva a empujar"

"Mataró tiene un problema con el incivismo y hay que reconocerlo"

"La alargada sombra del 'Mercuri' afecta a la confianza en los políticos de Sabadell"

"Antes de la crisis teníamos personas sin trabajo, ahora tenemos trabajadores pobres"