Programa controvertido

Los planes de Milei para Argentina: dolarización, privatizaciones masivas y sin ministerios de Educación y Cultura

Multimedia | Así es Javier Milei, el ultra histriónico que ha ganado las elecciones en Argentina

¿Por qué ha ganado Milei? 5 claves para entender la victoria electoral de la ultraderecha

El presidente electo de Argentina, Javier Milei, durante un mensaje a sus votantes tras conocer el resultado de las elecciones, este domingo en Buenos Aires.

El presidente electo de Argentina, Javier Milei, durante un mensaje a sus votantes tras conocer el resultado de las elecciones, este domingo en Buenos Aires. / LUIS ROBAYO / AFP

Abel Gilbert

Abel Gilbert

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

El presidente electo de Argentina, Javier Milei, quiere transformar radicalmente la vida y la economía de sus conciudadanos. Su meta es retomar el modelo que, dijo, rigió a fines del siglo XIX y hasta la crisis de los años 30 del siglo XX, cuando este país se convirtió en el granero del mundo, no existían los derechos sociales y las mujeres no votaban.

La imagen de la podadora eléctrica le ha acompañado a lo largo de su conversión política, de personaje de las tertulias televisivas a candidato presidencial. La motosierra es la metáfora de un shock económico que debe dejar su marca en todas las actividades. Estas son algunas de las propuestas que el ultraderechista ha plasmado en su programa para gobernar el país sudamericano:

Supresión del Banco Central

Graduado como economista matemático en una universidad privada con discutibles niveles de exigencia, Milei transformó hace una década su modo de comprender la realidad a partir de acercarse al pensamiento del anarcocapitalista estadounidense Murray Rothbard, una fuente intelectual de la que abrevan también los trumpistas más extremos.

Como parte de esa nueva educación, Milei ha convertido en una de sus principales banderas la eliminación del Banco Central, convencido de que, si se dejan de imprimir billetes y se termina con la intervención reguladora del Estado, se reduce la inflación en un corto plazo.

Dolarización y privatizaciones

El próximo presidente quiere que "los argentinos puedan comerciar en la moneda que quieran". Pero su meta más ambiciosa es dolarizar la economía. Milei no ve ningún problema en delegar la soberanía monetaria al Departamento del Tesoro de Estados Unidos y quiere seguir la senda que ha emprendido hace más de dos décadas Ecuador. Numerosos economistas han advertido que se trata de una locura de enormes costes sociales porque tiene como primer requisito pulverizar el peso argentino hasta que valga "excremento", como dijo Milei en la campaña electoral, en medio de una fuerte alza del precio del dólar que estimuló a través de sus declaraciones periodísticas. Para dolarizar el país, ha explicado Carlos Rodríguez, una pieza fundamental de su equipo de asesores, se necesitan 40.000 millones de dólares.

En su primera intervención de este lunes, Milei recordó que privatizará todos los bienes estatales que pueda. Pero la gallina de los huevos de oro es la petrolera YPF, donde el Estado tiene el 51% de las acciones y es una de las artífices de un proceso de autonomía energética cuyos resultados comenzarían a verse en 2024. El presidente electo también ha anunciado su intención de hacer lo propio con la energética Enarsa y con el ente de medios de comunicación públicos. "Todo lo que pueda estar en las manos del sector privado va a estar en manos del sector privado", ha anunciado.

Reforma del Estado

A Milei no le asustan las exigencias del Fondo Monetario Internacional (FMI) de controlar el gasto público. Su programa contempla triplicar las recomendaciones del organismo financiero y reducir un 15% las partidas presupuestarias del Estado, eliminando ministerios, subsidios y ayudas sociales. "Estamos dedicados a analizar una reforma del Estado donde pueda lograrse más eficiencia y menores costes", explicó Diana Mondino, una economista señalada como futura ministra de Exteriores. La ultraderecha sabe que esas podas provocarán una ola de protestas. Milei se ha anticipado a ese escenario y contempla responder con mano dura.

La reducción del gasto público iría acompañada de una eliminación de impuestos y los subsidios a la energía, así como una profunda reforma laboral que barra conquistas del movimiento obrero como la indemnización por despido.

A su vez, la ultraderecha quiere volver al sistema de pensiones privadas, que rigió en los años 90 y fue estatizado hace 13 años.

Exportaciones y apertura comercial

A la par de un fuerte ajuste económico, Milei incentivará las exportaciones de grano, carne, energía y minerales reduciendo de manera significativa los impuestos.

Milei niega los efectos del cambio climático. Por lo tanto, considera irrelevante las discusiones y denuncias sobre los costes ambientales que provoca el monocultivo o la extracción de minerales y energía debajo del suelo (shale oil).

Si bien amenazó en campaña con romper las alianzas comerciales por razones estrictamente ideológicas con China y Brasil, que representan dos millones de puestos de trabajo, ya habría establecido contactos con representantes diplomáticos de ambos países para explicarles que todo se trató de una bravata electoral.

Al igual que sucedió en los otros ciclos neoliberales (1976, bajo el régimen militar, 1989, con el peronismo en el poder, y 2015, bajo la presidencia de Mauricio Macri), el futuro Gobierno se muestra a favor de una apertura comercial irrestricta mirada en el espejo de la experiencia chilena. "Si yo le digo a un empresario prebendario que va a tener que competir con el mundo, después de que reforme el Estado, el mercado laboral y que seamos competitivos en términos de presión fiscal, no le va a gustar", dijo Milei durante la campaña. Ese tipo de aperturas provocó solo entre 2015 y 2019 el cierre de miles de pequeñas y medianas empresas.

Sin ministerios de Cultura y Educación

En un país que hace gala de sus escritores y artistas dejarán de funcionar los ministerios de Educación y Cultura. También el Instituto del Cine, que financia numerosos proyectos, y los medios de comunicación públicos. Milei pondrá en funcionamiento un Ministerio de Capital Humano con el cual, aseguró, busca eliminar la desigualdad de oportunidades.