18 sep 2020

Ir a contenido

PREPARATIVOS CARA AL 22 DE DICIEMBRE

Los niños de San Ildefonso afinan sus voces para el sorteo de la Lotería de Navidad

"Sería una alegría cantar el gordo", subraya uno de los pequeños en un ensayo

Europa Press

Niños de San Ildefonso, en un ensayo del sorteo de la Lotería de Navidad 2019.

Niños de San Ildefonso, en un ensayo del sorteo de la Lotería de Navidad 2019. / EUROPA PRESS / JESÚS HELLÍN

Los niños y niñas de la Residencia-Internado de San Ildefonso de Madrid que cantarán los premios del Sorteo Extraordinario de la Lotería de Navidad de 2019 ya pulen el tono y la afinación de sus voces, la postura, la coordinación y la sincronía con el compañero en los ensayos semanales que realizan para que todo salga perfecto el próximo 22 de diciembre en el Teatro Real.

"Sería una alegría cantar el gordo", subraya uno de ellos. A menos de un mes para la tradicional cita navideña, los menores ensayan en el pequeño salón de actos de la Residencia-Internado de San Ildefonso, que acoge a 60 escolares de edades comprendidas entre 6 y 14 años.

"¡Muy bien, chicos! ¡Fantástico!", les dice el educador Jesús Martínez a los integrantes de la tabla que forman Alexander René Herrera y Unai Barón, extrayendo bolas; y Nerea Pareja y Alonso Dávalos, encargados de cantar los números y los premios.

Nerea y Alonso, dos niños con experiencia

Nerea, que en este ensayo está un poco distraída y no puede contener la risa por las bromas de sus compañeros, ya fue pareja de Alonso en el sorteo de la Lotería de Navidad del 2018. Preguntada sobre si le da algún consejo a Alonso, para quien este será su segundo sorteo, la niña de 12 años es rotunda: "No hace falta. El año pasado lo hizo muy bien".

El año pasado, Nerea cantó el primer número premiado del sorteo llena de emoción, entre lágrimas y con la voz entrecortada, mientras que Alonso, a su lado, cantó más tranquilo el premio. Este año será el tercero para la pequeña, que se muestra "contenta" de repetir pareja.

Reproducción del sorteo del 22 de diciembre

En los ensayos, que empezaron a mediados de octubre, los pequeños reproducen el sorteo en el salón de actos. "Cantan los premios y los números. Ajustan las voces, la afinación y la postura", indica el educador, que señala que suelen intentar hacer parejas de niños que se estrenen con otros más veteranos para dotarles de "mayor seguridad".

"Que lo disfruten porque es una oportunidad única", es el principal consejo que Jesús les da a los pequeños que sueñan con cantar el gordo, como asegura Alonso, de 10 años. "Sería una alegría", afirma el niño, que agrega que lo que mejor se le da es "cantar los mil euros de las pedreas". En el 2018, Nerea y Alonso dieron tres premios mayores, dos quintos y el codiciado segundo premio, dotado con 125.000 euros al décimo.

"Cantar es más difícil"

Alexander tiene 12 años y también ha participado ya en el tradicional sorteo, que este año volverá a repartir 2.380 millones de euros en premios. Según explica, en el 2018 iba a cantar, pero le estaba cambiando la voz, así que al final le tocó extraer número.

"Cantar es más difícil porque te pones nervioso. Hay mucha gente ahí", reconoce el pequeño, al que, no obstante, le gusta hacer ambas tareas, cantar y extraer las bolas. "Me haría ilusión estar en la tabla que del gordo", confiesa.

En el ensayo esta presente también la directora de la Residencia-Internado de San Ildefonso de Madrid, Charo Rodríguez, que adelanta que, en principio, está previsto que participen 34 menores, 18 niñas y 16 niños.